Historia regional y local del Valle del Tuy

Por: Iván López Calero.

“¡Zamora!, ¡Genio sublime!,  Algún día verá el viajero tu sepulcro como se ve la tumba blanqueada donde duermen el sueño eterno Foción y Epanimondas, Trasíbulo y Pompeyo, y los verá con más veneración, porque fuisteis más grande y uniste al  genio del guerrero con la inspiración del cristiano”.

Benigno González, 1864.

General Ezequiel Zamora Correa, Cúa 1817 - San Carlos 1860General Ezequiel Zamora Correa, Cúa 1817 – San Carlos 1860

Intro

      Ezequiel Zamora nació en Cúa, el 1° de febrero de 1817, en medio de la Guerra de Independencia, fue un destacado militar y político de la Guerra Federal Venezolana. A la edad de 23 años, en 1840, empezó a militar en las filas del partido Liberal venezolano, luego en 1845 participó como subteniente de milicias en la defensa de La Villa de San Luis de Cura a raíz de los ataques de las partidas de alzados de Juan Silva contra la República de Venezuela, en 1846 a la edad de 29 años se une a la Rebelión Popular y se convierte en el máximo líder de la misma, siendo aclamado como El General del Pueblo Soberano.

       En 1848 ingresa, por órdenes del presidente de la República José Tadeo Monagas, a La Academia de las Matemáticas de Venezuela, iniciando así una carrera militar llena de diversos combates, encuentros, logros y victorias, que le otorgaron una amplia experiencia de vida y en los campos de batallas, de los cuales hará gran gala posteriormente en la Guerra Federal, su retiro de los ejércitos regulares de la república se dio el año de 1856.

       Para el año de 1858, específicamente el día 05 de marzo, ocurrió un golpe de Estado dirigido por el Teniente Coronel Julián Castro, contra el presidente José Tadeo Monagas, el cual ejercía su segundo mandato en la primera magistratura. A los pocos días del golpe, se inicia una persecución a todos los miembros del partido Liberal Venezolano y el General Ezequiel Zamora se ve forzado a abandonar Venezuela por ser militante de ese partido, dirigiéndose a la Isla de Curazao donde organizó el inicio de la Guerra Federal, la cual estalló el 20 de febrero de 1859.

      La Guerra Federal fue un proceso cívico – militar (guerra civil) que enfrentó a las tendencias políticas Conservadora y Liberal de Venezuela, que duró desde el 20 de febrero de 1859 al 24 de abril de 1863, se le conoce también con el nombre de La Guerra Larga o La Guerra de los Cinco Años, aunque realmente duró, 4 años, 2 meses, 4 días. En este proceso, Ezequiel Zamora tuvo un destacado papel como su máximo líder militar, político, e ideólogo de la nueva división político territorial y del reordenamiento del país. Logrando su más aclamada acción como estratega militar en la Batalla de Santa Inés, hecho acaecido el 10 de diciembre de 1859 a las afueras del caserío de Santa Inés, el cual está ubicado sobre la margen derecha del río Santo Domingo a 14 leguas de la ciudad de Barinas (36 Kms al sudoeste de Barinas aproximadamente).

Santa Inés, el Santo Sepulcro de la oligarquía

      Batalla de Santa Inés ha sido considerada por muchos estrategas militares como la cumbre estratégica de la historia militar de Venezuela, exaltando la figura de Ezequiel Zamora como el general invicto y su máximo estratega militar, donde logró derrotar a un ejército centralista comandado por el General Pedro Estanislao Ramos e integrado por más de 7.500 hombres, donde figuraban más de 500 oficiales de lo más selecto de la oligarquía centralista. Siendo además la primera referencia en toda la América del uso de trincheras en una batalla.

