Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘criollos’

Instrucción general y particular del estado presente de la Provincia de Venezuela en los años de 1720 y 1721

Por: Pedro José de Olavarriaga

     La obra Instrucción general y particular del estado presente de la provincia de Venezuela, en los años 1720 y 1721, fue escrita por Pedro José de Olavarriaga, quien por orden del virrey del Nuevo Reino de Granada, a quien presentó con fecha 12 de noviembre de 1721 su obra, la cual resultó determinante para el establecimiento, años más tarde, de la Compañía Guipuzcoana en Venezuela.

     Es un importante documento de análisis de la situación económica de la Venezuela de inicios del siglo XVIII, su objetivo principal era el de presentar una investigación minuciosa de las posibilidades, que poseía Venezuela en aquel entonces, para establecer negociaciones entre la Compañía Guipuzcoana y la Corona Española. Algunos historiadores y estudiosos de la economía venezolana afirman que es la primera obra realizada en Venezuela con un rigor científico, ya que aporta importantes datos estadísticos y económicos, así como de la situación política, militar y de comercio, tanto interna como externa de la llamada Tierra de Gracia.

     El autor presenta interesantes datos estadísticos y de producción de las distintas haciendas de Venezuela y en especial del Valle del Tuy, incluso introduce listados con los nombres de los propietarios de cada una de las mismas, plasmando cual era el nivel de importancia y de participación de este valle a la economía de la provincia, en uno de sus capítulos expresa: (más…)

Anuncios

La “Guarapita” de Don Luciano

Por: Manuel V. Monasterios G.

Antiguo Bar Continental de Don Luciano esquina de la Calle Zamora con San José, en Cúa  (Foto de Manuel Monasterios)

    Mis primeras experiencias  en el mundo del dios Baco se sucedieron entre tangos y boleros, en el famoso “Bar Continental” propiedad de Don Luciano García (Fallecido), ubicado en la Plaza Zamora de Cúa. Era muy agradable llegar aquel “templo del tango” y disfrutar de una bebida dulce refrescante, conocida popularmente como guarapita, acompañado de los amigos, charlando y oyendo en la famosa “Rockola”, aquella colección de buena música, seleccionada por el gusto de Don Luciano. Nuestros oídos se acostumbraron a los compases del bandoneón porteño, a las voces de Gardel, Charlo o Libertad Lamarque, a la forma amanerada de cantar boleros y guarachas de José Luís Moneró, a la ternura de Leo Marini. Para señalar una pequeña muestra del repertorio “rockolero”.

     Es una lástima que el tiempo, en su inexorable marcha, acabó con tantas cosas hermosas, sólo nos queda el grato recuerdo de una Cúa que se nos fue.

     Sin embargo podemos revivir en la memoria de nuestras papilas gustativas algunas recetas espirituosas como: El Zamurito, la leche de burra, la malagueta, el berro, la mistela y la famosa guarapita, obra maestra de la alquimia licorera de Don Luciano.

     Es cierto que hoy no contamos con aquella maravilla de aguardiente, llamado El Yagual, libre de la química artificiosa, elaborado de puro jugo de caña, en la hacienda de los Salvatierra, mitad del camino entre Cúa y San Casimiro. Sin embargo podemos intentarlo con lo que tenemos.

INGREDIENTES PARA LA GUARAPITA.

1 LITRO DE AGUARDIENTE DE CAÑA DE BUENA CALIDAD

½ LITRO DE JUGO DE NARANJA (Evitar el uso de jugos envasados)

10 LIMONES CRIOLLOS. (Extraer el zumo)

½ PAPELÓN O PANELA DE BUENA CALIDAD

(Si no consigue la panela o papelón use 200 gramos de azúcar)

Una pequeña raspadura de nuez moscada (Opcional)

½ cucharadita de bicarbonato de sodio. (Opcional)

ELABORACIÓN

     Conseguir naranjas de buena calidad, exprimir, utilizar solo el jugo, aproximadamente medio litro. Hacer lo mismo con los limones. Para hacer el “melao” o jarabe utilice la panela o papelón de buena calidad, en medio litro de agua una vez que lo pique en pedazos pequeños, se monta al fuego hasta que se disuelva, no debe quedar espeso. En caso de utilizar un papelón  de baja calidad se debe colar antes de unir al aguardiente. Si utiliza azúcar, el procedimiento es el mismo.

     Una vez que tenga listo el jarabe o “melao” en un envase grande debe unir con el aguardiente, agregar la raspadura de nuez moscada y la ½ cucharadita de  bicarbonato, batir con una paleta, agregar los jugos de naranja y limón, continuar el batido. Una vez que estén integrados todos los ingredientes se prueba la guarapita, se ajusta el sabor, de acuerdo al gusto, puede ser más aguardiente, más jugo, o más papelón Se embotella y se enfría. Para tomar se puede agregar hielo.

     Hágala y pruébela, pero mucho cuidado si  bebe más de la cuenta. Se deja “colar” suavecito y también le “agarra” suavecito. El bicarbonato evita la resaca, guayabo o ratón, como lo llamamos los venezolanos.