¡Comentar es Agradecer!

Entradas etiquetadas como ‘Santa Teresa del Tuy’

HERMAN LEJTER

Por: Isaac Morales Fernández

HERMAN LEJTER; Foto David Maris, El Nacional

     Herman Lejter es una de las principales figuras de la dirección, producción y docencia teatral en Venezuela, así como un célebre organizador y promotor de eventos ligados al histrionismo. Nació en Santa Teresa del Tuy el 26 de julio de 1935. Debiendo residenciarse en Caracas, estudió Sociología y Antropología en la Universidad Central de Venezuela. Comenzó su actividad teatral con quienes luego conformarían la generación más importante de dramaturgos, actores y directores teatrales de la historia venezolana: la “Santísima Trinidad”: Isaac Chocrón, Román Chalbaud y José Ignacio Cabrujas, en los años sesenta. Irá también a la Universidad de la Sorbona en Francia a aprobar un doctorado, trabajando también en teatro, cine y televisión.

     De regreso en Venezuela conoce y trabaja con importantes figuras del quehacer teatral del momento en Caracas como Enrique Izaguirre, Rubén Monasterios, Elizabeth Schön, Leonardo Azparren Gimémez, entre otros. Está tras bastidores y en ficha técnica de diferentes montajes, pero su gran aporte al teatro venezolano comienza el 6 de junio de 1972 cuando estrena bajo su dirección la obra ¡Los criminales! del también mirandino Rodolfo Santana. Luego, en 1974 llevó a escena bajo su dirección ¡Las torres y el viento! de César Rengifo. Perteneció luego a la junta directiva del Teatro Profesional de Venezuela. Más tarde, en 1978, en compañía de Rubén Monasterios, recopila diferentes materiales de trabajo e informes de grupos teatrales y, con criterio reflexivo, publica el libro Formación para un teatro del tercer mundo, auspiciado por el CONAC. En 1983 dirige ¡Souflé! para dos voces de Salvador Garmendia e ¡Ídolos Encontrados! de Carlos Fraga.

     En 1984 dirige ¡Whisky & cocaína!  de Thaís Erminy. Dirige telenovelas en VTV y RCTV, y filma para VTV ¡El día que se acabó el petróleo!, escrita por Cabrujas e íbsen Martínez, con la que gana el Premio Iberoamericano de Televisión. Se encarga de la dirección general y luego de la dirección sectorial de teatro del CONAC, entre 1985 y 1996. Fue director de cultura de la UCV y dirigió el Teatro Universitario de allí y el de Maracay.

     En 1993, la edición especial de la paradigmática obra teatral Triángulo de Chalbaud, Cabrujas y Chocrón, fue dedicada a él como Maestro del teatro venezolano. Ese mismo año trabaja en la fundación de la Compañía Regional de Teatro de Miranda, centralizada en Santa Teresa del Tuy, y que lamentablemente desapareció a los pocos años. En 1995 organiza con gran éxito el 1er Festival Municipal de Compañías Regionales de Teatro en su pueblo natal Santa Teresa del Tuy, con grupos de toda Venezuela, en donde no hubo sala que no se llenara, evento que marcó un hito en la historia cultural de nuestro pueblo.

     Esta actividad fue parte de su gestión como funcionario del CONAC que, como otros cargos que ocupó, siempre lo aprovechó para intentar desarrollar el teatro en las provincias y pueblos venezolanos y, por supuesto, en este caso empezó por su terruño. También a su gestión se debió la fundación del Instituto Universitario de Teatro (IUDET). En 1996, Lejter renuncia al CONAC por diferencias internas a nivel laboral. Luego trabajó en la oficina de Planificación, Desarrollo y Presupuesto del sector Cultura.

     Hoy, desde hace poco más de tres años, es Coordinador de Asuntos Culturales de la Cancillería General de la República Bolivariana de Venezuela, y siempre, desde su cercana lejanía, mantiene comunicación y relación (y preocupación) con el lamentablemente cada vez más decaído ámbito teatral en el Municipio Independencia. Cabe destacar que en el año 2007 la Dirección Municipal de Cultura intentó crear el Taller Montaje Teatral “Herman Lejter” con miras a crear la Compañía Municipal de Teatro “Herman Lejter”, pero tal proyecto fue tristemente fallido, a pesar que, como siempre, contamos con toda su colaboración en aquel momento. Sin embargo, cabe destacar, que este proyecto aún puede ser llevado a cabo gracias a los nuevos proyectos culturales que han de venir.

En la ciudad de Guanare estado portuguesa el Centro Teatral de Occidente lleva su nombre “Herman Lejter”

¡Honor a quien honor merece!.

Procesión en Santa Teresa del Tuy en los Años 50 del siglo XX.

Por: Iván López

      Saludos, en esta nueva entrega les traemos una imagen gráfica de Santa Teresa del Tuy, realmente poco vista, se trata de una fotografía de mediados del siglo XX, tomada entre 1950 y 1954, se desconoce el autor o fotógrafo que la tomó, sus dimensiones son de 8 x 6 pulgadas en color sepia, en esta ocasión fue digitalizada a través de una cámara digital.

Procesión en Plaza Bolívar de Santa Teresa del Tuy, principios de los años 50 del Siglo XX.

      En esta imagen se puede observar una procesión en plena Plaza Bolívar de Santa Teresa del Tuy, al parecer de la patrona del pueblo Santa Teresa de Jesús, destaca el hecho que existía una calle entre la Iglesia y la plaza, (en la actualidad todo es plaza) se puede observar  incluso que es de tierra, destacan parte de los pilares de la Iglesia y los escalones de la entrada de esta, a la derecha de la imagen resalta un grupo de chicas adolescentes y niñas estas últimas todas de blanco, las mayores incluso han caído en cuenta de la actividad del fotógrafo y su mirada se fija en éste en espera de ser inmortalizadas.

      Detrás de ese grupo destacan dos niños en pose de marcha, y en espera de señal de continuar la misma, con un letrero o estandarte de una de las primeras escuelas del pueblo “La Escuela Federal Luís Sanojo” (hoy desaparecida) lo que muestra la participación de las instituciones educativas en las festividades religiosas del pueblo.

      Siguiendo al grupo de personas y en el fondo se observa a los representantes de la iglesia y a los cargadores de la imagen religiosa, la cual apenas se distingue, lo que indica el carácter central de la actividad, destaca incluso la mitra o callado con la cruz en la punta de esta.

      A la izquierda de la imagen un grupo de personas se concentran en un carro o vehículo del cual parece extraen algún tipo de telas o banderas, incluso la mujer más joven sostiene un extremo con su mano izquierda.

     La casa del fondo corresponde a la de la familia Alzuru, actualmente parte de esta casa permanece intacta, al final de la fila de fachadas del lado derecho se puede ver una casa de dos pisos con jardines, en esa casa y por muchos años ha funcionado una ferretería propiedad de la familia Mannmana, incluso si se observa bien esta vivienda vemos que contrasta en su arquitectura algo moderna con el resto, que son de tejas y algo más tradicionales.

  La casa de tejas que se observa a mano derecha ya no existe, allí se construyó el edificio de las “Residencias Independencia” y el “Pasaje Independencia”, hoy día lugar de referencia en el pueblo.

      Insistimos, las Imágenes revelan un pasado por medio del cual se puede y debe construir la memoria de nuestras regiones, pueblos y estados con la finalidad de mostrar y reafirmar nuestras tradiciones, costumbres para así reafirmar nuestra identidad y valores regionales, de allí incluso que compartir estas fotos permita la construcción de herramientas que  faciliten el proceso de enseñanza – aprendizaje a los docentes y estudiantes de la región.

EL VIEJO MACHADO

Por: Edgar Rivero

      El Sr Machado era o es un viejo afrodecendiente que por allá por los años 1988 o 1989 se mudó cerca de mi casa en la población de Santa Teresa del Tuy, vivía en la calle México pobremente en una humilde casa, los muchachos de la cuadra solían burlarse de él, esto siempre lo recuerdo cada vez que escucho la canción de Silvio Rodríguez  “El Papalote”, donde el personaje de dicha canción tenía cierta similitud con el personaje que les relato, salvo, que el Sr Machado no hacia papagayos ( papalotes), el Sr. Machado era o es músico.

     Mi primo Anel Rivero lo supo y quiso aprender a tocar flauta dulce y el Sr. Machado le enseño a tocarla, enseñándole los tonos y nociones básicas de música.  Así poco a poco “el Viejo Machado” como le decíamos cariñosamente se fue familiarizando con nuestro hogar, tanto, que todas las mañanas venía a buscar una de esas divinas arepas que suele hacer mi madre.

     Hubo una vez, que yo escuchaba “Your latest trick” de Dire Straits, se me acerco y al escuchar el solo de saxo me dijo: “eso si es música”. Una vez me le acerque y le dije: quiero  aprender a tocar la guitarra y él me pregunto: ¿qué canción quieres tocar?, Respondí “ El último beso de los 007”, “colócala” ¡me dijo!  y a punta de oído la fue desgranando en la guitarra, lo cierto fue que no aprendí esa vez, porque desistí, me intimido.

         Un día se me acercó y me preguntó: ¿tú has escuchado una canción que se llama “Toy  Contento? Le respondí  que sí ¿por qué?  ¡Ah porque esa canción la escribí yo! “Y se la vendí  a Billo Frometa, ahora me arrepiento de haberlo hecho”, me dejo perplejo porque esa canción forma parte de nuestro rico catalogo folklórico musical, no recuerdo haberle dicho algo, solo sé que me arrepiento de no haber curioseado más en los misterios de su vida.