    El general Zamora como producto del conocimiento que tenía de los llanos venezolanos, concibe la idea de emplear las sabanas de Santa Inés como campo de batalla, haciendo creer al enemigo que era una posición defensiva, que se encontraban en desventaja numérica y de pertrechos, al tiempo que había fraguado un plan en el cual durante los meses de octubre y noviembre de 1859 fue ubicando estratégicamente tropas en los distintos pueblos y caseríos entre las ciudades de Barinas, San Carlos y Guanare, donde luego, jugarán un destacado papel en la atracción del enemigo a la trampa mortal que había preparado. Paralelo a esto, concentró un gran número de su ejército en la población de Santa Inés, el cual una vez posicionados en el terreno instruyó sobre el papel que cada hombre debía cumplir antes, durante y después de la batalla maximizando así la efectividad de sus tropas.   

      A las afueras del caserío de Santa Inés, Zamora ordena al para entonces coronel José Ignacio Chaquert la construcción de un sistema de trincheras, a lo largo de tres posiciones que quedaban en el camino de entrada a Santa Inés entre el río Santo Domingo, un pequeño bosque ubicado a la margen izquierda del camino al caserío y el río El Palíto, colocándolas de derecha a izquierda, e indicó que además aprovecharan las alturas, bosques y pantanos de la margen derecha del río Santo Domingo; también ordena la construcción de un gran punto de observación reforzando un viejo trapiche ubicado a la entrada del caserío, obteniendo así una visión completa del ejército enemigo y a la vez una posición ventajosa para poder proteger a las tropas con la ayuda de francotiradores, cuando estas retrocedieran hacia las posiciones anteriores. Todo este sistema fue construido en tan solo 5 días, del 4 al 9 de diciembre de 1859, en referencia a este hecho, en su obra Historia contemporánea de Venezuela, política y militar 1858 – 1886, Luis Level de Goda, nos señala:

“… con la mayor actividad, hizo continuar los distintos trabajos de fortificación preparados  y previstos, así como las veredas entre unas y otras trincheras, por donde debían comunicarse y retirarse sus tropas; y en estos trabajos se pasó el día y la noche del 9, al propio tiempo que se escaramuzaba a vanguardia”.

    Zamora desde finales de noviembre había puesto en marcha una estrategia denominada Acción Retardatríz, en la cual cada uno de los grupos de guerrillas que previamente habían sido ubicados en los pueblos y caseríos de la región se enfrentaban a las tropas centralistas y luego se retiraban abandonando las posiciones antes conquistadas, pero asegurándose que el enemigo los persiguiera con rumbo a Santa Inés; al mismo tiempo Zamora enviaba partes donde señalaba la ubicación de la concentración del Ejército Federal pero dada falsas noticias que hacían ver que estaban siendo diezmadas sus fuerzas logrando de esta forma hacer creer al enemigo en la derrota Federalista y que había llegado el momento de terminarlos.

Plano del Campo de Batalla de Santa Inés, Elaborado por Eneas y aquiles Iturbe, por orden del General Joaquin Crespo, año de 1897.Plano del Campo de Batalla de Santa Inés, Elaborado por Eneas y Aquiles Iturbe, por orden del General Joaquín Crespo, año de 1897.

     Para el día 09 de diciembre ya estaba concentrado en el terreno el Ejército Federal, el cual fue organizado en una avanzada, tres líneas de combate y una reserva. La avanzada fue dispuesta en el caserío La Palma bajo las ordenes de los coroneles Jesús Hernández y León Hernández, a poca distancia de la salida de este pueblo estaba la primera línea de trincheras dirigida por el general Ignacio Antonio Ortíz, detrás a poco menos de 900 metros colocaron la segunda línea justo en El Trapiche a cargo del general Rafael Petit, la tercera línea estaba a otros 900 metros de la segunda bajo el mando de Pedro Aranguren, la reserva se instaló en Santa Inés en una distancia similar a las anteriores y bajo las órdenes del mismo General Zamora, además en el bosque fueron apostadas guerrillas ocultas en la espesura para evitar ataques sorpresivos por los costados de alguna de las posiciones y el escape de las fuerzas centralistas.

