Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘guerra federal’

Hoja de Servicios del Valiente Ciudadano General Ezequiel Zamora Correa

Por: Iván López Calero

     Nació en el pueblo de Cúa, valles del Tuy, de la antigua Provincia de Caracas, el 1° de febrero de 1817.

     Fueron sus legítimos padres, Don Alejandro Zamo­ra y Doña Paula Correa.

    Hizo sus estudios de primeras letras en Caracas, en la Escuela Lancasteriana de 1826 al 1827 y luego en el plantel que regentó el señor Vicente Mén­dez, en la esquina de las Mercedes en la misma ciudad.

   Desde 1838 se residenció en Ciudad de Cura, donde ejerció el comercio, ya como dependiente, ya como socio industrial y por último establecido por su propia cuenta.

     Zamora casó en 1855 con la Señora Estéfana Falcón.

     En 1844 principió su carrera pública que terminó con su muerte el 10 de enero de 1860, después de haber servido catorce años a la Causa Liberal y uno a la Federal, de la que fue su Precursor.

El Valiente Ciudadano General Ezequiel Zamora CorreaEl Valiente Ciudadano General Ezequiel Zamora Correa (más…)

Ezequiel Zamora y la Batalla de Santa Inés

Por: Iván López Calero.

“¡Zamora!, ¡Genio sublime!,  Algún día verá el viajero tu sepulcro como se ve la tumba blanqueada donde duermen el sueño eterno Foción y Epanimondas, Trasíbulo y Pompeyo, y los verá con más veneración, porque fuisteis más grande y uniste al  genio del guerrero con la inspiración del cristiano”.

Benigno González, 1864.

General Ezequiel Zamora Correa, Cúa 1817 - San Carlos 1860General Ezequiel Zamora Correa, Cúa 1817 – San Carlos 1860

Intro

      Ezequiel Zamora nació en Cúa, el 1° de febrero de 1817, en medio de la Guerra de Independencia, fue un destacado militar y político de la Guerra Federal Venezolana. A la edad de 23 años, en 1840, empezó a militar en las filas del partido Liberal venezolano, luego en 1845 participó como subteniente de milicias en la defensa de La Villa de San Luis de Cura a raíz de los ataques de las partidas de alzados de Juan Silva contra la República de Venezuela, en 1846 a la edad de 29 años se une a la Rebelión Popular y se convierte en el máximo líder de la misma, siendo aclamado como El General del Pueblo Soberano. (más…)

Efemérides de los Valles del Tuy (Diciembre)

Por: Iván López Calero.

05/12/1967 – Para ese día es constituido el Distrito Independencia (hoy municipio independencia) al ser separado del distrito Paz Castillo, designando como su capital a Santa Teresa del Tuy, este acto fue realizado por orden de la Asamblea Legislativa del estado Miranda presidida por el Diputado Domingo Morales Torrella, junto a Gonzalo Álvarez presidente de la Junta Comunal y Gustavo Rodríguez Ramos concejal.

Creación del distrito Independencia05-12-1967Firma de las Actas de creación del Distrito Independencia el 05 de diciembre de 1967.

08/12/1951 – Es fundado el Centro Social Cultural “Juan España”, hoy Casa Municipal de la Cultura “Juan España” ubicado en Santa Teresa del Tuy.

10/12/1859 – Se libra la Batalla de Santa Inés, en la cual el ejército Federal liderado por el General Ezequiel Zamora, cueño de nacimiento, derrota al ejército centralista; se considera esta batalla como fundamental en el proceso de la Guerra Federal y como testimonio de las excepcionales cualidades de Zamora como conductor de tropas.

Ezequiel Zamora por Ciro Rivas, 2005Ezequiel Zamora a caballo.

13/12/2013 – Día de las fiestas patronales de Santa Lucía en el Valle del Tuy.

Santa Lucía martirSanta Lucía mártir.

15/12/1858 – Nace en Cúa Cristóbal Rojas, afamado pintor venezolano cuya obra comprende varias etapas artísticas que van desde el claroscuro pasando por el simbolismo, el materialismo, el paisajismo y la figura natural, sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 27 de diciembre de 1958.

Cristóbal RojasCristóbal Rojas Poleo.

17/12/1837 – Ese día llega José Antonio Páez al Valle del Tuy, específicamente a la hacienda del General Castillo-Veitía, en compañía de algunos oficiales entre ellos Felipe Macero. Páez salió a encontrarse con Dionisio Cisneros en  su cantón del Cerro del Lagartijo y como resultado del encuentro se dio fin a las andanzas guerrilleras del Fiel Indio al Rey (Dionisio Cisneros).

22/12/1837 – Muere en Caracas el Ocumareño Lino Gallardo, llamado el Haydn de Venezolano, compositor de canciones patrióticas, director de orquesta y ejecutante del violín, violonchelo y contrabajo. A este destacado músico se le atribuye la creación de la música original del himno nacional de Venezuela. Fue discípulo de Juan Manuel Olivares en la Academia de Música de Caracas que fundó el Padre Sojo en 1784 (Pedro Ramón Palacios y Sojo, tío de Simón Bolívar).

Lino GallardoLino Gallardo.

23/12/1846 –  Es fusilado en la plaza de San Jacinto (hoy Plaza Bolívar de Caracas) Rafael Flores “El Calvareño” guerrillero alzado de la Revolución Popular, oriundo de Caujarito, cantón de Charallave valles del Tuy, según las leyendas, el Calvareño se mantuvo sereno y sin miedo ante el pelotón de fusilamiento.

Guerra Federal

27/12/1958 – Son llevados al panteón nacional los restos del pintor Cueño Cristóbal Rojas Poleo, con motivo de la conmemoración de los cien años de su nacimiento.

Panteón Nacional de VenezuelaPanteón Nacional de Venezuela; Foto Iván López.

Efemérides de los Valles del Tuy (Octubre).

Por: Iván López Calero.

01/10/1947.- Llega la Maestra Consuelo Hernández con el cargo de Maestra Nº 4 a la Escuela Federal Graduada Lesbia Platers población de Cúa.

Consuelo HernándezMaestra Consuelo Hernández.

07/10/1774  Celebración del Día de la Virgen del Rosario, como Patrona de Cúa, municipio Rafael Urdaneta, Estado Bolivariano de Miranda. 

Nuestra Señora del Rosario de Cúa 1Virgen del Rosario.

13/10/1932.- Nace en Santa Lucía del Tuy, Libio Figueroa, Gloria del beisbol regional y nacional, se dedicó al entrenamiento beisbolístico de niños, perteneciendo a la Organización Criollitos de Venezuela, con el Señor Del Vecchio… Luego pasó a equipos Federados, donde en el año 1981 quedó campeón contra el Estado Aragua, donde retuvieron el Título Nacional. Entrenó a muchos jugadores, que han sido célebres, como Baudilio Díaz, Catcher (de Cúa); Oswaldo Guillén, Short stop (de Ocumare del Tuy), Leonardo Hernández, “Trapera”, 3ra Base (de Santa Lucía), Alexander Ramírez (de Yare), Edgar y Edgardo Alfonzo, el primero Short stop y el segundo 2da y 3ra Base (de Soapire, Santa Lucía), Harold Valdirio, 3ra Base (de la Pastora, Caracas).

LIBIO FIGUEROALibio Figueroa.