         Con el tiempo y el pasar de los años no lo volví a ver más, se que estuvo dando clases de música en algún colegio y que luego se mudó a Santa Lucia y de allí no supe nada más, lo único que sé es que de vez en cuando me viene a la mente los versos de esa canción:

   “ Toy contento

yo no sé qué es lo que siento

voy saltando

como el río, como el viento

como el colibrí

que beso la flor por la mañana

como paraulata

que deja su canto en la sabana”.

LA MASACRE DE OCUMARE DEL TUY, “1814 AÑO SANGRIENTO”.

Por: Iván López.

         El presente artículo es una crónica sobre los hechos acaecidos en el pueblo de OCUMARE DEL TUY entre los meses de Febrero y Marzo del año 1814, para ello se tomó información de la Gaceta de Caracas publicadas en esos días, se citan algunos partes de guerra y se hace una revisión de la bibliografía referente a esos sucesos de escritores posteriores a la época, esto con la finalidad de mostrar un hecho sucedido en el Tuy exponiendo los eventos uno a uno tal cual se sucedieron de forma sencilla y resumida con la finalidad de brindar una herramienta pedagógica al alcance de los docentes y estudiantes para la comprensión de ese hecho histórico.

        Como consecuencia de la pérdida de la Primera República en el año de 1812 Domingo de Monteverde y sus lugartenientes restablecen la monarquía española en Venezuela, y a manera de ejemplarizar o tal vez de odio por la osadía del pueblo de Venezuela al darse su justa libertad, lo realizan a través de la violencia y la barbarie, esto camuflado en las lides de la guerra al principio, donde el asesinato de ancianos y niños, la violación a la mujer, el saqueo y el decomiso de los bienes inmuebles estaban a la orden del día y luego de restablecido el poder español  con las persecuciones, juicios, condenas a presidio y ajusticiamientos a diestra y siniestra, creando así el clima de lo que luego hemos denominado los años de la Guerra a Muerte (1812 – 1815).

      A raíz de estos hechos y después de iniciada la Campaña Admirable, el Libertador dicta, el 15 de junio de 1813 en horas de la madrugada, la famosa proclama de Guerra a Muerte. Este decreto fue la respuesta de Simón Bolívar ante los numerosos crímenes perpetrados por los jefes realistas, principalmente Domingo de Monteverde.

Firma del Decreto de Guerra a Muerte, imagen tomada de http://encontrarte.aporrea.org/

       En una primera instancia ésta manifestación fue considerada por Bolívar como ley fundamental, que luego ampliaría y ratificaría en el cuartel general de Puerto Cabello, mediante la proclama del 6 de septiembre del mismo año 1813, acto que según algunos historiadores puede ser considerado como un Segundo Decreto de Guerra a Muerte.

       Posteriormente, cuando en el segundo semestre de 1813 aparecen en escena José Tomás Boves, Francisco Rosete y Francisco Tomás Morales entre otros, la matanza se hace más intensa por parte de los realistas y la respuesta de los republicanos es radicalizar la aplicación de la «guerra a muerte». Derivado de esto se produjo la ejecución de los presos españoles y canarios de Caracas y La Guaira ordenada por Bolívar en febrero de 1814.

Comandante Francisco Rosete, imagen tomada del libro Guerra de Exterminio …aquellos años sangrientos.

        El día 03 de febrero de 1814 tiene lugar la primera Batalla de la Puerta donde resulta vencedor el bando de José Tomas Boves, después  de este triunfo Boves establece su comando principal en Villa de Cura, y decide dividir sus fuerzas en tres, para realizar una estrategia de ataque a Caracas por varios flancos, de allí que entonces envía a Francisco Tomas Morales a realizar su avance hacia Caracas por la Victoria y a Francisco Rosete  por los Valles del Tuy quedando Boves con una tercera parte de las tropas, acantonadas en Villa de Cura a manera de retaguardia y refuerzo de los otros dos flancos.

       Francisco Rosete conocedor como era, pues vivía en el pueblo de “Taguay”, de los caminos que conducen a la Serranía del Interior, parte desde Villa de Cura hacia “El Paso de los Pilones”  camino por el cual llega por la parte sur de los Valles del Tuy, específicamente entrando por el pueblo de Ocumare el día 11 de febrero, encontrándose con un pueblo escasamente armado, con pocos insumos de guerra y poca tropa que defendiera el lugar, habiendo recibido el día anterior noticias del avance de las tropas de Rosete a Ocumare, el presbítero del pueblo Juan José de Orta, envío un mensajero para tratar de interceder como representante de la iglesia con el líder realista pero este asesina al mensajero y continua su avance implacable; para darnos una idea de lo que debieron sentir los ocumareños Juan Vicente González nos narra:

     Suponeos una turba desenfrenada de hombres desalmados, sin religión, sin familia, sin patria, devorada por los instintos del pillaje, del asesinato, de la lujuria, de la venganza, de la rapiña; armados del puñal y de la tea, al mando de un jefe que les concede amplia licencia para satisfacer todos los apetitos imaginables. Suponeos esta turba famélica en posesión  de un pueblo indefenso, rendido, que clama piedad y eleva sus preces al dios de las misericordias, al verse entregado a saco y a la muerte.

Paso de los Pilones, Frontera entre los actuales estados Guarico y Miranda.

       La Matanza comenzó desde los ejidos del pueblo, desde sus conucos mas lejanos, entrando casa por casa, asesinando, saqueando y quemandolo todo hasta llegar a la plaza y a la iglesia, el horror y la crueldad se impusieron, hombres, mujeres, niños y ancianos eran asesinados con saña y brutalidad, la violación y el ultraje se hicieron presentes, los que pudieron alcanzar el monte huyeron hacia lo profundo de las montañas, otros se refugiaron en la iglesia, esto motivó que Rosete diera la orden de derribar las puertas del templo a hachazos y luego que entraron no dejaron vivo a nadie dentro de éste, las calles quedaron regadas de sangre y de cuerpos mutilados, los seguidores de Rosete incluso cortaron orejas, brazos, piernas y las partes intimas de los hombres y los senos a las mujeres y los clavaron en las puertas y ventanas de las casas que no fueron quemadas como trofeos, la poca resistencia que se enfrentó a la horda infernal fue dirigida por el Capitán Marcelino Plaza quien vencido se repliega hacia Caracas.

       Este horror fue narrado días después en una Carta por el Presbítero Juan José Orta a sus superiores donde expresaba lo sucedido con detalles:

… el 11 del corriente fue atacada esta plaza por una multitud de forajidos, acaudillados por el bárvaro y sanguinario Rosete. Sobre trescientos cadáveres de aquellas primeras personas de representación y adhesión a nuestra libertad cubren las calles, fosos y montes de su inmediación. El clamor de las viudas y de los huérfanos es tan general como irremediable, pues todo el pueblo fue robado y saqueado hasta no dejar cosa alguna útil…

Pero no es esto sólo lo que asombra y horroriza: el santuario del dios vivo fue violado con el mayor escándalo e impiedad. La sangre de tres victimas inocentes acogidas a su inmunidad sagrada, riegan todo el pavimento; José Ignacio Machillanda en el Coro; José Antonio Rolo en medio de la nave principal; y Juan Díaz en el Altar Mayor…

        Las noticias de estos hechos se esparcieron por el Tuy como reguero de pólvora y muchas de sus poblaciones fueron abandonadas, la mayoría de los pobladores llegan hasta Caracas en los días posteriores al hecho, de esta manera se da parte de lo sucedido en Ocumare, a la par Rosete tenía ordenes de levantar a las esclavitudes y liberar a los presos del Tuy, de Caracas y de la Guaira, algo que logra sólo en el Tuy, pues habiendo enviado emisarios a comunicarse con los realistas en la Capital estos fueron descubiertos y capturados, velando así la componenda.

        Informado el Coronel Juan Bautista Arismendi de lo sucedido, quien en ese momento ejercía el cargo de Gobernador de Caracas, tomando en consideración lo escaso de las tropas con las que contaba y la inminente invasión de Caracas desde el Tuy, decide solicitar ayuda al libertador y toma la iniciativa de preparar una defensa de la ciudad, informado Bolívar, inmediatamente envía a José Félix Rivas, quien acababa de Vencer en la “Batalla de La Victoria”, a defender a Caracas, por su parte Francisco Rosete a iniciado su avance hacia Caracas, pero se entera por sus exploradores de la venida de Ribas a Caracas acompañado de 700 hombres y decide entrar a Charallave, donde se atrinchera, informado a su vez Ribas de los movimientos de Rosete y de las fuerzas y posibilidades de este, decide bajar al Tuy y enfrentarlo.

General José Félix Ribas. Imagen tomada de www.laprensademonagas.info

        Llegan los republicanos a Charallave el día 20 de febrero de 1814, allí en horas del medio día, Ribas derrota rápidamente una fuerza colocada por Rosete en el sector de Potrerito a manera de Vanguardia, para luego continuar su avance hasta el lugar de los atrincheramientos de Rosete, esto en la hacienda de la familia Alvarenga lugar donde la batalla se traba a las dos de la tarde, dura y violenta por lo complejo del terreno y lo desigual de las fuerzas, pero las tropas republicanas en tan sólo una hora logran vencer al enemigo y hacer que se desbande en retirada, rápidamente Ribas ordena la persecución y captura de las tropas enemigas, las cuales se enfilan en fuga vía a la Serranía nuevamente. Ribas en su Parte Oficial del Combate nos narra:

Las armas de Venezuela, siempre triunfantes, acaban de tener la gloria de haber derrotado completamente al pérfido Rosete, en su Quartel General de Charayave, con 800 ó 1000 hombres. Como su situación es ventajosísima, creyeron hacerse firmes, y sacar todo el partido de que eran capaces, si las tropas de la República no tuvieran siempre el valor preciso para superar todos los obtaculos.