    El plan de ataque consistía en causar el mayor daño posible a la avanzada conservadora en cada una de las líneas de trincheras, asumiendo una actitud defensiva y de ataque sistémico resistiendo el tiempo suficiente para hacer creer al enemigo la perdida de la trinchera y luego retroceder rápidamente a la posición inmediatamente anterior, atrayéndoles cada vez más a la red para así reunir la mayor cantidad de tropas con la reserva en Santa Inés; una vez que estuviese avanzado el ataque a la tercera línea el General Zamora tenía previsto enviar tropas por los costados en forma de crear una tenaza donde el enemigo quedaría completamente sumergido en la trampa y atacado por todos sus flancos. Esto nunca se cumpliría en su totalidad pues el enemigo nunca superó la tercera línea de trincheras.

     El día 8 de diciembre el Ejército Centralista o conservador llegó al pueblo de San Lorenzo ubicado en la margen izquierda del río Santo Domingo lugar donde pernoctaron hasta el día 9, que aprovechando una bajada del nivel de las aguas del río lo cruzan y asaltan el caserío de La Palma, el cual después de un fuerte enfrentamiento fue abandonado por la Avanzada Federalista que se replegó hasta El Trapiche; dando inicio así a las acciones de lucha en Santa Inés en la cual el Ejército Conservador perdió 1800 hombres solo en ese ataque. Al enterarse el general Ezequiel Zamora de este hecho exclamó de forma casi maquiavélica, ¡Pisaron el peine!.

     Al clarear la mañana del día 10 de diciembre el Ejército Conservador se puso en movimiento hacia Santa Inés encontrándose al poco de salir de La Palma con la primera de las trincheras federalista, inmediatamente se traba el combate y las tropas de Zamora actúan según lo previsto infligiendo un gran daño al enemigo y abandonando rápidamente la primera de las trincheras replegándose a la segunda de estas, el enemigo creyéndose firme en su avance y no dándole importancia a la perdida de tropas que acababa de sufrir se enrumba tras los federales que van en fuga y se encuentra repentinamente de frente contra la segunda línea de trincheras en El Trapiche, en esta posición se trabó un segundo encuentro fortísimo para ambos rivales que duró por espacio de al menos tres horas, son muchas las pérdidas del Ejército Central tantas que ya habían comprometido toda su primera división, pero los Federalistas tienen pocas bajas la mayoría solo heridos, al fin y según lo previsto por el plan el ejército Zamorano entrega la posición y se repliega a la tercera línea de trincheras.

     El enemigo hasta esta altura del combate está convencido de que han logrado cada uno de los objetivos como producto de su superioridad y no sospechan que se trata de un ardid en el cual están siendo atrapados, se ven obligados a convertir El Trapiche en un hospital de campaña para atender a la gran cantidad de heridos que tenían, se toman un tiempo y luego deciden reanudar un nuevo ataque; al iniciar el avance se encuentran con un territorio fangoso y poco transitable el cual se cierra llegando a las trincheras donde son recibidos con fuego cerrado que no solo viene de la tercera línea de trincheras sino que también procede de los costados de las tropas Federales ubicadas a izquierda y derecha dentro del Bosque y las orillas del río Santo Domingo respectivamente. Esto Al tiempo que se daban otros combates como el caso de algunas tropas Federales que habían quedado dentro de uno de los sistemas de veredas de la segunda línea de trincheras que resistía al enemigo y que se había constituido en una posición firme apoyadas por las guerrillas apostadas en el Bosque.