14/10/1880.- Por decreto del Ilustre Americano, general Antonio Guzmán Blanco, es mandada a construir y erigir una escultura del general Ezequiel Zamora primer soldado de la Federación Venezolana, la misma fue construida por el escultor francés Vital Dubray y luego fue colocada en la plaza de la revolución de Abril (hoy plaza de capuchinos en Caracas) el 1 de septiembre de 1881.

Escultura de Ezequiel Zamora en la Plaza de la Revolución de Abril (Hoy Plaza de Capuchinos) realizada en Bronce por Vital Dubray en el Aó 1881.lEscultura de Ezequiel Zamora en la plaza de la revolución de abril.

15/10/1771.-  Celebración de las Fiestas Patronales de Santa Teresa del Tuy, municipio Independencia del Estado bolivariano de Miranda. esta Población de los Valles del Tuy fue elevada a Parroquia Eclesiástica el 14 de octubre de 1771 y celebra sus fiestas patronales el 15 de octubre, por ser el día de las fiestas de Santa Teresa de Jesús.

Iglesia Santa Teresa de Jesús, Municipio Independencia, Foto de Iván LópezIglesia de Santa Teresa del Tuy, Foto Iván López.

15/10/1908.- Nace en la hacienda cafetalera Bagre en Cúa, hoy municipio Rafael Urdaneta, María Teresa Castillo, destacada activista política, periodista y diputada venezolana, con una amplia trayectoria en la cultura de Venezuela, fundadora y Presidenta de la Fundación Ateneo de Caracas.

Maria Teresa CastilloMaría teresa Castillo.

18/10/1690.- Conmemoración de la Fundación del Pueblo de Cúa, actual municipio Urdaneta, del Estado Bolivariano de Miranda. Esto debido a la ausencia de un documento de fundación, desde principios del siglo XVIII los obispos de Caracas, Venezuela, tomaron del libro más antiguo (Libro de Bautizos) de la población de Cúa, el documento más antiguo (una partida de bautizo) fechada el 18 de octubre de 1690, convirtiéndose así, en el referente  para señalar la antigüedad de la población.

Iglesia de Cúa, Año de 1926Iglesia Nuestra Señora del Rosario, Cúa.

21/10/1766.- Ese día ocurre el llamado Terremoto de Santa Úrsula, el terremoto se sintió principalmente en Caracas, La Guaira y en los Valles del Tuy, en el Pueblo de Cúa específicamente, se tuvo como consecuencia que gran parte de la iglesia sufrió serios daños y se calló parte de la torre principal, esa iglesia había sido la primera construida entre 1758 a 1765, posteriormente a ese terremoto fue reparada.

21/10/1820.- El Gral. José María Carreño, nacido en Cúa e ilustre prócer de la Independencia, Dirige con el Cargo de Coronel, la batalla de Río de la Fundación en Colombia, contra las fuerzas realistas dirigidas por el general Vicente Sánchez de Lima en la cual salió victorioso el prócer venezolano.

José MarÍa CarreñoGeneral José María Carreño.

24/10/1788.- Nace en Maracaibo el General Rafael José Urdaneta Farías. Militar y político venezolano, prócer de la Independencia de Venezuela y la Nueva Granada, último presidente de la Gran Colombia. Epónimo de un Municipio del Estado Miranda, cuya Capital es Cúa.

General en Jefe Rafael José Urdaneta FaríasGeneral en Jefe Rafael José Urdaneta Farías, imagen tomada de https://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Urdaneta

26/10/1821.- Ese día una partida guerrillera entró violentamente en el pueblo de Charallave gritando ¡Viva el Rey! Según las declaraciones de un vecino de aquella localidad, el capitán de la facción era:

“Una persona alta, delgada, de color zambo claro, con el pelo negro y de buena estampa, su nombre era Gerónimo Cisneros”.

Aquel día aquel realista asaltó en compañía de los hermanos Agustín, Chepito e Ignacio Castro, de José Armas, Tomás Alvarado, el catire José de la Cruz quien recientemente se había desempeñado como tambor del coronel español José Pereira, Francisco Ribas y otros cuyos nombres no recordó el testigo. Tal vez fue esta la única acción que comandó Gerónimo pues al saber que su primo, Dionisio Ramón del Carmen Cisneros Guevara, había levantado una partida mayor que la suya, por el sitio de Las Palomas jurisdicción de Tácata, decidió marchar y unirse a él.

guerra_federal

EFEMÉRIDES DE LOS VALLES DEL TUY (ENERO)

Por: Iván López

01/01/1915 – Nacimiento de Fulgencio Aquino en el caserío Sabaneta, jurisdicción de Tácata, el Maestro, luthiere y virtuoso interprete del Arpa Tuyera.  

Fulgencio Aquino

01/01/1937 – Nacimiento de Manuel Sanoja en San Francisco de Yare, conocido popularmente como El Mocho Sanoja, fue uno de los patrimonios vivientes mas importantes de Venezuela, artesano fabricante de las mascaras de los Diablos Danzantes de Yare, capatas mayor y promesero por mas de 50 años de esta conmemoración religiosa, promotor en las nuevas generaciones de esta tradición tuyera.

Manuel Salvador El Mocho Sanoja Capataz Mayor Diablos de Yare Fallecido el 07 de Marzo de 2010

01/01/1846 – Nacimiento de Francisco Tosta García en Charallave, Político, militar venezolano y candidato presidencial. Se destacó también como escritor costumbrista, historiador, periodista y novelista. Fueron sus padres Alejandro Tosta, comerciante, y Manuela García, pasó su infancia en Caracas. Los sólidos conocimientos humanísticos que desarrolló a través de su vida los adquirió de forma autodidacta.

Francisco Tosta García, Imagen tomada del Cojo Ilustrado Nº 69 del 1 de Noviembre de 1894

03/01/1891 – La Asamblea Legislativa del llamado Gran Estado Miranda de los Estados Unidos de Venezuela sanciona La Ley de División Política Territorial, en la cual se designa a Ocumare del Tuy como Capital del Distrito que llevará el nombre de “Tomás Lander” (anteriormente llamado Distrito Ibarra), con el que se conoce hasta hoy día.

Plaza de Ocumare del Tuy

07/01/1941 – Nacimiento de Rogelio Bianco Díaz, Nace en Cúa Rogelio Bianco Díaz, eminente artista plástico, poeta, ensayista, historiador y maestro del juego ciencia.

10/01/1860 – Día de duelo por la Muerte del General Ezequiel Zamora en San Carlos Estado Cojedes, victima de la traición y de un francotirador, el líder de la Revolución Federal, General del Pueblo Soberano, el Valiente Ciudadano, nacido en Cúa.

Detalle del Mural Lanceros de Zamora en Santa Inés

23/01/1621 – Es en esta fecha que se realiza la primera fundación del pueblo de Santa Lucía de Pariaguan en la cabecera de la quebrada denominada “Prepo” por los Mariches.

Fotografía aérea de Santa Lucía (1954)

24/01/1933 – Rosa Martínez de Bello, Nace en Charallave la insigne educadora, maestra por más de 50 años, fundadora del Colegio Nuestra Señora de Coromoto, ubicado en Charallave, una de las instituciones educativas de mayor prestigio en el Tuy.

Maestra Rosa Martínez de Bello

28/01/1911 – Llegada del primer viaje del Ferrocarril Central de Venezuela a los Valles del Tuy, en la estación de Santa Lucía.

Estación del Ferrocarril Central de Venezuela en Santa Lucía del Tuy.