A las 12, nuestras tropas se encontraron con una avanzada enemiga en el sitio del Potrerito. Fué batida. Le tomamos los fusiles y todos los caballos ensillados en que hacían su gran guardia. A las dos de la tarde, llegamos frente a este pueblo y haciendo desfilar 100 hombres de infantería, y 50 de carabineros, por la hacienda de cacao de los Alvarengas, para que le atacasen por la retaguardia; di órden al exército para que inmediatamente esta división rompiese el fuego, y atacasen de frente con toda la fuerza: efectivamente sucedió así; pero con tan buen éxito que aun no había cumplido una hora de fuego quando ya se había decidido á nuestro favor, tomandoles el pueblo, y poniendose ellos en una precipitada y vergonzosa fuga; uno siquiera no pudo tomar el camino de Ocumare ni Santa Lucia. Todo el que no ha sido prisionero, muerto, ó herido, se ha encumbrado por la sierra, sin que uno vaya unido á otro: nuestras tropas le han perseguido por diversos puntos, encontrando los caminos de las serranías cubiertos de lanzas, caballos y cadáveres.

         En medio de la huida Rosete deja abandonado una gran cantidad de armas, municiones, prisioneros, equipajes y documentos de guerra entre los que se hallaron cartas, planos, en fin pruebas de las conspiraciones de Rosete y los realistas de Caracas y la Guaira, entre los objetos hallados se identifico una carimba o hierro de marcar con la letra “P” y que al parecer estaba destinada para marcar a los patriotas con ella, hierros como estos fueron hallados también entre las cosas de los jefes realistas en el Campo de Batalla de Araure uno perteneciente a Yáñez con la letra “R” por “Republicano” y otra de Puy con la letra “I” por “Insurgente”, Ribas es informado de que había una guarnición realista en Ocumare de 50 hombres dejada por el jefe realista y continua su rumbo hacia ese pueblo para reducirlos, pero enterados estos del avance de las tropas republicanas abandonan el pueblo.

        El General José Félix Ribas llega al pueblo de Ocumare el día 21 de febrero y al entrar al pueblo el horror que siente al contemplar el dantesco cuadro de la muerte dejada por las tropas de Rosete son plasmadas en un comunicado enviado al Coronel Juan Bautista Arismendi, en el cual expresa:

“Señor Gobernador:

     Al participar á V.S. los horrores que he presenciado en este pueblo, al mismo tiempo que me estremezco de compasión, me hace jurar un odio implacable á  la ferocidad de los carnívoros Españoles: el nombre de esa nación siempre bárbara, debe gravarse en el corazón de los Americanos para que nuestras futuras generaciones la vean con la execración mayor. Mas de trescientas victimas inocentes han sacrificado á su ambición, entre ellas una tercera parte del bello sexo y niños: montones de cadáveres, y de hombres despedazados es el espectáculo único con que han dexado adornadas las miserables calles y plaza de este pueblo: con troncos y miembros humanos mutilados, han empedrado sus calles, haciendo presenciar al marido la muerte de la esposa; á la madre la muerte del hijo, descargando después el acero sobre ellos, sin permitirles siquiera el recibir los auxilios espirituales por mas que los miserables clamaban por este solo bien. Los excesos cometidos en la villa de Aragua, en S. Juan de los Morros, y en otras partes de nuestras provincias, solo habían bosquejeado en ellos lo que debían de poner en execución en este desgraciado Pueblo.”

    “La sangre Americana es preciso vengarla. Las victimas de Ocumare claman á todos los que tienen el honor de mandar los Paises libres de America. Yo reitero mi juramento, y ofrezco que no perdonaré medios de castigar y exterminar esta raza malvada.”

     Dios guarde á V.S. muchos años. Quartel General de Ocumare 21 de Febrero de 1814. 4º y 2º

                                                                    José Félix Ribas.

        Una vez en el pueblo a Ribas y sus tropas no les queda más que ayudar en la limpieza del pueblo y colaborar en dar sepultura y en la mayoría de los casos incinerar a los pobres infelices del pueblo, ordena fusilar a los prisioneros realista en represalia de aquel horror e incluso un soldado encuentra a un muchacho vivo de catorce años caminando en medio de los cadáveres, el cual es llevado ante Ribas y éste le dice:

“Yo he escapado al suplicio, he vivido de troncos de árboles, escondido en los montes. Mi padre (un canario llamado Bartolomé Truxillo) me entrego á Rosete para que me diese muerte por ser adicto á la causa de mi Patria. El monstruo se sobrecogió de espanto á tal demanda, y me dio la vida: yo la he salvado en medio de los bosques” 

        De inmediato Ribas ordenó la captura de aquel hombre y formando un pelotón de Carabineros lo fusiló por semejante cosa, Ribas arma una pequeña guarnición la cual es dejada en el pueblo como resguardo y envía el grueso de su tropa de regreso a San Mateo, mientras que él se encamina a Caracas.

        En los siguientes días del mes de febrero y principios de marzo se suceden una serie de ataques en el occidente de Venezuela lo que hace que el grueso de las tropas patriotas deban ser concentradas o salir en auxilio de los reductos que aun debían ser defendidos, si bien cierto es que a estas alturas la llamada Expedición española había sido derrotada y los grandes líderes como Monteverde habían huido fuera de Venezuela, la sombra de Boves, Ceballos Yanes, Puy y demás comandantes conducían ya una guerra vandálica, sedienta de sangre y odio que asolaba todo a su paso, fuertes fueron los combates en Puerto Cabello, en Cagua y San Mateo.

       Mientras esto ocurría Rosete le comunica a Boves lo ocurrido en los Valles del Tuy y éste responde enviándole nuevos refuerzos, los cuales sumados a los que lograron escapar en Charallave sumaban 3000 hombres, le ordena además insistiese según lo planeado por el Tuy, Rosete se dirige a la serranía y llega nuevamente a Ocumare el día 06 de Marzo destrozando fácilmente la pequeña guarnición dejada por Ribas, sólo habían pasado 14 días desde la Batalla de Charallave.

       Una vez Rosete en Ocumare, a uno de los hacendados del pueblo, Don Pedro Vegas intenta aplacar a la bestia invitando a éste a un almuerzo en su casa, Rosete acepta, durante la comida la actitud de Rosete es intolerable pues fastidiaba a los comensales no sólo con ofensas y sarcasmos, sino que además empezó a molestar a los presentes lanzándoles pedazos de pan, al poco rato una de las damas presentes no soportó más las burlas y encaró a Rosete, éste se levantó amenazando y tirándolo todo al tiempo que ordenaba a su tropa formarse, los presentes se lanzan  en carrera fuera de la casa para escapar, la mayoría son capturados y asesinados, entre los que se cuenta al propio Vegas y a su esposa,  Doña Juana Aristigueta, a quien hace desollar la espalda aún viva y a Don Domingo Maucó a quien le cortan la planta de los pies y lo hacen dar vueltas alrededor de la Plaza mayor antes de matarlo, incluso matan al padre de Luisa Cáceres, Don José Domingo Cáceres quien se encontraba allí por invitación de su amigo el comandante Juan José Toro.

      Seguido, Rosete emite un Bando o comunicado donde ordena a los capataces y mayordomos de las haciendas se le presentasen, ocurrido esto les ordena a quienes se presentan, que deben sublevar a todas las esclavitudes de las haciendas donde trabajan o serán asesinados, estos obligan a los esclavos a sumarse a las fuerzas de Rosete; con relación a esto en la Gaceta de Caracas del lunes 23 de mayo de 1814 se puede leer lo siguiente:

       Las órdenes que comunicó á Rosete fueron las de levantar esclavitud de Ocumare. Mas de tres mil esclavos fueron forzados á seguir á este otro español; y á pesar de la extrema repugnancia que tenían para seguirle, fueron forzados á ello. La táctica de Rosete en los Valles del Tuy, fue la siguiente. A su llegada á Ocumare echó un bando para que pena de la vida, se le presentasen todos los mayordomos de haciendas, y los mandadores de ellas. Luego que lo verificaban, les intimaba que presentase en el momento las esclavitudes de sus haciendas respectivas, las que forzaba á tomar las armas.

Portada de la Gaceta de Caracas del Lunes 21 de Febrero de 1814. foto Iván López año 2012

        Al saberse de estos hechos en Caracas, la ciudad entra en pánico colectivo, José Félix Ribas se hallaba en cama debido a que estaba enfermo de fiebre palúdica, con pocas tropas Juan Bautista Arismendi organiza un ejército en cuyas filas se pueden ver niños y ancianos, en total 800 hombres, para salir a detener la nueva amenaza en el Tuy, entre estos hombres se halla Félix Cáceres de 14 años de edad, hermano de Luisa Cáceres, quien espera vengar la muerte de su padre, las tropas se enfilan rumbo a Los Valles del Tuy el día 13 de marzo, llegando a la entrada de Ocumare el día 16 de marzo.

        Rosete enterado del avance de Arismendi, aposta tropas entre las haciendas de cacaotales y cafetales en los flancos de la entrada del pueblo, para emboscar a los republicanos, manteniendo el grueso de sus tropas por el centro justo en el pueblo, Arismendi sin revisar el terreno entra imprudentemente en la trampa y sus tropas son masacradas indiscriminadamente, perecen en el campo de batalla 700 hombres entre ellos Félix Cáceres, sólo logran salvar la vida 100 de ellos, la mayoría mal heridos, entre los que se cuenta el Coronel Justo Briceño, al regresar Arismendi a Caracas Ribas no encuentra como contenerse para no enjuiciarlo, paralelo a esto Bolívar en San Mateo recibía noticias de la invasión al Tuy y ordena al Coronel Mariano Montilla junto a 400 hombres ir en ayuda a Caracas, quien llegaba justo en el momento en que Arismendi regresaba derrotado.

        Con los refuerzos de Montilla, el resto de las Tropas de Arismendi y más voluntarios, José Félix Ribas junta 900 hombres y haciéndose conducir en un Coi (una camilla de mano) se enfila nuevamente a Ocumare del Tuy, llegando el 19 de Marzo en horas de la tarde, esta vez Ribas acampa a las afueras del pueblo en las Sabanas de Salamanca, incluso hay quienes afirman que acampa justo en las tierras de la Hacienda de los Machillanda.

        Ribas decide, teniendo como antecedente la derrota de Arismendi, estudiar el terreno, acción que permitió detectar las posiciones del enemigo, y planifica enviar en avanzada al Coronel Leandro Palacios con una fuerza a batir todos los atrincheramientos previos al paso del río, mientras el avanza sobre el centro seguido del Coronel Mariano Montilla y el Coronel Gogorza, previsto el plan de ataque, a la mañana del día 20 de Marzo, Ribas hace tocar la diana fuertemente, esto crea un efecto positivo en los republicanos e incide de forma negativa sobre las huestes de Rosete.

       A las seis de la mañana se inicia la marcha y a las siete se comienzan los combates, siguiendo lo planeado se adelanta el Coronel Palacios quien bate cada trinchera, derribando cada parapeto y trampa colocada en el camino hasta llegar al paso del río Tuy, en ese momento el grueso de las tropas comandadas por Ribas son enviadas y se traban los dos frentes en fuerte Batalla, esto ocurre aproximadamente desde las 09 de la mañana hasta las 11 y 30, ninguno de los lados cedía un palmo, en ese momento las divisiones de Ribas realizan una acción de fuego cruzado debilitando al enemigo y la sección de cazadores republicanos se enfilan en columna y atravesando el frente enemigo logra abrir una brecha  tomando el pueblo, visto lo ocurrido, Rosete como último recurso envía su caballería sobre los patriotas, pero ésta se estrella contra el escuadrón de lanceros del Coronel Mariano Montilla quien ordena una defensa de forma vertiginosa.

       Rosete huye acompañado del resto de su horda de forma desordenada y se enfila vía al paso del Picacho, inmediatamente es perseguido por Ribas hasta las tres de la tarde llegando a detenerse en Súcuta, pero ordena a los Coroneles Mariano Montilla y Leandro Palacios continuar la persecución, ésta se extendió por el resto del día, una vez atravesado el paso, las tropas de Rosete se encuentran casualmente frente a frente con la avanzada del ejercito de Oriente, comandada su vanguardia por el Coronel José Francisco Bermúdez, el cual destroza los restos de la tropa de Rosete, salvando este último la vida milagrosamente y encaminándose hacia Villa de Cura para reunirse con José Tomas Boves.

       Ribas reduce y apresa algunos enemigos que quedan en el pueblo de Ocumare, entre ellos muchos de los esclavos sublevados de las propias haciendas del Tuy, los cuales luego serían regresados a sus haciendas, incluso se capturaron muchos oficiales y heridos, en la Gaceta de Caracas número LI del lunes 21 de marzo se puede leer lo siguiente:

Las armas de la República han triunfado en Ocumare. El General Ribas ha añadido á su Patria otro nuevo laurel, batiendo completamente á Rosete en la mañana del día de ayer. Los restos del Exército de este bandido se persiguen por todas partes; y los bravos republicanos de Venezuela han hecho conocer, que en los peligros es que se debe mostrar la energía y entusiasmo que ellos han manifestado para triunfar de los enemigos de la Patria.

        En los documentos para el estudio de la vida del libertador se recoge una canción que recorrió Caracas en los días siguientes a estos hechos, que expresan el valor del líder y la voluntad del vencedor de la tiranía y la opresión en el Tuy, la cual decía:

“Cantad himnos al héroe triunfante,

Al invicto, al Valiente campeón,

De Rosete el espanto y asombro,

de Ocumare otra vez Vencedor.”

        La secuencia de estos hechos deben ser narrados a las nuevas generaciones tal cual como ocurrieron, pues en ocasiones se tiende a confundir fechas o hechos,  presentándose incluso la batalla de Ocumare primero y la masacre como consecuencia de esta, en otros casos mostrando a los combates de Charallave como hechos aislados de la invasión de Rosete, se debe conocer el pasado para comprender el presente, pero respetando su secuencia lógica, pues esto permite el entendimiento fácil y sencillo de los hechos del hombre en el tiempo.

BIBLIOGRAFÍA.

Blanco Fombona, Rufino. Bolívar y la Guerra a Muerte, Época de Boves 1813 – 1814. Caracas, Fondo Editorial IPASME, 2007.

Castillo L, Lucas G. (Discurso)OCUMARE  Una Honda Vividura de Pueblo. Ocumare, 1973.

Castillo L, Lucas G. Los Olvidados Próceres de Aragua. Caracas, (ANCH) Nº 56, ItalGrafíca, 1993.

Coll y Prat, Narciso. Memoriales Sobre la Independencia de Venezuela, Caracas, (ANCH), 1960.

Esteves González, Edgar. Batallas de Venezuela 1810 – 1824. Caracas Editorial CEC, SA, 2004.

Gaceta de Caracas. Número XXXIV, Jueves 20 de enero de 1814.

Gaceta de Caracas. Número XL, Jueves 10 de Febrero de 1814.

Gaceta de Caracas. Número XLIII, Lunes 21 de Febrero de 1814.

Gaceta de Caracas. Número XLIV, Jueves 24 de Febrero de 1814.

Gaceta de Caracas. Número XLV, Lunes 28 de Febrero de 1814.

Gaceta de Caracas. Número XLVI, Jueves 3 de Marzo de 1814.

Gaceta de Caracas. Número LI, Lunes 21 de Marzo de 1814.

Gaceta de Caracas. Número LII, Jueves 24 de Marzo de 1814.

Gaceta de Caracas. Número 55, Lunes 4 de Abril de 1814.

Gaceta de Caracas. Número 58, Jueves 14 de Abril de 1814.

González, Juan Vicente. Biografía del General José Félix Ribas. Caracas, OCI, 1975

Machado Guzmán, Gustavo. Guerra de Exterminio …aquellos años sangrientos. Caracas, Litografía Tecnocolor, 2003.

Rojas, Arístides. Leyendas Históricas de Venezuela, Tomo II, Caracas, Bloque de Armas, 1982.

Uslar Pietri, Juan. La Historia de la Rebelión Popular de 1814. Caracas, Monte Ávila Editores latinoamericana C.A., 2010.

ACCIDENTE AÉREO MARCÓ A LA POBLACIÓN DE SANTA TERESA (El Accidente Aéreo De 1945)

Por: Jesús Silva

  Teniente Coronel (av) Luís Enrique Ochoa 

     El 13 de septiembre 1945 la tranquilidad del pueblo tereseño se vió interrumpida por la evidente proximidad a tierra de una aeronave militar, que buscaba un espacio donde aterrizar sin causar daños en aquel pueblo de 9.235 habitantes según el censo de 1941.

   El entonces piloto aviador Sargento Primero Luis Enrique Ochoa de 23 años pasaría a formar parte de la historia tereseña sin proponérselo y lo más importante gracias a su pericia y valor demostrado en aquellos momentos de angustioso descenso, había salvado su vida sin causar daños ni a personas ni bienes materiales de aquella desconocida población.

     Luis Enrique Ochoa se había graduado como piloto militar el 10 de diciembre de 1940 y el 26 de octubre de 1945 fue ascendido a subteniente, con el correr del tiempo alcanzó la jerarquía de Teniente Coronel pasando a retiro en 1976.

    En 15 de octubre de 1998 volvería el Teniente Coronel Ochoa a Santa Teresa del Tuy donde sería conocido por las nuevas generaciones en la Sesión Solemne efectuada el día de la Patrona Santa Teresa de Jesús y recordaría para la prensa aquel acontecimiento “A hora y media de vuelo, rumbo a Maracay, sobre Caracas en horas del mediodía la nave comenzó a fallar. Buscando un lugar donde hacer un aterrizaje de emergencia, veo un pequeño pueblo y un gran terreno. Aun fallando el avión hice todas las maniobras necesarias para evitar daños, lo que afortunadamente logré”.

     También recordaría como en medio de una multitud de tereseño y caminando sobre el fango en medias se dirigió a la Iglesia para dar Gracias a Dios y como el Cura Párroco , al ver que cargaba un Cristo, regalo de su mamá, le dijo: “esa Cruz te ha protegido”.

     Cuatro días pasó Ochoa en Santa Teresa del Tuy, recibiendo la hospitalidad de un pueblo sencillo que por obra y gracia de un accidente donde no hubo nada que lamentar quedo registrado en la historia de la aviación militar venezolana.

