Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘aguardiente’

La Fotografía de La Hacienda Marín en la Población de Cúa, Valles del Tuy.

Por: Iván E. López C.

     Si bien la intención con este artículo es el de describir la fotografía o imagen gráfica que se presenta junto al mismo, se hace necesario referir primero a ustedes una breve crónica de esta importante Hacienda que estuvo ubicada en los ejidos de la actual población de Cúa, Valles del Tuy del Estado Miranda, en Venezuela, el trapiche de dicha hacienda se encontraba ubicado en la ribera norte del Río Tuy, a la altura de lo que hoy es la zona industrial Marín, esto con el fin de brindarles la mayor suma de elementos para facilitar la comprensión del contexto de la imagen a describir. 

Hacienda Marín del Sr. Carlos Hernáiz, Cúa, Cojo Ilustrado Nº 069 1 de Nov de 1894Fotografía de la  Hacienda Marín del Sr. Carlos Hernáiz, Cúa, Cojo Ilustrado Nº 069, 01 de Noviembre de 1894.

Reseña.

     Para ello debemos remontarnos al año de 1577 cuando se logra la pacificación del “Valle de la Nueva Salamanca” (hoy Valles del Tuy) por acciones de Garcí González Da Silva, Francisco Infante  (a los cuales se les concedió el territorio por real Cédula como encomenderos) y de Sancho García conquistador que logra capturar y asesinar a los caciques Guacima, Acuareyapa y Apacuana, esta última, valiente mujer Quiriquire que opuso feroz resistencia a la conquista del valle. (más…)

ZAMURITO CUEÑO.

Por: Investigaciones TUCUY.

     Se pierde en el tiempo el origen de esa bebida tradicional del pueblo cueño, en la época de los grandes trapiches se producía el mejor aguardiente del país, Cúa en el año de 1876, dos años antes del terremoto de 1878, según el censo de población y económico ordenado por Guzmán Blanco producía 392.000 litros de aguardiente de caña. Era el mayor productor de esta bebida en los valles del Tuy.

     Herencia de la sabiduría popular en los viejos botiquines se maceraba con el aguardiente hojas de Berro, de malagueta, de malojillo, fruta de burro, torco, incluso habían frascos donde se podía ver una serpiente conservada en el licor; cada una de estas bebidas tenía un uso terapéutico.

     No sabemos  a quién se le ocurrió unir el aguardiente, con vino, ciruelas pasas y un toque muy leve de nuez moscada o canela y azúcar así nació una bebida de color oscuro que daba el vino y se le llamó, por esa razón Zamurito, en diminutivo del Zamuro (Ave de rapiña carroñera) conocida en otros países como Zopilote (México), gallinazo (Colombia), buitres negros.

Receta recogida de la tradición oral en el pueblo de Cúa:

POR UN LITRO DE AGUARDIENTE O RON BLANCO

UN LITRO DE VINO TINTO, MOSCATEL O VERMOUHT CINZANO, ESTO DEPENDE DEL BOLSILLO DEL FABRICANTE.

800 CC  DE AGUA.

300 GRAMOS DE AZÚCAR

UNA PIZCA DE RALLADURA DE NUEZ MOSCADA (OPTATIVO)

200 GRAMOS DE CIRUELA PASA

PROCEDIMIENTO:

     Se hace un jarabe claro con la azúcar y el agua, con la finalidad de diluirla

     En recipiente que tenga tapa un frasco bocón de  los grandes se unen todos los ingredientes: Aguardiente, vino, jarabe, ciruelas pasas, nuez moscada se revuelve bien y se deja macerar para consumir por lo menos ocho días.

     Se acostumbraba a servir en vaso de casquillo con una ciruela adentro, luego con los años se comercializaba en botellas, con la llegada del refrigerador se servía bien frio.

     Famosos bares y botiquines de Cúa todavía hoy están en el recuerdo gustativo de generaciones anteriores. Tucuy recopila información y la da a conocer para que quienes lo probaron alguna vez por lo menos intenten hacerlo y le den un gusto a su paladar y a sus recuerdos. Y quienes no lo probaron lo hagan.

     El sabor del “Zamurito” dependerá de la calidad de los productos a utilizar en la fabricación, es preferible el ron blanco al mal aguardiente de hoy, se recomienda el vino de mesa tipo moscatel, para hallacas, pero el que hacen hoy no sirve es mejor un tinto chileno, español, portugués o italiano o vino cinzano y se suben 80 gramos de azúcar al jarabe. En mis experimentaciones prefiero el tipo cinzano. Mayor costo pero mayor calidad.

    Para fabricar mayor volumen aumente proporcionalmente las cantidad de los ingredientes, mediante una simple regla de 3.

Y brindemos por la Cúa que se nos fue.

EL TERREMOTO DE CÚA

Por: Manuel V. Monasterios G.

El 12 de abril se cumplen 134 años del devastador terremoto de 1878.

Ruinas de la iglesia Cúa después del Terremoto de 1878, Foto publicada en el Cojo Ilustrado del año 1894

     En 1878 Cúa era la capital del Distrito Guzmán Blanco, integrado por Charallave, Tácata  y Cúa, con una población, según el censo de 1876, de 16.444 habitantes y 3263 casas, en todo el distrito. Cúa era conocida como La Perla del Tuy por su movimiento económico como puente entre Caracas y los llanos de Guárico y Apure, casas comerciales como Santana Hermanos, Hedrich & Compañía, Eraso Hermanos, Rohl & Compañía; tenían representación en esta población y cumplían las funciones de banca comercial en el manejo de préstamos y resguardo de dinero en efectivo, ya que se movilizaban grandes montos en el negocio ganadero  y agrícola.

     Cúa, conjuntamente con Ocumare del Tuy eran los mayores productores de Cacao durante la colonia, esa riqueza permitió la fundación de las poblaciones tuyeras durante la segunda mitad del siglo XVIII. Para el año 1876, dos años antes del terremoto el censo nos indicaba que la producción de cacao había declinado a 43.010 kilogramos, sin embargo el mismo censo ordenado por Guzmán Blanco deja constancia que Cúa era el mayor productor en los siguientes rubros: Café 1.117.800 Kg.; aguardiente 392.000 litros; papelón 478 800 Kg; maíz 4.388.400 Kg; caraotas 2.210.750 Kg; Almidón 4600 Kg.

     Estas cifras evidencian que Cúa para el momento del terremoto del 12 de abril de 1878 era la población más floreciente económicamente en los valles del Tuy, la Sociedad Liberal de Obras y Mejoras, había logrado la construcción de la carretera del sur: Cúa-San Casimiro, inaugurada personalmente por el Presidente General Antonio Guzmán Blanco en agosto de 1875, quien además donó un reloj para la torre del templo y una campana. La plaza conocida hoy como Zamora tenía el nombre de Roscio y donde hoy está la plaza Bolívar había un amplio terreno conocido con los nombres de Plan de San José y posteriormente como plaza de Santa Rosa.

     Cúa en 1878 se perfilaba con un  presente de gran prosperidad y un futuro muy promisor, lastimosamente la llamada falla tectónica de Cúa, que corre paralela al rio Tuy desde Tácata hasta Ocumare del Tuy se activó la noche del viernes de Concilio del 12 de abril de 1878 y destruyó totalmente a la población con un  saldo inmenso de fallecidos, heridos y de emigrados. El censo de 1881, seis años después del terremoto nos indica que la población había disminuido a 3.666 habitantes y a 663 casas, contando solo Cúa y Charallave, pues Tácata  había pasado a formar parte de Guaicaipuro.

    En este destructor evento también comprometió a las otras poblaciones del Tuy pero su epicentro fue en Cúa, las posibilidades de recurrencia siempre están presentes, por eso es urgente y necesario desarrollar una cultura de prevención, estar conscientes que se está construyendo sobre una falla geológica y Dios nos libre de otro 12 de abril.

     Alrededor del terremoto se ha tejido una leyenda sobre la maldición de un cura al que le colocaron una culebra en el copón y durante la misa, por poco no es víctima del veneno o de un infarto por el susto. Pero esta leyenda es objeto de otra crónica.

Cuadro de Cristóbal Rojas, Las Ruinas del Templo de Cúa, pintado en el año 1880, En este estado de destrucción quedó el templo de Cúa, el cual estuvo ubicado en el mismo lugar de la Plaza Zamora, donde está hoy el nuevo templo.