     Ya entrada la tarde las tropas federales ceden parte de la tercera línea de trincheras y se hacen firmes en una encrucijada del camino que estaba dentro del sistema de la misma tercera línea, allí el Ejército Godo envía lo que le restaba de su segunda división y parte de la Tercera dándose un combate terrible y sangriento, en este punto caen compañías enteras de tropas Centralistas tanto de infantería como de Artillería incluso pierden una de sus piezas de artillería la cual es capturada por los Zamorístas, esto ocurrió ya entrando la noche y el enemigo tuvo que replegarse hasta el Trapiche donde estaban firmes abandonando en el terreno ha muertos y heridos, llegado este punto de la batalla el plan de Zamora se ve frustrado en su parte final ya que el enemigo ordena la retirada hasta el trapiche, se habían salido del punto de trampa; en ese momento cesa técnicamente la batalla pero durante la noche se siguieron sucediendo encuentros que a veces fueron cortos y otras más largos y cruentos,  Level de Goda nos acota:

“Aunque había entrado la noche de dicho 10 y en el campamento de los defensores del gobierno se había dado y repetido el toque de silencio, no cesaba el tiroteo; al principio muy flojo y en ocasiones muy nutrido, pero sin avanzar ninguno de los combatientes…”

     La noche del 10 transcurre entre tiroteos dispersos, sobre todo en la parte del bosque por donde algunos de los soldados Centralistas intentaban escapar; ya para la madrugada del día 11 cesan por completo los disparos y el enemigo decide escapar, Zamora desconoce este hecho y es informado con los primeros rayos del Sol de ese día 11, decide salir él mismo a verificar la noticia y al constatar que era cierta ordena al general Juan Crisóstomo Falcón que los persiga mientras que él se dirige a Barinas para cortarles el camino y atacarlos de frente.

     Desde ese día se desatan un conjunto de persecuciones, luchas y acciones que durarán por espacio de 16 días en distintos puntos de la región de los llanos y el pie de monte andino, como el sitio a Barinas o los combates de El Bostero, El Maporal, Curbatí, El Corozo,  entre otros, donde el enemigo del Federalismo terminó siendo perseguido y diezmado casi en su totalidad hasta el día 26 de diciembre de 1859, primero a Barinas y luego en una segunda huida a Mérida, entrando a esa ciudad algo más de trecientos hombres entre oficiales y algunas tropas.

Outro

    Para la Venezuela de 1859 la Batalla de Santa Inés fue el Santo Sepulcro de la Oligarquía Venezolana, esa que después de la Independencia había manipulado todas las leyes a su favor y que solo era capaz de pensar en su beneficio de grupos sociales manteniendo la segregación y la clasificación de castas.

     Ezequiel Zamora en una proclama emitida el día 30 de diciembre de 1859 desde su Cuartel en la Sabana de Curbatí refiriéndose justamente al carácter tirano de esa oligarquía que había engañado al pueblo venezolano y lo había llevado a la guerra de forma forzada expresó:

“Hombres ciegos, ambiciosos, desalentados, vosotros los que creíais que la fuerza es el único resorte de la humanidad, ahí lo tenéis. La violencia reunió ese ejército, la violencia los trajo hasta Santa Inés, con la violencia los traéis a pelear contra los que defendemos su causa y la del pueblo, y os visteis abandonar por la tropa… en medio de la pelea, siendo al fin hasta cogidos, desarmados y entregados por los mismos soldados, que unánimes fraternizaron en un solo grito con la Federación.”

rubrica zamora (2)Firma autógrafa del General Ezequiel Zamora Correa.

      De allí que Santa Inés también significó y significa aún el hecho de que se había revelado el líder definitivo, el gran demócrata social capaz de llevar a cabo un profundo cambio en la estructura política del país enrumbándola a una democracia real basada en la igualdad social,  pero además Zamora se muestra como el defensor de las luchas populares  y que busca su reivindicación definitiva.