     El Teniente Coronel Luis Enrique Ochoa falleció a los 88 años el 10 de noviembre del 2010, su hijo el Coronel (Av.) José Luis Ochoa Vargas al encontrar este acontecimiento en mi cronología sobre Santa Teresa se apresuró a enviarme detalle de lo ocurrido.

SÍMBOLOS DEL MUNICIPIO INDEPENDENCIA

Por: Jesús Silva.

(El escudo del municipio Independencia)

        Nuestros símbolos municipales enaltecen e identifica hechos de carácter histórico, religioso, político, económico y cultural como bien lo dice nuestro himno: “Que el Escudo y Bandera proclame nuestras luces y fuerza moral rescatando nuestra democracia preservando nuestra identidad.”

        El escudo lo forman tres cuarteles, separados los dos primeros del tercero por una franja azul de bordes blancos que lleva dos estrellas, representan las parroquias Santa Teresa del Tuy y Cartanal.

        El primer cuartel ilustra la imagen de la patrona Santa Teresa de Jesús; el segundo una antigua chimenea alegórica al ingenio Mopia, así como la silueta de las modernas empresas de producción presente.

        En tercer cuartel ilustran las montañas de Guatopo, ocupan más del 50 % del municipio Independencia, en nuestro himno se dice “Es Guatopo pulmón de este Valle con riachuelos y fresco verdor tan gentil es su naturaleza que nos brinda pureza y amor”; así mismo se ilustra el río Tuy y el Puente Viejo que data de 1924 y comunicaba a Santa Teresa del Tuy con Altagracia de Orituco y Barlovento. Por último se ilustran los rieles del ferrocarril que transitó entre Santa Lucia, Santa Teresa, Yare y entrada de Ocumare, ferrocarril construido a partir de 1888 y que dejo de funcionar a mediado de la década de 1950.

        En la parte superior de nuestro escudo se ilustra un libro alegórico a la condición de escritora de nuestra patrona. En ambos lados del escudo entrelazadas por cintas con los colores de nuestra bandera, vemos ramas de caña de azúcar, café y cacao, símbolo de nuestra principal producción agrícola pasado colonial tereseño.

     Las cintas con los colores de nuestra bandera municipal son dos franjas horizontales, la superior de color azul representa el caudaloso, navegable y limpio río Tuy del pasado; la franja inferior color fucsia es alegórica a la mezcla de las razas indígena, blanca europea y negra esclava que poblaron nuestro pueblo en su origen. En su centro nuestra bandera luce el escudo municipal.

     Estas cintas en el escudo llevan fechas importantes como 1761 Fundación, 1771 elevación a parroquia, 5 de diciembre 1967 elevación a Distrito Independencia y 2 de enero 1990 fecha en que por Ley se cambió la denominación de Distrito por Municipio Independencia.

“Tereseño levanta tu voz que resuene con fuerza y valor y que el canto te inspire la meta de justicia, de paz y de honor”.

SEMANA SANTA EN SANTA TERESA DEL TUY Y EL MUNICIPIO INDEPENDENCIA

Por:  Jesús A. Silva I.

Iglesia Santa Teresa de Jesús, Municipio Independencia, Foto de Iván López

        Santa Teresa del Tuy, es una población que en su mayoría profesa la fe católica y mantiene su tradición de Semana Santa año tras año con sus misas, procesiones y pago de promesa. Esto sin negar la serie de cultos evangélicos que hay en el municipio y que también mantienen su respeto y tradición por la muerte de Jesús Crucificado.

       En el presente cuando para hablar de Santa Teresa del Tuy hay que definir si se trata de la ciudad capital del municipio Independencia o de las urbanizaciones y barrios que integran la parroquia del mismo nombre, o de la nueva parroquia Cartanal; vemos con satisfacción que la fe católica se hace presente incluso dándole nombre a algunos barrios como es el caso de San José y Santa Bárbara por nombrar algunos donde se hacen celebraciones en honor al Santo(a) Patrón(a) y así mismo esta entre otros el caso de Ciudad Losada donde esta la Capilla de El Cristo y la Capilla de la Virgen de Fátima en Paraíso del Tuy.

       Pero volviendo a la Semana Santa tereseña que se va perdiendo en el pasado histórico de este pueblo, que tiene una historia parroquial próxima a cumplir de 239 años el 15 de octubre del presente año 2010, encontramos una iglesia que esta cumpliendo sus 51 años de construcción y donde se encuentran las imágenes que conocimos los viejos tereseños desde nuestra infancia en la anterior iglesia donde muchos fuimos bautizados, confirmados e hicimos la Primera Comunión como es mi caso.

Santa Teresa de Jesús, Foto Jesús Silva.

      A aquellas imágenes de otros tiempos se han sumado nuevas imágenes empezando por la que encontramos de Santa Teresa de Jesús sobre la puerta principal de nuestra actual iglesia e incluso el Cristo de las Procesiones del Jueves Santo.

      De nuevo vemos las imágenes cubiertas de tela morada, en algún momento de nuestra historia local contemporánea no se cubrieron en Semana Santa e incluso en una ocasión se incendio la tela que cubría las imágenes del Altar Mayor. Lo que si es verdad que no ha vuelto es la matraca en jueves y Viernes Santo. Pero si se mantienen las Cofradías y las Niñas con las insignias el “Viernes Santo”  aun en el recurdo de los viejos tereseños esta la maestra Dolorita González quien por muchos

      Una tradición que quedo en el pasado era que el Jefe Civil o Prefecto en su condición de máxima autoridad de la población “se echara las llaves del Santísimo” el Viernes Santo, había algunas condiciones para recibir tan alto honor como que el funcionario fuera casado por la iglesia católica; si mal no recuerdo y la memoria no me engaña el ultimo prefecto que se echo las llaves fue José Rafael González y de esto han pasado algo mas de 40 años.

        En el pasado tereseños de las primeras seis década del siglo XX y seguramente más antes el Lunes Santo la procesión de Jesús en la Columna pasaba frente a la Jefatura Civil lateral a la Iglesia  y como don de gracia, las autoridades le daba la libertad a un preso y a los demás se les permitía ver la procesión desde el pasillo de entrada.

      El recorrido de las procesiones por el centro de la hoy ciudad de Santa Teresa del Tuy ha variado en el tiempo, alrededor de la plaza Bolívar, bajando desde la plaza dos cuadras por la Avenida Ayacucho y regresando a la Iglesia por la Calle Falcón e incluso llegando al pueblo abajo por la Ayacucho a la plaza Miranda y subiendo por la Falcón.

        Hasta hemos tenido procesión del Cristo sobre un vehiculo, esto motivado a la donación que se hizo de la imagen a la capilla de Ciudad Losada y el Jueves Santo la imagen era traída en una camioneta adornada de flores y con equipo de sonido al centro de Santa Teresa.

        Hoy como ayer y con las variantes propias que imponen los nuevos tiempos, asistimos el Viernes del Concilio a la Procesión de “María Dolorosa”, el Domingo de Ramos hasta se  hizo la misa en la Concha Acústica de la Plaza Bolívar y acompañamos a “Jesús en el Huerto de los Olivos”, el Lunes Santo a “Jesús en la Columna”, el Martes Santo “La Humildad y Paciencia”, el Miércoles Santo “Jesús Nazareno”, el Jueves Santo “El Cristo” y el Viernes Santo en un tiempo en horas de la tarde y en otras épocas en horas de la mañana acompañamos a la procesión de “Nuestra Señora de las Angustias” y en la noche “El Santo Sepulcro” así mismo a partir del Miércoles Santo también salen en procesión “Los Tres Apóstoles” y “Las Tres Marías” en el pasado todas las procesiones eran cargadas por los promeseros, luego se daba una bonificación, ahora casi todos los Pasos van rodando sobre ruedas y solo se cargan algunos por promesa como es el caso del Nazareno.

Procesión de Nazareno en Santa Tersa del Tuy. año 2011, Foto Iván López

        En otros tiempos el Sacerdote de la parroquia como era el caso del Padre Cañizares y el Padre Pablo José Hernández con sus monaguillos encabezaba las procesiones pero esto quedo en el recuerdo de los viejos tereseños. Ya en los tiempos del Padre Pascual Arana el sacerdote se quedaba en la Iglesia.

      Toda esta fe católica también se ha manifestado en la nueva parroquia del municipio Independencia Cartanal donde encontramos las capillas de Nuestra Señora de la Asunción  que cuenta desde su fundación con su sacerdote de la parroquia y la capilla de Santa Isabel de Hungría en Dos Lagunas.

       En la parroquia Cartanal los actos religiosos se centralizan en la Capilla de Nuestra Señora de la Asunción y he podido asistir el Viernes Santo cuando se hace en horas de la tarde el oficio religioso y se besa la imagen del cristo, para luego hacer una pequeña procesión por la calle donde esta la capilla.

    En algunas urbanizaciones y barriadas populares del municipio Independencia y sus dos parroquias se hace la tradicional Quema de Judas en Domingo de Resurrección en la tarde luego de pasar el pote y leer el testamento donde Judas deja sus pertenencias a los lugareños de acuerdo a alguna característica de la personalidad de los habitantes del barrio, ejemplo para el consumidor de bebidas alcohólicas una botella del mejor licor, para el que no sale de una franela un palto y corbata, para el que no sabe leer ni escribir una pluma fuente, para la solterona una imagen de San Antonio y así sucesivamente entre risas y disgustos se pasa la tarde del Domingo de Resurrección

      En muchos hogares tereseños (aplicando el gentilicio a todos quienes habitan nuestro municipio) se prepara el arroz con coco en Semana Santa y se practican algunos ritos el jueves y Viernes Santo con el objeto de buscar en lo espiritual ser favorecido con alguna gracia divina, para lograr trabajo, matrimonio o suerte en otros aspectos.

      Así mismo quedo en el pasado los paseos en Semana Santa a Taguaza para hacer sancocho de corroncho.

      Respeto al hecho de no bañarse en Semana Santa los días Jueves y Viernes, es algo que al menos en el siglo XX poco se practico, pero si se guardo la Cuaresma es decir no comer carnes rojas y consumir pescado en sus distintas variedades.

      Tanto en el pasado como en el presente la tunica morada el Miércoles Santo se sigue usando para ir a la misa y la procesión, en algunos casos también las damas visten su vestido morado a la moda en este día.

       Nuestras tradiciones religiosas forman parte de nuestra identidad cultural y por ellos debemos preservarlas.

ORIGENES DE SANTA TERESA DEL TUY.

Por Iván López:

Calle Falcón e Iglesia de Santa Teresa. Vista desde el norte — con Iglesia de Santa Teresa, Foto Cortesia de Gustavo Alzuru

     El Municipio Independencia está situado en la sub-región Valles del Tuy del Estado Bolivariano de Miranda, en Venezuela, constituido el 5 de diciembre de 1967 en Distrito Independencia y luego Municipio en 1990, es uno de los seis municipios de la sub-región y su capital es la ciudad de Santa Teresa del Tuy, que tiene como fecha de fundación el año de 1761, según el documento más antiguo hallado en sus archivos. 

5 Diciembre de 1967, Sector Rancho Grande Comisión Constitutiva del Distrito Independencia, foto Cortesía del Cronista Jesús Silva.

     Es conveniente señalar que este Municipio  limita al norte con el municipio Paz Castillo, capital Santa Lucía; al este con la parroquia Aragüita del municipio Acevedo, capital Caucagua; al sur con la parroquia La Democracia del municipio Tomás Lander, capital Ocumare del Tuy y al oeste con los municipios Simón Bolívar capital San Francisco de Yare y Cristóbal Rojas capital Charallave.

     Por otro lado la superficie del Municipio Independencia está estimada en 284 km2 (245 km2 parroquia Santa Teresa y 39 km2 la parroquia Cartanal). Es importante señalar que el Parque Nacional Guatopo creado en 1958 ocupa más del 50% de la superficie del municipio Independencia.

Mapa Físico del estado Bolivariano de Miranda.

      Pero para iniciar la crónica, historia o recolección de los hechos del hombre a través del tiempo, en cualquier pueblo de Venezuela, se debe comenzar inefablemente, por su pasado aborigen, por revisar los hechos de esos hombres originarios que poblaron estas tierras miles de años antes de la llegada del europeo, cierto es que en muchas regiones del país aún viven aborígenes originarios, pero en otras, ese legado no existe o lo hay muy poco.

      De allí que el historiógrafo, cronista o investigador deba echar mano a estas fuentes primarias o etnias aún vivas, a las fuentes secundarias de los hoy antropólogos y etnógrafos que estudian la vida de las etnias ya desaparecidas y las que permanecen en vida y de las fuentes escritas y legadas por los europeos.

     Es de relevancia destacar que los españoles, portugueses, ingleses, entre otros, a su llegada compilaron o escribieron sus “aventuras” o acontecimientos en la medida que fueron penetrando el territorio de la hoy Venezuela, especialmente en las regiones del Tocuyo, Margarita, el Orinoco y el centro-norte del país, se centran la mayoría de estas crónicas en escritores como Juan de Pimentel, Fray Antonio Caulín, Fray Pedro Simón, Juan de Castellanos, Fray José Gumilla, Fray José de Oviedo y Baños, entre otros.

      Hoy día se sabe que el actual Valle del Tuy, era territorio poblado por una etnia de filiación Caribe denominada QUIRIQUIRES, etnia muy belicosa y guerrera, de grandes navegantes, que permitían el paso por su territorio a TOMUZAS y MARICHES, pero eran enemigos acérrimos de los llamados ARACTOEQUES o Indios TEQUES.

Vista del Paraíso del Tuy desde Altamira, Santa Teresa del Tuy.

     Por consiguiente en la obra “De la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela” escrita por el citado Oviedo y Baños, este narra los hechos ocurridos durante la penetración y conquista de los españoles a este territorio llamado hoy Valles del Tuy y de la zona del Actual Municipio Independencia.

     Desde su llegada en 1498 a las costas de Paria por Colón hasta el año de 1572, es decir 74 años después, fue el tiempo que tardaron los españoles en poder llegar hasta las riberas del Tuy, esto solo después de haber logrado pacificar a los Aractoeques o (TEQUES) a los Taramainas, Chagaragatos y demás etnias Caribes y Arbacos que poblaban el Valle de Caracas y la cordillera de la costa, los hechos que llevaron a que esto ocurriera, fue justamente el enfrentamiento de los castellanos con la etnia Mariche, situada al este del valle de Caracas, luego de asesinar a muchos de sus miembros y Caciques Principales entre ellos Chicuramay, queda como principal Tamanaco, este se enfrenta a los conquistadores Pedro Alonso Galeas y Garcí-González da Silva, luego de varios combates Tamanaco baja a tierras de los Quiriquires y es perseguido por estos, de ello nos refiere Oviedo:

Pudieron proseguir su marcha en buena paz hasta los asientos de Patima, de donde gobernándose por las corrientes del Guaire, salieron sin embarazo a las orillas del Tuy, cuyas aguas, sirviendo de lindero a los Mariches, partían jurisdicción en aquel tiempo con los indios Quiriquires, que dueños de la contraria ribera, habitaban en dilatado terreno las espesas montañas de sus márgenes, sin que en todo aquel espacio encontrase otra cosa Pedro Alonso, que continuadas señales de los recientes incendios, con que convertidas en cenizas todas las poblaciones, manifestaban la rebelde obstinación de aquellos bárbaros, que determinados, a instancias de Tamanaco, a defender con las armas la libertad que gozaban (aseguradas en ocultos retiros sus familias), seguían a la deshilada los pasos de Pedro Alonso, esperando su confianza los beneficios del tiempo y favor de la fortuna, para lograr la ocasión de acometerlo de suerte, que siendo conocida la ventaja, resultase seguro el vencimiento. (p. 366).

      De allí que estas son las primeras noticias que se reciben de este territorio, hoy llamado Municipio Independencia y de los Valles del Tuy por boca de los Castellanos, luego en 1574 los Españoles le pondrán por nombre VALLE DE LA NUEVA SALAMANCA, el valle posteriormente será penetrado pero por la vertiente de Tácata, y será dividido en dos encomiendas a saber, el partido del Río Tuy Arriba desde los territorios del actual San Casimiro hasta la quebrada de Charallave entregado a Garcí-González Da Silva y el Partido del Río Tuy abajo desde la quebrada de Charallave y la quebrada de Maitana hasta los linderos de los Tomuzas hoy Aragüita o Caucagua en Barlovento.

      Por ello muchos son los combates y conflictos por el territorio, muchos son los aborígenes asesinados y conquistadores también, pero para 1584 es enviado a fundar un pueblo en esta región un castellano llamado Sebastián Díaz de Alfaro quien a poca distancia de la unión del Tuy y el Guaire, hoy tierras de Santa Teresa, dispone la fundación de este, según Oviedo y Baños el relato es el siguiente:

Ya era el año de ochenta y cuatro cuando Sebastián Díaz acompañado de Mateo Díaz de Alfaro, su hijo, Melchor de Sanjuán, Juan Fernández Trujillo, Mateo de Laya, Melchor de León, Hernando Gómez, Alonso García Pineda, Diego de Ledesma, Juan Rodríguez Espejo, Bartolomé Sánchez, Frutos Díaz, Gaspar Hernández, Cristóbal Suárez, Vicente Galeas, Cristóbal Quintero y otras personas conocidas, hasta el número de ochenta, y llevando por capellán a un clérigo, natural de Badajoz, llamado Alonso López de San Martín, entró en los Quiriquires, cuya provincia halló tan sosegada, manteniendo la sujeción en que la dejó Garci-González, que sin experimentar operación que desdijese de una obediencia rendida, fue recibido de los caciques con demostraciones y agasajos, que manifestaban sin doblez la sinceridad de su buen ánimo; y como el fin principal de su jornada era sólo a poblar, no habiendo encontrado en los indios embarazo que pudiese retardar la ejecución, fundó en las orillas del río Tuy (cuatro leguas más abajo de donde junta sus aguas con el Guaire) la ciudad de San Juan de la Paz, queriendo dejar vinculada en este nombre la memoria de haber logrado su intento sin desenvainar la espada. (p.412)

      Se puede ver entonces que la historia de Santa Teresa tiene un pasado aborigen firme, pero aún por estudiar, y que  lo signaron las acciones de los nuevos pobladores o conquistadores al entrar en el valle conquistándolo, refundándolo y dividiéndolo, luego, para el año de 1610 el Rey español FELIPE III emite una Real Cédula, que viene a marcar un nuevo episodio en la historia que nos ocupa, donde se ordena la creación de los Pueblos de Doctrina de indios, partiendo de los pueblos de encomiendas ya establecidos, estos pueblos de doctrina eran parroquias eclesiásticas formadas exclusivamente por indios y administradas o fundadas por Frailes Franciscanos o Jesuitas, con el fin de  adoctrinar por la Fe cristiana a los originarios de la América, pero que terminaron siendo esclavizados.

       En consecuencia los encomenderos en principio oponen resistencia a la orden, pero con el paso del tiempo ceden dando paso a la creación de estas doctrinas, es así que, para el año de 1621 por órdenes del Gobernador de la Provincia de Venezuela Don Francisco de la Hoz Berrío y del Obispo Fray Gonzalo de Angulo el Señor Don Pedro Gutiérrez y el Padre Gabriel de Mendoza, fundan al pueblo de Santa Lucia de Pariaguan en las orillas del Guaire, a 9 kms de la Unión del Rió Tuy y el Guaire, tomando para ello aborígenes Mariches, Quiriquires, y Guarenas entre otros de la región del Tuy y sus alrededores, posteriormente esta primera fundación será abandonada cerca del año 1700 y luego refundado en 1749 por el Padre Br. Marcos Reyes Cueto, esta segunda refundación fue más prospera, pues el empeño de Reyes Cueto impulso el asentamiento de hacendados en la zona lo que a su vez promovió la creación de caseríos o pequeños pueblos que dependían de la parroquia de Santa Lucia de Pariaguan.

       De allí entonces que a tan solo 7 y ½ kms, aproximadamente de Santa Lucía, naciese un pueblo con el nombre de Santa Teresa, esto en el lugar denominado hoy día, Pueblo Viejo, donde se ubica la Planta de redistribución eléctrica de EDELCA, frente a la Urb. Diego de Lozada. De este pueblo no se tiene mayores datos, ni su fecha de fundación, ni su dimensión, ni su número de pobladores, cierto es que si se tienen referencias de su contribución productiva vinculada a Santa lucia, al respecto Santiago Navas Morales en su Obra Anécdotas y Gente de Santa Lucia, nos indica lo siguiente:

Poseyó este distrito muchos terrenos de cría, donde habían queseras muy bien montadas entre las cuales citamos las de Siquire y las de cerca de Santa Teresa y de los potreros de Morocopito salía el famoso queso llamado de cartera… así mismo se comunicaba con Barlovento por el puerto fluvial de Santa Teresa, que contaba con 20 canoas, para hacer el recorrido, transportando intercambios comerciales. (p.49)

       Seguidamente para el Año de 1761 se indica como fecha de la fundación de Santa Teresa del Tuy en su actual emplazamiento y se habla de un documento el cual data de esta fecha y es considerado la pieza escrita más antigua que hace referencia a este lugar, prueba de esto la presenta también en su libro Santiago Nieves Navas que dice:

Existe un libro con el título en latín el cual nos fue traducido por el padre Armellada, como “Libro del Estado de las Almas” el cual fue hecho por el padre Marcos Reyes Cueto, en el año de 1784, con respecto al pueblo de Santa Teresa del Tuy aparece en este libro un escrito del 6 de junio del 1761 donde el Obispo de Caracas, Diego Ponce, mandó un inventario al padre Dr. Antonio Monasterios, cura inmediato con el pueblo de Santa Teresa. (p. 46)

      Pero esto por sí solo no demuestra el vínculo de Santa Teresa en sus orígenes con Santa Lucia, por tal razón se debe indagar aun en mayor profundidad y al revisar los libros de Censos de la iglesia colonial se observa que para el año de 1766, algunos documentos muestran los nombres de propietarios de haciendas como lo fueron Don Bartolomé del Castillo, Don Miguel Serrano, el Capitán Pedro Martín de León, entre otros, en El Valle de Santa Lucia Abajo feligresía de Santa Teresa, demostrando no solo que esta región es productiva sino también su estrecho vínculo al pueblo del padre Reyes Cueto.

     Posteriormente para el año de 1771 el Obispo Diego Antonio Diez de Madroñero ordena que la iglesia de Santa Teresa sea erigida en parroquia en advocación de Santa Teresa de Jesús y como sacerdote se designa a José Rosalío del Carpio, naciendo de esta manera ya más sólida en sus registros y de alguna forma independiente.

Imagen de la patrona de Santa Teresa del Tuy

Pueblo de Santa Theresa de Jesús

       El Día 21 de Junio de 1783 fue visitado el pueblo de Santa Teresa del Tuy por el Obispo Mariano Martí, esto dentro de una serie de visitas que dicho Obispo realizó entre 1771 y 1784 a la gran mayoría del territorio de la capitanía General de Venezuela lo que permitió obtener gran cantidad de datos demográficos, étnicos y sociales, recopilados en una obra monumental que refleja la vida de Venezuela a través de una amplia información estadística en el siglo XVIII, Santa Teresa en aquel entonces, en palabras del mismo Obispo Martí era:

Este territorio que anteriormente correspondía al curato de Santa Lucia, fue desmembrado de él el año de 1761, y erigido conforme á derecho en distinta Parroquia, cuya fundación se principio en una capilla que havia en un sitio no lexos del actual en que ahora se está fundando el pueblo y construyéndose Iglesia, arruinada aquella antigua Capilla; y esta dicha Parroquia fue erigida principalmente para los esclavos de las haciendas contenidas en su territorio, cuyos dueños satisfacen annualmente la Congrua del Cura y costo de la oblata… (pp. 294)

        Se puede ver acá entonces que Mariano Martí se refiere al año 1761 como el año en que Santa Teresa es erigida como parroquia más no indica que es la fecha de su fundación, sino que señala que ya existía un pueblo y además haciendas alrededor que lo constituían y que la capilla es construida para la atención de los esclavos contenidos o retenidos en estas, a su vez nos indica los linderos del pueblo los cuales refiere así:

El territorio parroquial de este dicho pueblo confronta por el oriente con el pueblo de Aragüita, con alguna declinación hacia el Norte, distante once leguas y hasta el término de esta feligresía que es la boca de la quebrada de Seuse, hai una legua y siguen montañas incultas; por el poniente, con el pueblo de Baruta, distante catorce leguas y hasta el linde divisorio que es la quebrada de Suapire hai ocho leguas; por el Norte, con el pueblo de Santa Lucia distante dos leguas y hasta el linde que es la Boca de la quebrada de Suapire, inclusive la hacienda de las Monjas, y quebrada de Mopia, hai tres quartos de legua; y por el Sur, y declinación al poniente, con el pueblo de Yare distante tres leguas, y hasta el lindero divisorio que es la hacienda del Palmar inclusive, hai una legua. (pp.295)

      En consecuencias es esta una descripción del territorio del naciente pueblo de Santa Theresa del Tuy, para finales del siglo XVIII, que aun al repasar los linderos del actual municipio independencia casi se mantienen intactos, el obispo Marti también nos suministra otros datos importantes a conocer de aquel entonces, por ejemplo nos dice que el “Teniente de Justicia Mayor se llamaba Don Pablo Castro, que los dueños del sector la Seiba eran Don Eugenio Joseph, Don Francisco y Doña Basilia Camejo hermanos entre sí, los cuales vivían en la Villa de San Carlos”, también nos indica el número de personas que habitaban en la zona y como estaba conformada esa población:

Fuente: Obispo Mariano Marti. (1784) pp. 296.

       En resumen, el actual pueblo de Santa Teresa del Tuy de tener un pasado Aborigen poco conocido y registrado, pasó a ser una zona de cultivo muy productiva y de tránsito de estos productos con la planicie de Barlovento a través del río Tuy, con un pasado íntimamente ligado al pueblo de Santa Lucia, pero que pronto logró figurar como pueblo independiente debido a su gran producción agrícola y pecuaria, desarrollada principalmente alrededor de los ríos y quebradas del actual parque Guatopo,  del Guaire y del propio Tuy.

      La presente investigación es solo un abreboca a lo que se puede lograr mediante un estudio científico y sistematizado de los documentos, escritos, referentes bibliográficos y relatos orales que deben ser compilados y revisados para fortalecer la historia de nuestro pueblo, de allí que se abre una invitación a que todos puedan participar en la construcción de esta, aportando anécdotas, relatos, material fotográfico y documental de todo tipo, para así fortalecer nuestro paso por el tiempo, por este territorio denominado SANTA TERESA DEL TUY.

Vista desde Altamira, Av. Ayacucho de Santa Teresa del Tuy.

Bibliografía:

Macpherson, Telasco, Diccionario del Estado Miranda, Imprenta “El Correo de Caracas”, Caracas, Venezuela, re edición de 1973. (Publicado originalmente en 1891)

Martí, Mariano (Obispo). Documentos relativos a su visita pastoral de la Diócesis de Caracas (1771 – 1784). Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1969. Tomo VII, 454 p. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Fuentes para la historia colonial de Venezuela; 101 pp).

Molina Castro, Diógenes, El Granero de Caracas, LOS VALLES DEL TUY: del señorío colonial al urbanismo petrolero. Fondo Editorial de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Caracas 2002.

Oviedo y Baños, Fray José,  Conquista y Población de la Provincia de Venezuela. Colección Clásica, Biblioteca Ayacucho, Caracas, Venezuela, 2004, 465 pp.

Ramos Guédez, José Marcial,  Apuntes sobre la economía de Barlovento y los Valles del Tuy 1873 – 1910. Agricultura, artesanía y manufactura. Los Teques: Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos, 1992. 118 pp. (Colección Tomás Lander, N° 1)

ANDRÉS BARRIOS (El Iluminado de Santa Teresa del Tuy)

Por: Iván López

            Con la llegada de Cristóbal Colón a la costa de Paria, se inicia un proceso de mestizaje que supone un sincretismo en todos los ámbitos de la vida de los hombres y mujeres que forjaron al país que luego llevaría por nombre Venezuela, la unión de las llamadas tres razas estuvo marcado por una dominación de unos pocos sobre los mas, pero en lo  profundo de esta relación se gestó otro proceso, el de la fusión cultural de las razas, donde la música, la gastronomía, la lingüística, las tradiciones y muy especialmente las creencias Mágico-Religioso-Espirituales, que se integraron de una forma tan  arraigada en la psiquis de los pobladores de estas tierras, que lejos de estructurarse y permanecer invariable en el tiempo, aun sigue mutando y fusionándose a nuevos elementos de las creencias de los pueblos.

     Conocidos en la historia son los chamanes y los piaches aborígenes americanos con sus maracas y hierbas que utilizaban en los procesos de sanación, al igual las artes rituales africanas generalmente asociados a los sacrificios y las practicas santeras y del vudú, a su vez, los brujos del medio evo europeo, sanadores algunos, en otros casos verdaderas encarnaciones demoníacas, y todo esto enmarcado y aderezado por una religión católica manipuladora y controladora, infundiendo el miedo a dios más que el amor a este, a través de la espada y la cruz y luego con la “Santa Inquisición” de allí que estos practicantes de las artes sanadoras y no tan sanadoras, fuesen cubiertos por el pueblo con un manto o un aura mística de gran respeto e incluso de admiración.

      Conocidos por todos también son las prácticas, los lugares  e incluso algunos nombres de los llamados Sanadores, Hierbateros y en el peor de los casos Brujos, todos hombres o Mujeres de gran profundidad religiosa y mística, cada uno con sus ritos y maneras de sanar y ayudar al pueblo, uno de estos casos en particular, es el que nos ocupa en esta reseña que escribimos para ustedes y es el fenómeno ocurrido en Santa Teresa del Tuy, Municipio Independencia del Estado Miranda, en la Figura del Sr. Andrés Barrios.

Andrés Barrios El iluminado de Santa Teresa del Tuy

      Andrés Barrios Nace en la Población de Santa Lucia del Tuy, algunos afirman que en el casco del pueblo, otros que en la localidad de Siquire, esto un 04 de Febrero de 1891 y muere en la comunidad de San José en Santa Teresa del Tuy el 05 de Julio de 1970 a los 79 años de Edad. Su infancia discurrió entre las calles de su pueblo natal y los campos circundantes a este, cuentan los que lo conocieron, que a la edad de siete (07) años, Andrés se perdió en la llamada quebrada del Loro ubicada en el paraíso del Tuy, sección Santa Lucia, al perseguir a una mariposa, como juego de niños, estuvo desaparecido por siete (07) días  recorriendo lo que el definió como “una quebrada de hermosas aguas, que lo llevaron hasta Pozos Cristalinos donde miraba Serpientes de Colores” “Luego llego a un monte muy bonito donde encontró personas que tenían solo cuatro (04) dedos en sus manos”, “Allí conoció a un anciano que le Habló de las Plantas que sirven para matar, las que sirven para curar y de las cualidades de la tierra”, contó al ser encontrado que este anciano le había indicado que debía hacer para convertirse en un hombre de bien.

         Una vez en casa comenzó con lo indicado, esto consistía en mantener penitencias, debía dormir en el suelo para conectarse con la madre tierra y la esencia de esta, no debía cortarse el cabello por un tiempo indicado de veinte (20) años, “tiempo este que una vez terminado, él se convertiría en iluminado, según lo indicado por el anciano misterioso”, a la vez debía estudiar las plantas con fines medicinales, durante este periodo de veinte (20) años, Andrés, según cuentan los vecinos en ocasiones perdía la razón  y  decía en todas parte, que pasados algunos años el sería muy famoso y que daría a conocer al pueblo de Santa Teresa del Tuy, cuentan que era buenmozo muy apuesto pero que no se le observaba en compañía de muchacha alguna.

      Una vez transcurrido el periodo de veinte (20) años, indicado por el anciano de las alucinaciones, Andrés comenzó a mostrar dotes de sanador, primero en la familia, luego los vecinos y poco a poco fue llegando a su casa gente con enfermedades buscando una respuesta para su problema, nos comento uno de sus primos, Félix Corrales  que “él veía a los pacientes en consulta directa o en caso de ser muy grave el asunto a través de las aguas (la orina)” otros afirman que le basta tocarlos para saber el mal, la causa y la forma de sanarlo, también por una prenda de vestir podía diagnosticar al paciente. Andrés luego de diagnosticar el mal, realizaba récipes cual docto hombre, donde indicaba los medicamentos que debía el paciente adquirir en la farmacia, la actividad de Andrés comenzaba desde tempranas horas de la mañana, algunos indican que incluso desde la madrugada a las 05:00 a.m. se iniciaba la jornada hasta las 06:00 de la tarde.

         La fama se extendió y de todas partes del territorio nacional venían a su casa a verlo, las colas en la casa de Andrés eran interminables, todos querían consultarse con el iluminado y esto trajo como consecuencia un auge a la comunidad de San José y al pueblo de Santa teresa del Tuy, se improvisaron posadas, restaurantes y demás para atender a los visitantes, cerca de la casa del místico hombre se construyó una posada y una farmacia la cual fue fundada por el Sr. Alfredo Lazo, tío este del famoso cirujano Alí Lazo.

         Dicen que no cobraba y que los pacientes le daban una colaboración en agradecimiento, otros afirman que si cobraba y que la tarifa era de dos (02) Bolívares, lo cierto es que era además un hombre muy bondadoso, pues tenía una casa donde alojaba a las personas mientras se entrevistaban con él, o si el paciente debía quedarse “Hospitalizado” lo hacía en este lugar, también son muchas las referencias de personas que al momento de la consulta le decían  “mire don Andrés yo no tengo para pagarle” y era él quien terminaba dándole incluso al paciente, en ocasiones llegaba algún vecino del pueblo y le decían que había muerto alguien del lugar y que no tenían para el entierro y él pagaba los gastos, hecho este que habla por sí solo de la bondad de aquel esclarecido hombre.

         Durante las décadas de 1940 y 1950 en Venezuela se prohíbe las prácticas de toda arte de hechicerías, lo que supuso una persecución a todos los hombres y mujeres que fuesen identificados como practicantes de las artes sanadoras, en el caso de Andrés Barrios, “tuvo que recetar”, (en innumerables ocasiones), en lugares secretos e incluso se afirma que desde la clandestinidad de las montañas del actual parque nacional Guatopo,  esta situación cambia para Andrés durante el mandato presidencial del Gral. Marcos Pérez Jiménez, debido a que uno  de sus cuñados, Joaquín Chalbaud, enferma y es desahuciado por los médicos del país e incluso por eminentes galenos de los Estados Unidos, Francia y España, es el chofer del Gral. Jiménez, que al saber de la desesperación de la familia y conociendo de las dotes del iluminado, con mucho tacto refiere al Gral. Marcos Pérez Jiménez la posibilidad de que su cuñado sea tratado por Andrés, extrañamente el General acepta y el enfermo es trasladado a Santa Teresa del Tuy con las mayores medidas de seguridad.

        Custodiado por agentes de la “Seguridad Nacional” y del Ejercito, llegan a casa de Andrés con un hombre moribundo y “mas blanco que un papel y con la barriga hinchada”, se alborota la localidad pues creen que se llevan preso a Andrés, pero pronto se dan cuenta del hecho, Andrés recibe al hombre, lo revisa, diagnostica y afirma “que lo puede curar, pero se tiene que quedar allí bajo sus cuidados” inmediatamente se dispone todo y es en la casa del curandero donde se aloja al enfermo, el tratamiento duro semanas y el general dio órdenes de colocar personal calificado esta orden le fue dada al Dr. Víctor Obregón, quien dirigió en la década del 50 los servicios de salud en Santa Teresa del Tuy, pero este acata la orden a regañadientes, pues se trataba de prestar ayuda a un “Brujo” y no a un hombre de ciencias, el galeno entonces envía a la casa de Andrés a la enfermera María Jiménez (persona aun recordada en Santa Teresa con especial cariño) esta se encargaría personalmente de la atención, comidas, tratamientos y demás cosas relacionadas al especial enfermo, al poco tiempo sana Joaquín  Chalbaud ante los ojos atónitos de todos y desde ese momento el Gral. Marcos Pérez Jiménez ordena que nadie más debiera molestar a Andrés Barrios, es decir que lo dejaran tranquilo.

Andrés Dionisio Barrios

        Continuó la vida de Andrés y con ella el crecimiento de su fama, muchos fueron sus pacientes famosos; se habla de Yolanda Moreno, de Pompeyo Davalillo, de Gustavo Ávila, Jovito Villalba, Wolfang Larrazábal, Jorge Dáger, el jinete Juan Eduardo Cruz, Benito Canónigo (el autor del Totumo de Guarenas) entre otros tantos, se cuenta que tuvo más de 38 hijos de distintas mujeres y aunque algunos afirman que no los reconoció a todos, otros afirman que cumplió con sus hijos y que “a ninguno nunca nada les falto” fue amigo de los Padres Manuel Cañizares y Pascual Arana y visitaba la iglesia regularmente.

         Hombre de fé y amante de los placeres de la vida, dejo este mundo a los 79 años de edad,  justo y cuando él había vaticinado a sus familiares, no sin antes profetizar, que pasados 20 años en la tercera generación familiar nacería otro místico, actualmente sus restos reposan en el cementerio municipal de Santa Teresa del Tuy y en su tumba aun se ven cintas de colores como ofrenda a este gran hombre.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.