30/01/1846 – Nacimiento de Juan Antonio Pérez Bonalde, Nace en Caracas el poeta romántico, epónimo  de la casa de estudios de mayor tradición en el Tuy, el Liceo Pérez Bonalde, fundado en 1945 como Colegio Federal Ocumare del Tuy y desde 1950 como Pérez Bonalde.

Perez Bonalde, Juan Antonio

LA ESTATUA PEDESTRE EN BRONCE DEL GENERAL EZEQUIEL ZAMORA

Subido por: Iván López.

ACTA DE LA COLOCACIÓN DE LA PIEDRA FUNDAMENTAL DE LA ESTATUA PEDESTRE EN BRONCE DEL GENERAL EZEQUIEL ZAMORA

Esta estatua del Valiente Ciudadano, general Ezequiel Zamora, primer soldado de la Federación Venezolana, fue mandada a levantar por Decreto del Ilustre Americano, general Antonio Guzmán Blanco, Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela, fecha 14 de octubre de 1880, año 17 de la Ley y 22 de la Federación, y colocarla en la Plaza de Abril. 

El Gobierno confió a los señores Lassére Freres de Paris, la comisión de hacer ejecutar esta estatua, de dos metros de altura, y el artista señor Vital Dubray  de la ciudad de Paris, la fundió en bronce. 

La Junta de Fomento de plazas y Alamedas publicas, compuesta de los ciudadanos doctor J. Felipe Machado, Presidente; Felipe Francia, Carlos Díaz, Pedro P. Fontes, Carlos Benítez, Carlos Rojas, W. Gelbardt, N. F. Hellmund, Antonio Domínguez, José Domingo Sosa, Luis Antonio Hernández, W. Guzmán, Eduardo Albrand, José Antonio Mosquera, Alejandro Espinoza, Cosme del Olio, Valerio González, Julián Montes de Oca, doctor Ezequiel Jelambi, y Domingo Garban, vocales, y Guillermo Fontes, Secretario, representada la Junta Seccional de la Plaza de Abril, que la componen los miembros, ciudadanos doctor Ezequiel Jelambi, Domingo Garban, José Valerio González, y Julián Montes de Oca, fue encarga-do para la erección de la estatua.

Constituida la Junta, presidida por el Ministro de Obras Publicas, ciudadano Ramón Azpúrua, hoy 1º de septiembre de 1881, en la Plaza de Abril se procedió a la ceremonia de colocar esta piedra fundamental, bajo la cual se encuentran con esta acta el libreto titulado La Batalla de Santa Inés, el Decreto de 7 de enero de 1864, honrando con varias disposiciones la memoria del general Ezequiel Zamora y concediendo gracias y pensiones a sus señoras madre y viuda, y el Decreto de erección. 

Para constancia de este acto firman los nombrados en Caracas, a 1º de septiembre de 1881. — Ano 18 de la Ley y 23 de la Federación. — R. Azpúrua. E. Jelambi. Domingo Garban. José Valerio González.  J. Montes de Oca.

(Tomado de la Memoria de Obras Públicas, págs., 164 a 165, Tomo II, 1882).

Escultura de Ezequiel Zamora puesta en la Plaza de la Revolución de Abril (Hoy Plaza de Capuchinos, en Caracas) realizada en Bronce por Vital Dubray en el Año 1881.

LA SANTA PROTECTORA DE CHARALLAVE

Por: Fermín Luque Olivo.

SANTA ROSA DE LIMA.

   Eran los tiempos de la Guerra Federal. Por el antiguo camino de Coruma y Perro Seco, entre Santa Teresa del Tuy y Charallave, avanza en tropel un grupo guerrillero encabezado por un general de montoneras. En esos días turbulentos, las guerrillas infestaban los caminos del territorio nacional. Por todas partes cundía el torbellino de las rebeliones. Los grupos de bandoleros que asaltan impunemente los pueblos.

     Las improvisadas soldadescas cabalgaban como fugitivos.

  En Barlovento y Valles del Tuy se sublevaban las antiguas esclavitudes. Nuevamente se cierne sobre la patria un ambiente de guerra civil. En Río Chico una insurrección de negros incendió el poblado. Tacarigua, Curiepe, Guatire y Caucagua se transforman en escenarios de asaltos y contiendas.

    Los federales alborotan en Santa Lucía con una serie de revueltas y escándalos. Los esclavos se alzan en Ocumare del Tuy y Cúa, mientras que en Tácata denuncian la presencia de una banda de malhechores que aterroriza a sus humildes moradores.

     Las noticias de los desmanes vuelan de posta en posta.

  Pero la peor parte de esas contiendas las ha sufrido Charallave con los constantes saqueos y reclutas de sus hombres que han dejado a la villa abandonada y desprotegida.

    Sin embargo, su gente lucha y se defiende. Así ha sido siempre desde que se fundó el poblado en 1681; sus habitantes se han caracterizado por el amor al trabajo y permanente devoción a su patrona Santa Rosa de Lima, cuya imagen, una pequeña talla labrada en madera que tan sólo tenía una cuarta de tamaño (veinticinco centímetros), se veneraba en el Altar Mayor de aquella iglesia que levantó el Padre José Antonio Rolo, en la Plaza Vieja, construida de bahareque doble, techo de teja sobre obra limpia con siete tirantes de madera labrada, piso de ladrillos y abiertos corredores en los costados.

     Ese era el templo, donde la gente de este pueblo laborioso, humilde, caritativo y sencillo, rendía culto a su hermosa patrona Santa Rosa de Lima.

     Por el antiguo camino de Coruma y Perro Seco, avanza la diablada del pelotón de rostros siniestros que apenas se divisan en el claroscuro crepuscular tuyero. Lanzas en ristre y machetes al cinto.

    Las carabinas en las monturas y en las ancas de las bestias la estela de los ayes de sus víctimas.

   Jinetes sucios y harapientos con sus manchas de sangre en los aceros. Atrás van dejando las huellas de sus atrocidades, rastros de dolor y muerte, mientras remontan las estribaciones de Caiza y Los Anaucos. Galopan con ansias de caudillos.

    Y al anochecer deciden pernoctar en Gamelotal alrededor de una fogata. Esa noche durante la cena planifican, una vez más, saquear la población de Charallave al despuntar el día.

   Terminada la cena guindaron los “chinchorros” para descansar pensando en el botín de la mañana.

   Pero cuando la mayoría del pelotón dormía, una mano sacudió fuertemente las cabuyeras de la hamaca donde dormía el jefe de los guerrilleros, quien al tratar de levantarse sintió que no tenía fuerzas para hacerlo y vio ante sí erguida una hermosa joven con la cabeza orlada de rosas y el cuerpo cubierto con un manto estampado de flores que le dijo con voz firma y decidida: “No se te ocurra entrar a mi pueblo, con tus planes siniestros. Mejor sigue tu camino o te arrepentirás…” y luego la hermosa mujer desapareció entre el brillo de la noche.

   El jefe guerrillero se había quedado mudo, estupefacto, ante aquella fantástica aparición en la que reconoció a Santa Rosa de Lima, patrona de Charallave, y antes del amanecer, después que se repuso del susto, llamó a sus hombres y emprendió el rumbo sin destino cierto por los caminos de los Valles de Aragua.

EZEQUIEL ZAMORA CORREA

Texto Tomado de Fundación Polar.

Ezequiel Zamora Campesino, Óleo por Rafael D´ Montijo, 2009.

        Dirigente popular y estratega militar, primer lider de los movimientos sociales en el siglo XIX Venezolano. Nació en Cúa, Edo. Miranda, el 1º de Febrero de 1817. Hijo de Alejandro Zamora y de Paula Correa, modestos propietarios pertenecientes al estrato de los «blancos de orilla». Recibe la rudimentaria instrucción que podía brindarle una zona rural todavía convulsionada por las luchas de la emancipación. Luego, en Caracas, prosigue estudios primarios en la escuela lancasteriana. Es la única educación formal que conoce. Sin embargo, gracias al temprano acercamiento a su cuñado, el alsaciano Juan Caspers, adquiere informaciones sobre la situación política y sobre los movimientos revolucionarios de Europa, por cuyas contingencias se interesa en extremo.

         Los años que transitan de la infancia a la adolescencia cuentan con la compañía y las noticias de Caspers, a las cuales se agrega la presencia y la posición progresista del abogado José Manuel García, también vinculado a su familia; éste último le explica filosofía moderna, historia universal y fundamentos de derecho romano, hablándole también de los «principios de igualdad» y de la necesidad de su implantación en Venezuela. No se sabe qué entendía el abogado por «principios de igualdad», seguramente la necesidad de hacer cumplir las promesas de justicia pendientes desde la Independencia.

         Provisto de estas ideas en torno al mundo y al cambio social, el joven Zamora comienza a viajar hacia el Guárico con el objeto de comerciar con ganado, pero pronto se establece en Villa de Cura (Edo. Aragua) para fundar una tienda de víveres. La tienda prospera por la seriedad que pone en sus tratos el recién llegado, quien expande sus nexos mercantiles, apenas reducidos al menudeo de reses, caballos y productos agrícolas, hasta las aledañas localidades de Cúa, San Francisco, San Juan, San José, El Pao, Calabozo y algunas aldeas de Apure.

Ezequiel Zamora, Óleo por Martin Tovar y Tovar 1884.

       El desarrollo de su prestigio de comerciante probo y de sujeto respetuoso en las transacciones con los modestos clientes lo convierten en una respetable referencia en el mundillo de los negocios locales, situación que ya es una realidad estable cuando comienzan en Caracas, los enfrentamientos cuyo desarrollo provocará la escisión del grupo político dirigente. La brecha entre los descontentos y el gobierno aumenta hasta el punto de que el malestar junta las voluntades refractarias en un movimiento cuya primera evidencia de oposición frontal es la fundación del Partido Liberal y la edición de El Venezolano en 1840.

       El general José Antonio Páez es la cabeza del sector oficial y Antonio Leocadio Guzmán desde las columnas de El Venezolano se convierte en jefe de la bandería antagónica. Las críticas del liberalismo originan un animado debate a través de la prensa y un interés cada vez mayor por los negocios públicos. Merced al carácter sencillo de las censuras a la gestión gubernamental hechas a través de El Venezolano y otros periódicos que lo imitan en provincia, nace un movimiento liberal masivo en el cual se inscribe el joven pulpero de Villa de Cura.

    Desde la fundación del partido, Zamora se convierte en dirigente regional y en lector asiduo del periódico oposicionista. Quienes ya lo conocen por su intachable desempeño como mercader parroquial, se aproximan confiados a escuchar el mensaje que comenta siguiendo las pautas de la prensa partidaria. Mas su discurso no es idéntico al de los voceros liberales. A los editoriales políticos, agrega comentarios sobre la injusticia predominante, sobre la mala distribución de la tierra y sobre la explotación del pueblo por los «godos», en un lenguaje tan llano como el del pueblo.

       Los campesinos que, en crecido número, habitan una región en la cual se siente seriamente la crisis agrícola y el peso del latifundio, encuentran un nuevo líder en Zamora quien explica, de manera tan próxima a sus problemas, los planteamientos del Partido Liberal. Por consiguiente, el influjo de Zamora traspasa los confines mercantiles para fraguar un ascendiente que controla poco a poco a la gente humilde. A la sazón aumenta la beligerancia de los liberales en la capital y crece el prestigio de Antonio Leocadio Guzmán, de cuyas prédicas surge la primera clientela masiva en torno a una bandería política.

Ezequiel Zamora con Sombrero y Quepis por Carlos Vargas (Óleo, 1992)

      A partir de 1843, se profundiza la crisis económica y brotan signos de malestar que anuncian la proximidad de una convulsión. Cuando el general Carlos Soublette accede a la presidencia ese año, suben de tono la crítica a los «godos» y el ardor de la polémica. Zamora asienta entonces su influjo como jefe regional del liberalismo, cuya campaña proselitista dirige con vistas a las elecciones de 1846. Se presenta en ellas como candidato a «elector» por el cantón de Villa de Cura, pero su nominación es objetada a través de procedimientos que él y sus partidarios tildan de compulsivos e ilegales.

      El episodio refleja una tensa situación a escala nacional, cuyo cruento desenlace pretende evitarse mediante una entrevista entre José Antonio Páez y Guzmán. El jefe liberal cuenta a Zamora entre su comitiva y en su guardia de honor, pero la reunión de los 2 líderes es frustrada por alzamientos espontáneos de campesinos en la región central que obligan al séquito liberal a dispersarse. Zamora llama inmediatamente a «hacer la guerra a los godos» en beneficio de los pobres, mientras Páez es nombrado jefe del ejército. En definitiva, Zamora se levanta en armas el 7 de septiembre de 1846, en la localidad de Guambra. «Tierra y hombres libres», «Respeto al campesino», «Desaparición de los godos», son las consignas esenciales de quien la gente comienza a llamar «general del pueblo soberano».

       A poco reconocen su jefatura, El Indio Francisco José Rangel, quien antes ha asaltado la hacienda Yuma de Ángel Quintero, figura clave del oficialismo; Zoilo Medrano y José de Jesús González, el Agachado, que ya han propuesto la libertad de los esclavos y la muerte violenta de los blancos. Se trata de líderes analfabetas de procedencia genuinamente popular, que ven en su nuevo jefe el factor de cambio real. Con un ejército de base campesina, Zamora entra en San Francisco de Tiznados y libra las acciones victoriosas de Los Bagres y Los Leones, pero debe batirse en retirada después del combate de Pagüito.

Ezequiel Zamora leyendo para los amigos en su Pulpería de Villa de Cura.

       No pierde entonces oportunidad de insistir en la urgencia de una transformación que favorezca a los pobres. El 26 de marzo de 1847 es capturado y puesto a disposición del juez de primera instancia, en Villa de Cura; el tribunal lo condena a muerte el 27 de julio, pero lo libra del cadalso su fuga de la cárcel. Luego, el presidente José Tadeo Monagas le conmuta la pena y lo coloca a su servicio en el batallón de Villa de Cura. Entre enero de 1848 y septiembre de 1849, Zamora participa en las campañas del gobierno contra el paecismo alzado. Barinas, Quisiro, Cabimas y San Carlos, son los sitios en los que demuestra su valor y su talento militar. Le corresponde entonces la responsabilidad de conducir prisionero a Páez, de Valencia hasta Caracas.

       En adelante, ocupa la comandancia de las siguientes guarniciones durante el monagato: Maracaibo, Ciudad Bolívar, Barcelona y Cumaná. Se le asciende al grado de general de brigada en 1854; pero no sólo lo favorece la fortuna desde el punto de vista castrense: en 1856 se casa con Estefanía Falcón, viuda de un propietario extranjero y hermana del general Juan Crisóstomo Falcón, factor político de importancia en el occidente del país; oficia las nupcias el arzobispo Silvestre Guevara y Lira y es testigo la esposa del presidente José Tadeo Monagas. Zamora se retira entonces del servicio activo para fomentar las fincas de su esposa, en la provincia de Coro. Retorna a la vida pública cuando estalla la Revolución de Marzo de 1858 que, junto con los principales cabecillas del liberalismo, lo persigue y lo condena al exilio. En Curazao anima inmediatamente clubes federales y establece contacto con sectores subversivos de occidente, mientras Juan Crisóstomo Falcón hace lo mismo desde la isla de Saint Thomas. Los alzados que provocan el estallido de la Guerra Federal en Coro, el 20 de febrero de 1859, reconocen a Falcón como caudillo supremo del movimiento; con el objeto de ponerse al frente de las operaciones bélicas, el 23 de febrero Zamora desembarca en La Vela de Coro.

Ezequiel Zamora, Óleo por Ciro Rivas, 2005

     Denominándose jefe de operaciones de occidente, hace que Coro se constituya en estado federal (25.2.1859) y organiza un gobierno provisional de Venezuela (26.2.1859). Resulta victoriosa la campaña que entonces realiza, gracias a la movilidad y disciplina que imprime a un ejército popular que crece constantemente, tanto en número como en entusiasmo, debido a su influencia personal. El 23 de marzo, triunfa en el encuentro de El Palito, a partir del cual planifica sus movimientos hacia los llanos occidentales. Toma San Felipe el 28 de marzo y reorganiza la provincia como entidad federal con el nombre de estado Yaracuy. A continuación, hace triunfales entradas en Yaritagua y Cabudare, mientras los jefes del gobierno lo persiguen sin ofrecerle combate. Primero León de Febres Cordero y luego, José Escolástico Andrade y José Laurencio Silva, fracasan en el objetivo de detenerlo.

      La lentitud y las previsiones del Ejército constitucional le permiten marchar con comodidad hacia Portuguesa, en cuyo territorio obtiene un sonado triunfo cuando bate a las fuerzas del gobierno en Araure, el 5 de abril de 1859.

       Después de intentar sin éxito la toma de Guanare, marcha hacia Barinas, cuyo asalto emprende el 16 de abril; ante la resistencia de los defensores, ordena el incendio de la plaza y se retira hasta San Lorenzo, donde aumentan sus tropas por la incorporación de nuevos contingentes populares. Con mayor fuerza intenta de nuevo la captura de Guanare, pero ante la proximidad de un poderoso ejército central, debe conformarse con entrar a la desguarnecida plaza de Barinas. Allí establece un nuevo estado federal y recibe el título oficial de valiente ciudadano (14.6.1859). Dedica entonces 3 meses a la organización de sus fuerzas, con vistas a realizar una acción decisiva que le permitiese después la marcha hacia el centro. Tal acción es la batalla de Santa Inés, ocurrida el 10 de diciembre de 1859, en la cual derrota al Ejército centralista; se considera esta batalla como fundamental en el proceso de la Guerra Federal y como testimonio de las excepcionales cualidades de Zamora como conductor de tropas.

Escultura de Ezequiel Zamora en la Plaza de la Revolución de Abril (Hoy Plaza de Capuchinos) realizada en Bronce por Vital Dubray en el Año 1881. (Fotografía Tomada del Cojo Ilustrado)

       Después de Santa Inés, el Valiente Ciudadano toma rumbo hacia el centro del país, a través de Barinas y Portuguesa, pero antes de aproximarse a Caracas, resuelve el asalto de la ciudad de San Carlos; durante las acciones preliminares para la toma de la plaza, recibe un balazo en la cabeza que le produce la muerte. Su deceso tuerce el rumbo positivo que tomaba el conflicto para los federalistas y produce la pérdida del más importante líder popular venezolano del siglo XIX. En la primera estación de su carrera política (1840-1847) insiste en planes que, como el reparto de las tierras y la liquidación de los «godos», implican un designio de carácter revolucionario. Durante la Guerra Federal, aparte de preparar con extraordinaria lucidez la estrategia castrense, se ocupa esencialmente de organizar las entidades federales y en afinar los mecanismos políticos de la futura nación, sin insistir en la orientación social del principio.

       Muere en San Carlos, Edo. Cojedes, el 10 de Enero de 1860. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 13 de noviembre de 1872.

Escultura de Ezequiel Zamora en la Plaza Ezequiel Zamora en Cúa, realizada en Bronce por Vital Dubray en el Año 1881 y colocada en esta plaza en el año 1959. (Fotografía de Iván López)

BIBLIOGRAFÍA

ALVARADO, LISANDRO. Historia de la Revolución Federal en Venezuela. 4ª ed. Caracas: Oficina Central de Información, 1975

BRITO FIGUEROA, FEDERICO. Tiempo de Ezequiel Zamora. 5ª ed. Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1981

BOTELLO, OLDMAN. Genealogía del general Ezequiel Zamora: apuntes para su estudio. Villa de Cura: Asamblea Legislativa del Estado Aragua, 1994

CORREA, PAULA. Representación de Paula Correa de Zamora, madre del general Ezequiel Zamora, solicitando revocación del auto dictado en su contra por el Tribunal de Primera Instancia. Caracas: s.n., 1865

DÍAZ SÁNCHEZ, RAMÓN. Dos rostros de Venezuela. [Ensayo histórico-biográfico sobre Ezequiel Zamora y Antonio Guzmán Blanco]. Caracas: Asociación de Escritores Venezolanos, 1949

GIL, JOSÉ MARÍA. Muerte de Zamora. Caracas: Centro Editorial, 1894

GONZÁLEZ, BENIGNO. Biografía del ilustre ciudadano Ezequiel Zamora. Caracas: Oficina Central de Información, 1975

La Federación y la guerra: historiografía. Caracas: Oficina Central de Información, 1976

GUZMÁN BLANCO, ANTONIO. En defensa de la causa liberal. 2ª ed. París: Imprimerie Lahure, 1894

Muerte del general Ezequiel Zamora. París: Imprenta de A. Lahure, 1894

LANDAETA ROSALES, MANUEL. Biografía del valiente ciudadano general Ezequiel Zamora. Caracas: Oficina Central de Información, 1975

MARTÍNEZ GALINDO, ROMÁN. Ezequiel Zamora y la batalla de Santa Inés: la acción bélica más formidable librada en territorio venezolano. Valencia: Vadell Hermanos, 1992

Opúsculo histórico de la revolución desde 1858 a 1959. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1983

PACHANO, JACINTO REGINO. Muerte del general Ezequiel Zamora. Caracas: Centro Editorial, 1893

RODRÍGUEZ, ADOLFO. Ezequiel Zamora. Caracas: Ministerio de Educación, [1986]

RUIZ GUEVARA, J.E. Zamora en Barinas. Mérida: Editorial Multicolor, 1977

TAPIA, JOSÉ LEÓN. Ezequiel Zamora a la espera del amanecer. Caracas: Ediciones Centauro, 1993

Por aquí pasó Zamora. 6ª ed. Caracas: Ediciones Centauro, 1992

VILLANUEVA, LAUREANO. Vida del valiente ciudadano general Ezequiel Zamora. Caracas: Monte Ávila, 1992.

Reseña del Museo Casa Natal del G/J Ezequiel Zamora Correa

Por: Iván López Calero

Fachada Casa Natal del G/J Ezequiel Zamora en Cúa, Estado Miranda

         Esta casa se encuentra ubicada en la población de Cúa, es el Nº 78 de la Calle Gral. Zamora, a una cuadra y media de la plaza Zamora. Es una casa que fue construida a finales del siglo XVIII entre 1780 y 1785 aproximadamente, en su época fue una casa con potreros, graneros y demás dependencias incluyendo la casa principal.

       La misma es una casa colonial, clasificada como casa orgánica ya que fue construida con materiales nobles (naturales poco procesados por la mano del hombre) la forma de construcción es la tradicional artesanal, donde generalmente se empleaba mano esclava, es de uso netamente familiar y que a través del tiempo a sufrido innumerables transformaciones y reconstrucciones, los materiales presentes en la construcción original son la Caña Brava o Caña Amarga, los Caicos de Arcilla, Paredes de Tapias o paredes elaboradas con Adobes de Barro, Tejas Criollas de arcillas, puntales y travesaños de árbol de Guatacaro, entre otros.

Vista del Zaguan -Entrada a la Casa Natal de Ezequiel Zamora

        La propiedad de la vivienda ha variado en innumerables ocasiones, incluso algunas no se han podido determinar por la falta de documentos, sin embargo algunos de los propietarios de los cuales se tiene registros fueron; Matheo Zamora Pereyra, Francisco Manzo (Panchito), Rito Parra, entre otros.

        Entre las décadas de 1805 ha 1821 la propiedad del inmueble estaba a cargo de Matheo Zamora, tío paterno del Gral. Ezequiel Zamora, esta circunstancia permitió justamente el nacimiento de Ezequiel en Cúa el 1 de febrero de 1817, ya que estando el centro y el occidente de Venezuela bajo el dominio realista desde 1814, todo partidario de la independencia era perseguido, juzgado y condenado, de allí que Alejandro Zamora quien habitaba en Villa de cura, al ser pro independentista se encontrara en esta situación, razón por lo que su hermano Matheo que era pro realista les consigue salvo conducto a Alejandro y sus familiares y los aloja en su casa de Cúa para protegerlos de la persecución española.

Patio Principal y Pasillo de Casa Zamora

        A mediados del siglo XVIII la tradición oral de Cúa nos dice que ésta casa fungió como una especie de hostal u hotel de paso de caminos, ya que de los llanos se traían los arreos de reses, caballos, entre otros, que pasaban por Cúa para su engorde y luego eran conducidos a Caracas y/o al puerto de la Guaira, para su venta; por esta misma causa, también se dice que fue casa de Cambio de Monedas; para el año de 1878 se produce un terremoto cuyo epicentro es justamente el pueblo de Cúa y esta casa es una de las pocas que resiste los embates del mismo, preservándose casi intacta.

       Algunos dirigentes del país como Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez, Eleazar López Contreras, entre otros, manifiestan, «cada uno en su momento» su intención de convertir la casa en museo alegórico al prócer, pero esto nunca ocurre, incluso para el año de 1975, el para entonces presidente de la república de Venezuela Carlos Andrés Pérez, la decreta Patrimonio Histórico de la Nación a través del (Decreto 736 de fecha 14 de abril) pero nunca se ejecutaría éste y la casa continuó en manos de privados.

Pasillo Principal Casa Natal de Ezequiel Zamora

       Posteriormente la vivienda fue tomada como “Hogar de Cuidados Diarios” en la década de los años 80 del siglo XX  y  también  fue casa de algunos partidos políticos, inclusive entre 1992 a 1994 se constituye un grupo de miembros del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200) que logra alquilarla y establecer un centro de reuniones y de contacto con el ex presidente Hugo Chávez frías que se encontraba en Yare para ese momento, incluso a su salida de Yare tanto la Casa de Zamora como la Plaza Zamora de Cúa son visitadas por Hugo Chávez Frías, como símbolo de agradecimiento y respeto al Valiente Ciudadano.

      Para el año 2000 el Cronista del Municipio Urdaneta Adolfo Angulo Pérez le dirige una carta al Ciudadano Nelson Fernández director General del Ceremonial y Acervo Histórico de la Nación y al Ministro de educación Héctor Navarro Díaz, donde les sugiere se realicen las gestiones para solicitar al presidente de la república sea declarada la Casa Natal de Zamora como «Patrimonio Público y Museo Histórico Nacional» el ministro de Educación Héctor Navarro Díaz, presentó un proyecto para la declaratoria del Inmueble como patrimonio, siendo que el presidente Hugo Rafael Chávez Frías aprobó el proyecto para la declaratoria del inmueble como Monumento Histórico Nacional el día 18 de abril del año 2000.

Despacho de Casa Natal del General Zamora

       Luego en 2003 frente a ésta se realiza un “Aló Presidente” en el cual el Presidente Hugo Chávez la decreta “Monumento Histórico Nacional” (Decreto 2.373 del 24 de abril del 2003); y posteriormente el día 24 de enero del 2006 el Gobierno del Estado Bolivariano de Miranda, representado por el para entonces gobernador Diosdado Cabello, inicia los procedimientos para la adquisición del inmueble.

      Durante ese año de 2006 se realizan los trabajos de adecuación y restauración de la Casa, los mismos fueron Coordinados por la para entonces presidenta de Corpomitur Olga Cecilia Azuaje (Titina Azuaje) y conducidos y supervisados por la Arq. Nelly Alcalá. Estos trabajos se terminaron en enero del 2007 y se abre al público el 1 de Febrero del 2007 como Museo Casa Natal del Gral. Ezequiel Zamora, esto en el marco de la celebración de los 190º años del natalicio del Gral. Ezequiel Zamora, al acto asistieron: la Ministra de Turismo Titina Azuaje, el Ministro de agricultura y tierras Elias Jaua, el Gobernador del Estado Bolivariano de Miranda Diosdado Cabello, el alcalde del Municipio Urdaneta Jorge Castro, entre otros. Desde ese día la casa ha mantenido sus atenciones a los visitantes tanto nacionales como extranjeros, realizando actividades culturales y promoviendo la vida y obra del general Zamora y de otras personalidades y hechos históricos de Cúa y el Valle del Tuy.

    Objetos y Fotografías Sala 3 Casa Natal de Ezequiel Zamora.

      Para mediados del 2007 se introduce un proyecto para realizar un anfiteatro dentro de las instalaciones de la Casa y en el mes de Diciembre el gobernador Diosdado Cabello aprueba  y asigna los recursos para la construcción del mismo, los trabajos se inician en abril del 2008, siendo el encargado de la obra el Arquitecto Obdulio Zambrano, los trabajos del Anfiteatro se darían por terminados en Junio del 2010. 

      Entre los meses de Abril y Julio del 2008 se convocó al Primer y Segundo “Concilio Histórico de Cúa”, al cual serían invitados diversas personalidades de Cúa  y de la región del Tuy, con la Finalidad de realizar la compilación de diversos hechos históricos de este Valle y poder editar un Libro como material didáctico, para ser entregado a los diversos alumnos que diariamente visitan el Museo en busca de información, más sin embargo de estas reuniones surgiría la idea de realizar un proyecto mayor dada la cantidad de material del cual disponían los colaboradores y nace así la Asociación Civil Tucuy y su órgano divulgativo WWW.TUCUY.COM, esta asociación se mantuvo vinculada a la casa realizando constantemente actividades y reuniones en la misma hasta el año de 2012.

Mural Lanceros de Zamora en Santa Inés Casa Zamora 

     Desde el mes de Octubre del año 2010 comenzó sus funciones en la Casa Natal del Gral. Ezequiel Zamora El “Programa Alma Llanera” perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar, impartiendo de lunes a Sábados clases en 07 áreas musicales como lo son;  El Lenguaje Musical, la Guitarra Clásica, Arpa Llanera, Piano, Cuatro, Percusión Afro-caribeña y Percusión Latinoamericana y con una plantilla de 10 alumnos en diversos horarios, y funcionó hasta el mes de Octubre del año 2015, con una plantilla de 200 participantes.

     El 1 de febrero de 2013, en el marco de la celebración del  196º aniversario del Natalicio del Gral. Ezequiel Zamora, visita el museo el ciudadano Nicolás Maduro Moros ocupando el cargo de Presidente encargado de la República, en esta visita se ordena la transición para hacer pasar la tutela del MUCNEZ de la Gobernación del Estado Bolivariano de Miranda, al Ministerio de la Cultura, siendo el titular de ese ministerio para ese momento el Profesor Pedro Calzadilla, el cual le asigna al Instituto del Patrimonio Cultural sea el ente encargado de la transición, y para mediados del mes de abril de 2013 se asigna la Casa Natal de Zamora a ser tutela por la Fundación Centro Nacional de la Historia, presidido para ese entonces por el profesor Luis Felipe Pellicer.

Pasillo Principal de Casa Natal de Zamora, Vista a la Sala

       En la actualidad, esta casa ha tomado mayor significado histórico debido a que, el pueblo reconoce el relevante papel que jugó el General Ezequiel Zamora en la historia venezolana. Este museo se vislumbra como un centro cultural donde actores, músicos, poetas, investigadores de historia, estudiantes, cultores y comunidad en general, tienen un punto de encuentro donde pueden compartir y desarrollar sus artes, todo en pro de fortalecer la cultura de los Valles del Tuy y la Identidad de esa región.

Detalle del Mural Lanceros de Zamora en Santa Inés

Fotos: Juan Manuel Carrasco  e  Iván López Calero

Paula Correa Rodríguez “Madre de un Ilustre Tuyero”

Por: Iván López.

    Nacida en Choroní y bautizada en la iglesia matriz de la Villa de San Luís del Cura en 1780, hija de Don Juan Víctor Correa y Doña Bárbara Rodríguez, también oriunda de allí, sin embargo ya sus padres vivían en villa de cura para 1778, fue nieta de Don Domingo Correa,  Dueño de hacienda cafetalera con tres mil árboles y otra de cacao en el sitio de las Torres a mediados del Siglo XVIII, se caso con Don José Alejandro Zamora y Pereyra y de esta Unión nacieron Carlota, Genoveva, Raquel, Antonio José, Gabriel, Ezequiel y Alejandro quien muere siendo apenas un niño, es en esta ciudad donde ejercería la enseñanza de las primeras luces, educando a  los niños vecinos de la villa, en una pequeña escuela que ella misma regentó en el año de 1808 en la casa parroquial de la citada villa.

Paula Correa Rodríguez Madre de Ezequiel Zamora

     Al igual que su esposo se unió al proceso de la independencia incorporándose al bando republicano y participando de manera activa, ayudando en la organización de grupos de mujeres para apoyar  la causa, como enfermeras, cocineras, consiguiendo pertrechos y en algunos casos armas y municiones para la tropa, por estas acciones republicanas serían perseguidos ella y su familia por los realistas.

     Para el año de 1817 teniendo que refugiarse en la población de Cúa en casa de su cuñado Matheo Zamora Pereyra quien incluso les conseguirá Salvoconducto para Alejandro, ella y el resto de la familia, sin embargo persistirá en su participación republicana activa, esto hasta el año de 1821 cuando en la batalla de Carabobo muere su esposo Alejandro.

   Nunca perdería su espíritu rebelde, que siempre la caracterizó, espíritu indomable de la mujer venezolana que es del tamaño de los problemas que se le presentan y que luego revelaría nuevamente durante los años de lucha en los que se vio envuelto su hijo Ezequiel.

    Como madre luchadora traería a la capital del país a sus hijos en el año de 1825 en busca de mejores oportunidades de vida y de estudios para estos, con sus hijas ya casadas se dedicó a la educación de los varones, allí permanecerá residenciada hasta su fallecimiento en 1868.

     Durante las revueltas agrarias acontecidas en venezuela entre 1846 a 1848 sus hijos y sobrinos se involucran en las acciones militares y de conflictos rebeldes, especialmente su hijo Ezequiel, el cual es capturado en 1847 y sometido a un juicio criminal, fuera de toda lógica y claridad, esto motiva en Paula el liderazgo de un movimiento de presión popular, por medio del cual logra que el presidente de la república, para entonces, Gral. José Tadeo Monagas,  le conmute las sentencias a muchos de los reos, entre ellos, su hijo Ezequiel al cual se le cambia la pena de Muerte impuesta, por tan solo diez (10) años de presidio en el Castillo de la isla de San Carlos, situado en el lago de Maracaibo, provincia de Maracaibo.

     Durante esta temporada de presidio se develaron varios intentos de asesinato que se fraguaron en contra de Ezequiel, esto estando en los calabozos de Maracay, no se sabe por órdenes de quien se realizan tales intentos pero si las manos ejecutoras, en este trance, sería Paula quien justamente pondrá al tanto de estos acontecimientos al mismísimo presidente de la República, Gral. José Tadeo Monagas.

      Léase lo que sobre tan azarosa sospecha, expuso la señora madre de Zamora; y el decreto de la Corte Superior que recayó sobre la materia:

Excelentísimo señor Presidente de la República.

           Paula Correa, viuda, legítima madre del desgraciado joven Ezequiel Zamora, llena de respeto y anegada en lágrimas, que expresan el dolor más fuerte de naturaleza, elevo hoy la triste y compasiva súplica al padre general de los venezolanos, el Supremo Poder Ejecutivo, cuya clemencia esmalta sus heroicas virtudes.

           Existe Exmo. Señor, mi desventurado hijo en la cárcel de Maracay, casi privado de comunicación, arrastrando enormes y pesados grillos, que más que la seguridad contra la fuga, trabajan el tormento y el aniquilamiento de su vida.

            En tan dura y desesperante situación, tres veces se ha atentado contra la existencia, empleándose aleves e insidiosos medios, de cuya prueba siempre sabe salvarse el asesino.

            Primero, se fingió que una partida quería acometer en una noche al pueblo para sacarlo de la cárcel. En efecto se hizo correr la noticia, se alarmó el vecindario, y, en confianza, la más criminal, se solicitó del oficial de la guardia de la cárcel, a quien se reveló el plan, que con el pretexto de los confabulados en motín, se le quitase la vida en esa noche a mi hijo. Para persuadirlo, se le decía por el hombre más descarado y cruel, que tiene Venezuela, que era un servicio distinguido que se hacía a la República, matándose a Zamora, para que no se gastase más en custodiarlo, ni en su juicio. La virtud del oficial de la guardia salvó en tan horrible noche, la vida de mi hijo, pues se negó a la criminal maquinación de aquel hombre execrable.

            En la vez segunda, un oficial aprovechando el momento, en que el de la guardia no se hallaba en la cárcel, entró a ella, y desnudando su espada se dirigió al calabozo donde estaba mi hijo. En el acto, quiso el cielo que entrase el oficial de guardia y sorprendido el asesino, no pudo consumar su crimen.

            Frustrados estos medios, se echó mano, Señor Exmo. de otro más infame y aleve.

            A pocos días se logró meter en la comida de mi hijo una hallaca con solimán. La casualidad de haber notado aquél, al dividirla con una cuchara, que ésta se había ennegrecido, lo salvó de la muerte.

           En tan agovioso suplicio ha permanecido mi desgraciado hijo.

           El 29 de agosto último se ha aparentado en Maracay grande alarma, suponiéndose, que varios amotinados en Tacasuruma invadiesen el pueblo. Guardias dobles, patrullas, quién vives, y un tren estudiado de temores agitaron la población. Mi hijo, esperaba de un momento a otro la pérdida de su vida, como fruto del aparato.

           Temo señor, y con sobrada razón, aunque no puedo dar las pruebas de tan abominable y criminal historia, que un asesinato oportunamente perpetrado me quite la esperanza de la clemencia, y de la misericordia del Gobierno de mi patria, y de la humanidad del piadoso corazón de V . E.

           El perverso, que asecha infatigablemente la vida de mi hijo se prepara a burlar la clemencia nacional, dejando a la anciana que suplica en el último desespero, que la arrojará al sepulcro.

           Ya por estas razones, y por la de que la causa de mi hijo será hoy sentenciada en 2a Instancia y se aproxima su término. Y más que todo porque en las escaseces del Erario, no hay con qué sostener la guarnición que custodia la cárcel de Maracay, y porque a ser lícito el temor y el alarma en que se halla aquella villa, no está seguro mi hijo, y según se aparenta está expuesto al asalto de los facciosos. Suplico entrañable y humildemente a V.E. se sirva mandar se traslade inmediatamente a esta cárcel pública, que ofrece más seguridades con la correspondiente custodia, la persona de Ezequiel Zamora; ¡que sea, Exmo. Señor; la ley, y la justicia, y no otro crimen más feo, los vengadores de los errores de mi joven hijo!

Caracas: Septiembre 4 de 1847.

Exmo. Señor.

Paula Correa

  En vista de no recibir respuesta oportuna, Paula, Nuevamente dirige correspondencia al presidente Monagas en los términos siguientes:

       Exmo. Señor Presidente de la República.

      Paula Correa. viuda y legítima madre del joven Ezequiel Zamora, con el alto respeto que debo a V.E. represento.

      En la semana próxima anterior por las razones entonces expuestas, supliqué a V.E. se dignase acordar la translación de mi expresado hijo de la cárcel de Maracay a la de esta Capital, cuya custodia, además de ser más segura, deba garantía a la vida de aquel desgraciado venezolano, mientras que la justicia pública, y la clemencia del Gobierno decretasen definitivamente sobre la suerte del procesado.

      Ahora, Señor Exmo, agrego otra razón poderosa y sostenida por el daño de naturaleza y por las leyes del Estado; y lo hago en virtud de cartas y súplicas, que últimamente he recibido de mi hijo Ezequiel.

       Este en persona, quiere y desea, como uno de los medios más valiosos de su defensa, obra tan amparada, aun por los mayores tiranos y de la tierra, exponer ante el Tribunal Supremo, que va a juzgarlo en última instancia, hechos importantes, circunstancias, que nadie puede explicar, como el mismo acusado, que cuenta ya con la incomparable desgracia de dos sentencias de muerte. Quiere mi desventurado hijo, que lo oiga S.E. la Corte Suprema; y de esta audiencia espera la vida.

       El mismo Dios, oyó a Caín, no obstante de estar en su presencia el cadáver palpitante y el fratricidio de Abel.

       Ante el Areópago, una de las maravillas del mundo judicial, ante aquellos doce ancianos, reputados como divinos.

       Ante el Senado de Roma, que era una asamblea de Reyes, en el concepto de los embajadores de Pirro.

       Y ante las Audiencias Españolas, que representaban la majestad del Monarca, comparecían, y tuvieron el derecho de ser oídos los ciudadanos acusados por delito de muerte.

       Quiere nuestra Constitución que el ciudadano sea oído, antes de ser condenado.

       Dígnese, pues, V.E. padre general de los venezolanos también para que sea oído mi hijo, acordar inmediatamente su traslación a esta cárcel.

Caracas, septiembre 10 de 1847.

Paula Correa

    Narra el escritor venezolano Federico Brito Figueroa, el momento en que Ezequiel Zamora es trasladado de La Villa de San Luís de Cura a Maracay, en Mayo del 1847 y describe una escena desgarradora protagonizada por su madre Paula Correa,  donde se esboza el temple de esta valiente mujer, una vez más, ante la canalla oligarca de la época, siendo Ezequiel torturado y maniatado de todas las formas posibles es arrastrado por la calle por un burro al cual es atado, lo narrado por el autor es del tenor siguiente:

            La madre de Zamora, ahí estuvo, (físicamente destruida, envejecida por la tortura de saber que el hijo se debatía entre la vida y la muerte en manos de sus verdugos, los verdugos del pueblo) moralmente altiva refutaba los agravios, agrediendo verbalmente al comandante Juan Pereira para que le permitiera colocar un sombrero en la cabeza del hijo amado y como aquel energúmeno no se lo permitió, corrió detrás del escolta, no menos de una milla, hasta lograr su objetivo entregando al prisionero un modesto sombrero de cogoyo…

    Esto describe la presencia de Paula siempre atenta a los acontecimientos que rodearon la vida de sus hijos, incluso participando de estos, de tal actividad incluso se llegara a sospechar de su participación como autora intelectual de la fuga de Ezequiel Zamora de la cárcel de Maracay acaecida el 22 de noviembre de 1847.

    Después de la muerte de su hijo Ezequiel continuaría su lucha por reivindicar el nombre de su hijo y el de su familia buscando incluso el reconocimiento de su esposo como ilustre prócer de la independencia de venezuela y el de su hijo como líder máximo del proceso federal venezolano.

Apéndice.

     Ezequiel Zamora fue capturado en la noche del 25 de marzo al pie del cerro Juana Caliente, en las cercanías del río Palambre, jurisdicción de San Francisco de Tiznados. Luego de esto, fue conducido a Villa de Cura, donde se le abrió juicio el 4 de abril y fue condenado a muerte el 27 de julio.

 

Bibliografía citada:

BRITO FIGUEROA, Federico. Ezequiel Zamora. Un Capítulo de Historia Nacional. Caracas, Editorial Ávila Gráfica S.A. 1951.154 pp.

BRITO FIGUEROA, Federico. Tiempo de Ezequiel Zamora. Caracas, Ediciones de la Biblioteca Universidad central de Venezuela, Caracas, Venezuela, 2006, 556 pp.

Fundación Polar. Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas, Fundación Empresas Polar, 2007.

Macpherson, Telasco, Diccionario del Estado Miranda, Imprenta “El Correo de Caracas, Caracas, Venezuela, 1973.

Recalde Antonio, Revista: Personajes Ilustres de Venezuela: Ezequiel Zamora Nº8. Editorial Mediterráneo, Madrid, España, 1968. 72 pp.

RODRÍGUEZ, Adolfo. La  Llamada  del  fuego.  Vida,  Pasión  y  mito  de  Ezequiel  Zamora. Caracas,  Academia Nacional de la Historia, 2005. 377 pp.

VILLANUEVA, Laureano. Vida del Valiente Ciudadano Ezequiel Zamora. San Carlos, Instituto de Cultura Del Estado Cojedes, (Icec) 201. 443 pp.