      Hoy La Batalla de Santa Inés y Ezequiel Zamora representan el ideal de las luchas populares y a sus líderes, que hoy al igual que ayer, simbolizan la resistencia de los pueblos contra las oligarquías y los opresores que intentan someterles siendo además este un ideal que trasciende las fronteras de Venezuela y por tanto ese ideal posibilitará siempre el surgimiento de nuevos líderes capaces de lograr y completar las luchas de los pueblos.

labeldesign04png

Fuentes consultadas:

Testimoniales

  • Navarro, Emilio. “La Revolución Federal (1859 – 1863)”, Monte Ávila Editores Latinoamericana C.A., Caracas, Venezuela, Primera Edición, 2009, 260 pp.

Hemerografías

  • El Cojo Ilustrado, N° 89, 15 de mayo de 1895, año IV, “Ezequiel Zamora” artículo, J. M. Irigoyen & S.A. Empresa El Cojo, Caracas, Venezuela, 1895, 32 pp.
  • El Venezolano, N° 278, 20 de mayo de 1845, año sexto, “Sr. Gobernador de la Provincia” carta enviada al, Imprenta de El Venezolano, Caracas, Venezuela, 1845, 04 pp.

Documentos

  • Proclama de Ezequiel Zamora a los Soldados de la Federación, Sabana de Curbatí, 30 de Diciembre de 1859.

Bibliografías

  • Cordero Negrín, Damarys. (Compilador documental) “Ezequiel Zamora General del Pueblo Soberano”, Ediciones de la Presidencia de la República, Italgráfica S.A., Caracas, Venezuela, 3ra Edición, 2004, 200 pp.
  • Brito Figueroa, Federico. “Tiempo de Ezequiel Zamora”, Monte Ávila Editores Latinoamericana C.A., Talleres de la Fundación Imprenta de la Cultura, Caracas, Venezuela, Sexta Edición, 2009, 790 pp.
  • González, Benigno. “Biografía del Ilustre Ciudadano General Ezequiel Zamora”, Oficina Central de Información (OCI), Editorial Arte C.A., 1975, 120 pp.
  • Landaeta Rosales, Manuel. “Biografía del Valiente Ciudadano General Ezequiel Zamora”, Oficina Central de Información (OCI), Talleres Ávila Arte S.A, Caracas, Venezuela, 1975, 462 pp.
  • Level de Goda, Luis. “Historia Contemporánea de Venezuela, Política y Militar (1858-1886)”. Publicaciones de la Presidencia de la República, Oficina Central de Información (OCI), Caracas. Venezuela, 1976, 752 pp.
  • Martínez Galindo, Román. “Ezequiel Zamora y la batalla de Santa Inés; La acción bélica más formidable librada en territorio venezolano”. Prólogo de Hugo Chávez Frías, Vadell Hermanos Editores, Talleres de la Editorial Texto C.A., Caracas, Venezuela, Segunda reimpresión de la Primera Edición, 2004, 140 pp.
  • Rodríguez R, Adolfo. “La Llamada del Fuego, vida, pasión y mito de Ezequiel Zamora”, Academia Nacional de la Historia, Italgráfica, S.A., Caracas, Venezuela, 2005, 378 pp.
  • Ruiz Guevara, José Esteban. “Zamora en Barinas”, Fundación Editorial El Perro y La Rana, Fundación Imprenta de la Cultura, Caracas, Venezuela, 2009, 368 pp.
  • Pérez Arcay, Jacinto. “La Guerra Federal, péndulo histórico bolivariano” Graficas Reus s.r.l., Caracas,Venezuela, Decima Quinta Edición, 2000, 344 pp.
  • Villanueva, Laureano. “Vida del Valiente Ciudadano General Ezequiel Zamora”, Fundación Editorial El Perro y La Rana, Talleres de la Fundación Imprenta de la Cultura, Caracas, Venezuela, 2009, 464 pp.
Anuncios

Comentarios en: "Ezequiel Zamora y la Batalla de Santa Inés" (3)

  1. […] Tucuy Fuente: […]

  2. Nathaniel dijo:

    Me fue muy útil consultar esta web!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: