Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘hombres’

Ezequiel Zamora ¡es pueblo!

Por: Iván López Calero.

Ezequiel Zamora General del Pueblo Soberano, de Gonzalo Morales, adaptación del MINCI

      Zamora es pueblo, porque Zamora procede del pueblo, de ese pueblo llano siempre empobrecido y embrutecido por las oligarquías de turno, no viene de las élites dominantes, no es mantuano, ni siquiera en su contexto de vida fue tratado como blanco criollo, sino que fue tratado por la estructura colonial -aún presente en la Venezuela republicana del siglo XIX- cómo blanco de orilla, siendo esa condición de orillero uno de los tantos elementos que permitirán que Zamora se identifique con los estratos sociales más bajos y reprimidos de la escala social, con los manumisos, con los peones, con el negro esclavizado, con la mujer vejada, porque conoce, vive y padece la misma realidad de ese pueblo llano, unidos todos por sentimientos comunes, entre los que destaca un odio sempiterno en contra del opresor oligarca, pero también, unidos por la esperanza de transformar ese odio en libertad, en tierra para el trabajo justo y digno, en justicia social.

       Por eso Zamora en medio de la Rebelión Popular (1846-1847) y luego en la Guerra Federal (1859-1863), es un exponente, un portavoz, pero al mismo tiempo integrante, del sufrimiento y de las aspiraciones de ese pueblo, que lo ve pensar, que lo ve hablar, vivir sus realidades, comiendo junto a ellos el mismo mendrugo de pan. De allí que ese pueblo se ve reflejado, identificado y representado en y por Ezequiel Zamora, reconociéndole como su líder, como su ¡General del Pueblo Soberano!, como el máximo catalizador para alcanzar sus sentimientos de lucha, de justicia social e incluso de justicia divina.

     Irrumpe Zamora entonces, en la Rebelión Popular y luego en la Guerra Federal, con la esperanza, con las aspiraciones, pero sobre todo con la fuerza de ese pueblo, que le pare soldados para su ejército, que aspira transformar de una vez por todas, a través de la lucha social, su realidad y aprovechar para pasar factura a esa godarria traidora de los ideales del Libertador Simón Bolívar. Al grito de ¡Tierra y Hombres Libres!, Zamora reclama en nombre del pueblo, libertad, igualdad, respeto, reconocimiento y tierra para comenzar la transformación de la Venezuela post independentista, de esa nueva república agotada por los embates de la guerra emancipadora, y luego retomada y exprimida por el mantuanaje español y criollo retornados al poder bajo la protección de los ex próceres de la independencia enquistados en la dirigencia del país, poder que por demás, consideraban un buen pago por haber participado de la independencia, y aunque es vencido en su objetivo de lograr desplazarlos del poder, Zamora logra sin embargo, otros objetivos de mayor arraigo en la psique del pueblo, el despertar de la conciencia de clase, de la lucha de clases, de la lucha social, la materialización de una nueva dimensión territorial, la Federal, pero por sobre todo, logra reafirmar el sentimiento del pueblo al trabajo por la tierra, como modo de producción de real sustento y como eje principal en la creación y reconstrucción de un país, ¡Tierra para quien la trabaje!, ¡Tierra para el campesino!.

        Es asesinado Zamora, en San Carlos el 10 de enero de 1860, y los oligarcas, como siempre, celebraron su muerte, y de paso, creyeron que todos sus temores de un pueblo en armas reclamando justicia, serían sepultados con el adalid de Santa Inés, pero como siempre se equivocaron, y en cada alzamiento, en cada revuelta, en cada protesta, temblaban y aún tiemblan, con el solo pensamiento del surgimiento de otro Zamora, y para evitar eso persiguieron y mataron a sus más fervientes compañeros de armas,  escondieron sus escritos y trataron de sacarlo de la memoria colectiva, de la memoria de ese pueblo que, a pesar de todos los intentos de sus opresores, supo conservar la esencia del pensamiento y el recuerdo de las acciones de lucha del Adalid de la fuerza popular venezolana.

      Y Ezequiel Zamora esperó, transformado en recuerdo, en anécdota, en historia, el momento preciso para resurgir y volver a convertirse en el catalizador de los sentimientos de lucha, de justicia social de su pueblo, nuevamente como guerrero, como faro de guía, como paladín de libertades, como máximo líder popular y como una de las principales raíces ideológicas de un nuevo proyecto revolucionario, encaminado a alcanzar la justicia social tanto anhelada por él para su pueblo. Pero la godarria traidora y oligárquica, interna y externa, opresora del pueblo, conocedora de las realidades económicas de Venezuela, presiona a ese pueblo a través de generar una profunda crisis social y alimentaria, con la finalidad de manipularlo y utilizarlo como ariete, como carne de cañón, en contra de esa misma revolución, para impulsar sus aspiraciones de retoma del poder, y con ello, un nuevo sometimiento del pueblo a sus apetencias de dominación.

       Hoy Zamora, por más que quieran enlodar su nombre, es senda de igualdad social, ejemplo de constancia revolucionaria, de compromiso moral, de la lucha social en contra de las pretensiones de  esa godarria opresora y entreguista, en contra del falso revolucionario, pero principalmente ejemplo de la lucha por la tierra, pero no como terrófago anhelante de poder a través de la tenencia de la misma, sino que nuevamente nos recuerda que la tierra es un medio de producción generador de independencia, del uso de ésta como medio de liberación de una economía esclavista basada en la importación de los alimentos necesarios para el consumo del país, como un medio generador de riquezas para la nación a través del trabajo esforzado y disciplinado de la producción agrícola y pecuaria, que permita sufragar el consumo interno y la exportación de los excedentes, pero todo esto, sin corrupción, sin traición a la patria, en respeto del equilibrio equitativo de la repartición de esas ganancias y que verdaderamente el pueblo sea beneficiado, y que el campesino, el trabajador del campo sea dimensionado como un elemento fundamental de gran valor y respeto en la consolidación de la revolución y por lo tanto de la República.

       Por eso decimos que Ezequiel Zamora es pueblo, y decimos, ¡Zamora Vive, la lucha sigue!, ¡Tierra y Hombres Libres!

Anuncios

Tácata: Una aproximación a las tierras Quiriquires

Por: Manuel Almeida Rodríguez

      El pueblo de Tácata nació entre leyendas de heroísmo real maravilloso. Según Adolfo Salazar Quijada el nombre de este poblado altomirandino es una voz Caribe que significa “Lugar Bosque adentro”. También se alude el origen a una onomatopeya: Ta-Ca-Ta, originada por el imaginario popular que la denomina hoy: El pueblo de los tres golpes. Esta localidad, perteneciente hoy al municipio Guaicaipuro, tiene también una tradición geohistórica ligada a los Valles del Tuy pues su centro se encuentra entre los Ríos Tuy y Guare.

comunidad-caribe-venezolana

      Antes de la conquista la población estaba compuesta por algunos grupos Teques y principalmente por los pueblos Quiriquires. Esta región que hoy conocemos como Valles del Tuy era llamada Súcuta por los originarios y luego fue nombrada Salamanca por los conquistadores que incursionaron en este territorio en la década de los 70 del siglo XVI. Las primeras incursiones fueron protagonizadas por Gabriel Ávila en 1573, luego Francisco Infante y Francisco Carrizo y posteriormente la labor sería encomendada a Garci–González de Silva que junto a 30 hombres realizó varias expediciones por el territorio y confrontó a Conopoima y Acaprapocon, principales Teques aun en resistencia a los que el español logró doblegar solo después del secuestro de sus chozas, sus mujeres y sus hijos.

luchas en la conquista

      Los Quiriquires son mencionados desde 1574 en los relatos de la conquista y son descritos como aguerridos y muy bien organizados en los que se realza lo real maravilloso de en las historias que perviven hoy, como por ejemplo un encuentro mítico entre Yoraco, Héroe mítico oriundo de Tácata, de gran valor y capacidad de combate y Garci-González de Silva, conquistador descrito de forma enamorada por José de Oviedo y Baños como poseedor de sorprendentes capacidades de combate que rayaban en lo sobrehumano. Ambos hombres se enfrentaron en combate singular de leyenda que terminó con la muerte del quiriquire. Se dice que el nativo poseía además un collar de cuentas coloradas que impedían mágicamente su sangramiento y al fallecer este artefacto fue tomado por el conquistador, que según dice la leyenda lo cedió al Rey Felipe II. Este combate aún pervive en el imaginario de los tacateños.

Colección de estampillas Caciques de Venezuela (Circulación 9101998) con la obra de la artista Primi ManteignaColección de estampillas Caciques de Venezuela, (Circulación 9/10/1998) con la obra de la artista Primi Manteigna. 

      La Fase inicial de la conquista culminó con la confrontación entre Garci-González de Silva y Parayauta, muy cercano a Yoraco que no logró detener el avance de Silva y fue derrotado; sin embargo, Silva le perdonó la vida y le liberó acordando la paz con su grupo. Al culminar las confrontaciones se instaló una encomienda que quedó en manos del propio González de Silva y su pariente Francisco Infante.

      El lugar fue bautizado como San Joseph de Tácata consolidando así la presencia del conquistador y los inicios de la pacificación del resto de los pueblos, cosa que tardaría un tiempo más.

Artículo publicado originalmente en el blog: rielesyneblinas.wordpress.com.

EL DESAFIO

Por: Manuel Vicente Monasterios G.

     Cuentan los abuelos que en Cúa y sus alrededores no había un hombre más valiente, un tirador más certero, lo que llamaban un cristiano con “tabaco en la vejiga” que Manuelito Barco. El relato es basado en hechos reales, solo la imaginación literaria complementa algunos pasajes en el cuento, lo cual no es más que un testimonio escrito de una tradición oral.

     Los hechos ocurrieron en Cúa, a finales del siglo XIX, algunos personajes cambian de nombre, pero el enfrentamiento entre Manuelito y los alemanes lo contaban nuestros ancestros.

Manuelito Barco, llegó a su hacienda de Las Yaguas con el fresco de la mañana montañera, había salido de Cúa en su caballo gris a las 3,00 a.m., casi tres horas de camino, pudiendo pasar por Onza y ahorrarse dos horas, pero los “Musiues” alemanes tenían el paso cerrado, además tenían unos enormes perros pastores, que habían importado de Hamburgo y unos vigilantes armados que devolvían a quienes se le ocurriera tomar ese camino vecinal, más corto a Las Yaguas y las otras haciendas cafetaleras de la zona.

Manuelito pensaba mientras hacía el largo trecho:

__Cómo es posible que uno tenga que aguantar esta humillación en su propia tierra, unos “carazos” que llegaron al pueblo después del terremoto y se aprovecharon de la tragedia para comprar fincas, casas y negocios a precio regalado.

__Es cierto que los alemanes son trabajadores, pero tienen en su cabeza unas ideas de superioridad, ellos creen que aquí todos somos indios de guayuco, con sus perros y sus hombres armados, nosotros los nacidos aquí tenemos que salir como perrito roñoso, con el rabo entre las piernas; soportar sus arbitrariedades y decir amen.

__Están muy equivocados estos “musiues”, yo les voy a enseñar a respetar a los hombres. Aquí no valen tribunales, porque la justicia tiene precio, ni pactos de caballeros porque ellos no respetan a nadie, solo el rigor del plomo que les haga temblar puede cambiar esta situación.

__No me enfrento hoy porque no puedo pisar peines, quien sabe si me tienen montado en el camino una emboscada y me tiren por “mampuesto”.

__Ya estoy cansado, he tratado de dialogar, pero los hermanos Hendrich son como mulas, cuando se les mete una idea no hay quien les haga cambiar. Para ellos solo valen sus razones.

__Les he ofrecido vender mi finca o comprar la de ellos y nada.

__Ahora Natividad, el encargado, me manda llamar con urgencia._ ¿Quién sabe para qué?

En medio de aquellas cavilaciones se encuentra con Pedro, el arriero de la Providencia, quien también lleva el mismo camino.

___ ¿Cómo está Don Manuelito, _veo que hoy madrugó para llegar temprano a Las Yaguas?

___Así es Pedro. ¿Tu como estás?

___ Caminado más que un llanero perdido.

__Los alemanes nos tienen “fuñios” desde que trancaron el camino real, tenemos que dar este “vuelton” para llegar al pueblo.

__Los González de La Providencia y Don Antonio de hacienda El Toro, están pleiteando en los tribunales con los “Musies”, pues según dice un abogado de Caracas, esa es una servidumbre desde la época de los españoles y nadie la puede cerrar.

__Eso es así Pedro, eso que dice el abogado es verdad. Yo intenté un juicio en los tribunales de Petare, que son los que tienen la facultad, pero un juez terminó dándole la razón a los Hendrich, gasté un platal para nada .El juez se transó con ellos.

__ Aquí la justicia se tasa en pesos de oro.

__ Podía seguir el juicio en los tribunales de Caracas.

__Pero Yo no boto más plata en eso. Ni estoy dispuesto a gastar más pesos en abogados.

__Te aseguro que en una semana volvemos a pasar por el camino de Onza.

Como fue toda la vida

__Mire Don Manuelito cuídese que lo están cazando y lo pueden “malográ”.

__Además, tenga cuidado con el negro Apolunio, el que vive en la vuelta de los loros, mire que es brujo mañoso y trabaja para los “musiues”, últimamente lo han visto bajar al pueblo todos los viernes, “a según”, se mete al cementerio del pueblo, porque trabaja con los difuntos. Hace semanas que carga un perro negro que no le desampara ni de noche ni de día, los que saben dicen que es mismo Satanás.

__Pedro, le agradezco la información pero yo tengo la contra para quienes trabajan con el mal, una reliquia con la oración del Hermano Penitente, “no le entra ni coquito”. Me la preparó Pedro Páez de Curiepe. Además un rifle Smith & Wilson de repetición.

__Don Manuelito usted recuerda a la negra Felipa, hermana de Apolunio, la que tenía una bodeguita por Los Claveles, esa mujer también es bruja, la vieja se metía en el cementerio extraía huesos de muerto que usaba para sus trabajos. La dulcería como los besos, conservas, catalinas y almidoncitos llevaban sus dosis de huesos “trabajaos” y los adquirían quienes deseaban amarrar a un hombre o a una mujer, mediante influencias maléficas. En el mostrador tenía un frasco con guarapo fuerte que contenía los huesos de la mano de una señorita difunta. En un cuarto montó un altar con cráneos o calaveras adornados con cintas rojas, verdes y negras. Alfonso Díaz, quien vivía en Macaguita, murió con la barriga llena de sapos, en pleno velorio le empezaron a salir por la boca unos bichos peludos que llenaron el mortuorio de esos asquerosos animales, los familiares los mataban a palos y lo quemaban en el patio. Ese fue un daño puesto por esa bruja, un encargo que le hicieron de Tazón,” por comer carne ajena”.

     La hija de Ña Josefa, quien estaba preñada y a punto de parir, después de comer los dulces y beber ese guarapo de Felipa, , parió un muchacho que tenía dos cabezas, el niño era algo nunca visto, esa noticia se regó por todo el pueblo pero nadie se atrevía a verlo porque según decían era un engendro del diablo, cuando terminaba una cabeza de llorar, empezaba la otra, la pobre muchacha se volvió loca, lanzó al recién nacido al río y ella también se ahogó en “El pozo del Caro”.

__Si Pedro yo conozco de esas historias, recuerdo cuando en el pueblo se enteraron que la bruja se robaba los huesos de los difuntos, reventando las tumbas, una turba llegó hasta Los Claveles y le quemaron el rancho, la buscaban para darle su merecido y lo que vieron fue un pájaro negro que salió volando. Y jamás se supo de su vida.

__Cuanta gente tomo chicha y guarapo en ese rancho elaborado con canillas de muertos.

__Le informo Don Manuelito que a esa bruja la han visto en el rancho de Apolunio, algo traman esos diabólicos hermanos.

     Manuelito Barco era un hacendado que había peleado en varias guerras bajo las ordenes del General Juancho Guerra, tenía fama de ser uno de los mejores tiradores, con una certera puntería, rapidez de movimientos y valentía para enfrentar al contrario, jamás se le veía retroceder en el combate, tenía don de mando, pero con un carácter muy violento. Cuando se enojaba no respetaba jerarquía y largaba a los superiores con fuertes palabras, En medio de un combate en la famosa batalla de La Victoria, su jefe inmediato un coronel de apellido Padilla ordena la retirada porque se veían perdidos en manos de un escuadrón volante

__Manuelito, con el grado de Capitán, porque su carácter no le dejaba progresar, en la carrera de las armas, le grita al Coronel Padilla:

__Usted es un cobarde, yo no doy un paso atrás, huya usted si quiere, __ “coronel culo cagao”.

     Se baja de la montura y con un rifle automático, empezó a disparar contra las milicias enemigas, en menos de cinco minutos había detenido el avance, los muertos y heridos en el bando contrario se contaban en más de una docena.

    La determinación de Manuelito cambió el destino de aquella batalla, quienes se marcharon en retirada fueron los soldados del bando contrario. Esta acción le ganó el reconocimiento del propio General Guerra, pero al mismo tiempo generó una fuerte reprimenda por parte del General, por el irrespeto al coronel Padilla y como complemento un castigo de quince días en el calabozo .Al cumplir su sanción manifestó que se sentía mal, pues el paludismo lo tenía azotado y se alejó de las guerras civiles para dedicarse a los negocios y las haciendas de la familia.

     En el campo de los negocios y de la agricultura había progresado mucho en poco tiempo, compró dos haciendas cafetaleras en Aragua, la casa comercial de Cúa era atendida por los hermanos. Su principal ocupación era la producción y exportación de café. En aquel momento todas las fincas estaban con muy buena producción y el precio del café era optimo, además le había conquistado, con habilidad comercial, varios clientes a los alemanes, entre los productores de café, a los que les compraba la cosecha en pie. Su problema era el paso libre a la Hacienda Las Yaguas, pues los hermanos Hendrich lo impedían, con lo cual las cosechas eran difíciles de sacar y la hacienda perdía su valor inmobiliario.

     Al llegar a Las Yaguas el caporal le recibe con varias noticias desagradables:

__Don Manuel, alguien está entrando a los cafetales en las noches para tumbarle las flores a los cafetos y perjudicar la cosecha. La casa de la hacienda está llena de garrapatas, “puestas”, traje a José Ramón el curioso de la fila de San Jorge, el que “quita los males “echados”, ensalma a los “picaos” de culebra y los gusanos del “ganao” y hace el bien sin mirar a quien. El curioso dice que esas garrapatas “echadas” son difíciles de quitar porque el trabajo está “ayudao” con la fuerza de los difuntos.

__ ¿Que otra noticia tienes Natividad?

___Don Manuel en las noches se siente en esos cafetales como si estuviese un ejercito de recogedores trabajando, se oyen gritos llamando gente por su nombre, se escuchan rastrillos y golpes de hacha, pero en la mañana lo que aparece en el suelo son las flores, como si el trabajo fuese tumbarlas, lo único que he visto al amanecer es un perro negro que sale del monte y agarra el camino.

__Que vaina Natividad, los alemanes también creen en brujería, como es posible que esa gente con ese grado de cultura estén favoreciendo hechiceros, no se conforman con cerrar el camino, sino que me quieren arruinar mediante el uso de supercherías.

__Pero están jugando con macagua yo no soy pendejo, ni cobarde.

__Ahorita mismo arreglo esto con el “mentao” brujo Apolunio y su hermana Felipa.

__ ¿Qué vamos hacer Don Manuelito?

___Búscate unos peones, “gente resuelta”, que no le teman a brujos, vamos a ver si es verdad que Satanás trabaja con ellos. Nosotros por nuestra parte vamos protegidos por el “Gran Poder de Dios”.

    Natividad se buscó cuatro hombres de probada confianza, además les acompañaba el curioso José Ramón quien llevaba los elementos necesarios para evitar que los daños y mañas de los brujos los perjudicara.

     A las nueve de la mañana, tomaron el camino a la Vuelta del Loro, siete hombres en mulas y caballos, iban dispuestos a enfrentar a los brujos, porque pensaba Manuelito que ellos eran los instrumentos que estaban utilizando los alemanes para destruirlo y causar tantos daños en la hacienda Las Yaguas.

     Cuando llevan más de media hora de camino, se dan cuenta que están pasando nuevamente frente a los corrales de Las Yaguas, no había forma, ni manera de saber como habían caminado en redondo para estar en el mismo lugar de donde habían partido media hora antes. El reloj en la leontina de Manuelito marcaba exactamente las 9,00 a.m. No habían salido todavía, el tiempo no existió, la vida se marcaba en redondo, aquello era una locura sin explicación lógica que erizaba la piel. Dos de los peones dijeron que ellos no seguían porque en eso tenía las manos el Demonio.

Manuelito enfatizó__ ¡Llego a la vuelta de los Loros aunque sea gateando!!!

José Ramón empezó a rezar sus oraciones y les dijo: __ Oren conmigo:

Levantó San Bartolomé / Pies y manos se lavó / después que el gallo cantó / su bastón de oro cogió / Su camino caminó…. Después que terminaron aquella oración de San Bartolomé el que venció al Diablo, empezaron a rezar la oración de San Cipriano:

     San Cipriano ruego preservarme de todos los maleficios, arterías, perfidias de Lucifer, ciudad a la vista…… También la oración de San Expedito, el Credo y el Padre Nuestro.

     Vuelven a partir después de rezar varias oraciones y encomendarse a todos los Santos y al Gran Poder de Dios .toman el camino, alertas ante cualquier sorpresa, poco a poco hasta que a lo lejos avistan el rancho de los brujos, cuando ya están por llegar, por el camino viene un perro negro, con los ojos como dos tizones, con cara de animal rabioso, botando espuma blanca por la boca, se lanza el perro sobre el caballo de José Ramón, este logra antes de que el perro le muerda, bañarle un solución preparado con Agua Bendita, cuando el líquido cae sobre el lomo del animal, empieza a echar humo y con unos aullidos se desvanece, se esfuma delante de todos. Manuelito y sus acompañantes suben a la colina donde está ubicado el rancho, no hay nadie dentro.

     Manuelito golpea la puerta y penetra, en la sala había un altar montado, con velones negros y varios muñecos con agujas. José Ramón también ha entrado al rancho le dice a Manuelito:

__ No toque nada hasta que yo le diga.

     El curioso empieza los ensalmes y las oraciones, los pocos minutos unas auyamas que habían en el altar reventaron, bañando el lugar con un liquido pestilente, color a tierra amarilla, los velones repentinamente subieron las llamas y se consumieron en menos de un minuto, el altar y el techo de gamelote agarraron candela y el rancho se tornó en una gran fogata, en ese mismo instante empiezan a salir de las llamas, macaguas de todos los tamaños y siete narices que se van al monte, nubes de murciélagos. En el cotoperí, estaban dos pájaros inmensos parecidos a dos urracas, observando todo lo que pasaba. Manuelito y José Ramón les disparan en cruz y los dos pajarracos caen al suelo, José Ramón con una estaca larga los arroja a la candela del rancho donde el fuego los consume.

   Una vez que el rancho de los brujos desaparece entre las llamas y solo quedan los restos chamuscados, Manuelito y sus acompañantes regresan a la Hacienda Las Yaguas.

    Lo primero que hace el “Curioso” de la fila de San Jorge es acercarse a las paredes de la casa para ver las garrapatas, no hay ni una, revisa todas las paredes y comprueba que han desaparecido y entonces dice:

__Los brujos murieron, El Diablo los abandonó, lo comprueba la ausencia de garrapatas, ni siquiera el perro tiene, esta mañana estaba “cundío”. Gracias al Poder de Dios y la ayuda de San Bartolomé y San Cipriano. Hay que prenderle sus velas.

Manuelito dice: __Tengo que regresar a Cúa, todavía me falta arreglar la cuenta con los alemanes. Me deben mucho y ahora es que van a saber quien es Manuelito Barco.

Natividad le dice:

 __ ¿Por qué camino se va?

__Me regreso por el camino de Onza, vamos a ver si los perros y los guardias de los alemanes nos van a impedir el paso.

     Manuelito, Natividad y dos peones toman el camino de la hacienda Onza, están bien armados y dispuestos a enfrentarse con los vigilantes. El camino es sombreado de guamos y bucares. Llegan al lindero y se encuentran con el “falso” que tiene una cadena con viejo candado, de un solo tiro Manuelito rompe el candado, abren el “falso” y penetran el camino que atraviesa la hacienda Onza, propiedad de los Hendrich Todos van alerta, lo primero que encuentran son los cinco perros que vienen dispuestos a devorarlos, apenas los ven, cinco disparos casi al unísono y los perros quedan en el camino, sirviendo como comida para zamuro. No hay vigilantes, unos se escondieron en el monte otros se fueron a Cúa a informar de lo que estaba pasando. Manuelito continúa su regreso al pueblo, deja Onza, pasa por Palmira vía La Palma, por el camino real. La ruta más corta.

     Mientras tanto dos vigilantes llegan a la casa comercial de los alemanes, ubicada en la plaza del plan de San José, era uno de los negocios más grande y próspero de la población, había logrado superar las ruinas del terremoto, su actividad comercial era el procesamiento y exportación de café. Importaban de Alemania, las maquinas movidas con fuerza hidráulica para procesar café y trapiches su principal competidor era Manuelito Barto y su familia.

     Los vigilantes le informan a don Otto, el mayor de los hermanos, lo ocurrido con el rancho de los brujos.

     Se reúnen los cuatro hermanos y les pregunta quien había hecho tratos con los hechiceros de la vuelta de los loros.

     Luis, el hermano menor, dice que el habló con Nicanor, el caporal, éste le había dicho que era la mejor forma de salir de Manuelito y le dio licencia para tratar con Apolunio…

__Como tomas una determinación de este tipo sin consultar con nosotros, le dice Otto.

__Si consulto no me autorizan, ustedes no conocen el poder de esos brujos y no creen en ellos.

__El problema Luis es que Manuelito viene en este momento para Cúa con intenciones de enfrentarnos con las armas Ante esa verdad no hay brujo que valga. Somos nosotros los que tenemos que dar la cara, te das cuenta de tu error.

__No podemos huir como unos cobardes, lo vamos a esperar preparados.

__ Ustedes dos y Luis se van a la casa del lado y no hagan nada hasta que yo les ordene. Dice Otto.

     Manuelito llega a Cúa por el paso del río Tuy, entra por el calicanto y sube por la calle Roscio hasta llegar a la plaza donde están las ruinas de la iglesia, que derrumbó el terremoto, allí les dice a sus acompañantes que el sigue solo, su problema con los alemanes lo resuelve sin compañía, no vayan a pensar que les tiene miedo.

   Ya casi todos en el pueblo sabían que Manuelito venía a retar el destino, desde mucho tiempo atrás se decía que Manuelito enfrentaría a los alemanes, era común que en los bares se hablara de una pelea que todavía no había ocurrido, como un hecho consumado, no se sabe quien empezó a contar aquello, pero todos lo tomaban como algo normal en el pueblo donde nada ocurría. Cuando vieron a Manuelito pasar por la plaza sobre su caballo gris, un jugador de billar en el bar de Juan García dijo:

__Llegó el hombre, hoy la “pelona” saca su tarea.

     El chisme, de la presencia de Manuelito se regó como pólvora, ya eran casi las cinco, la tarde estaba clara sin señales de lluvia. Pedro, el mandadero de Don Santana, corrió hasta el negocio de los Hendrich y les gritó: __! Ahí viene el hombre!!!

     Manuelito cruza la esquina del Viento y llega al negocio de Don Pancho Quiroga, se baja del caballo y le dice que le venda una caja de balas para el rifle Winchester, Don Pancho si abrir la boca, le entrega las balas.

__Manuelito le pregunta por la familia, por su salud.

__Don Pancho le responde que todo está bien y le dice:

__Manuelito no era necesario llegar a esto, te están esperando agazapados, ya el “pavoso” de Juan del Carmen está agitado como un zamuro, en la esquina de la plaza, afirma que va a recoger tu cadáver.__ Manuelito, tu solo no puedes con ellos.

__ ¿Cuantos son? __Pregunta

___Creo que seis o siete según dijo Doña Carmen quien pasó y los vio cuando se acomodaban.

__Si tu me autorizas puedo hablar con Otto para resolver esto sin sangre.

__Mire Don Pancho yo le agradezco sus buenas intenciones, sé que usted aprecia a los Barco, __ pero ya esto llegó al llegadero, si yo “reculo” me tengo que ir de este pueblo por cobarde, nadie me va a respetar. Aquí en Cúa si a uno le pierden el respeto es peor que estar muerto, porque hasta los limosneros se pueden burlar de uno en la cara.

__Esto no tiene vuelta atrás, ellos lo saben. Si me matan, yo no me voy solo. Estoy seguro que Luis Fernández, el carpintero, fabricante de urnas tendrá trabajo.

___Cuídate Manuelito.

__Hasta luego Don Pancho.

     Manuelito antes de salir del negocio de Don Pancho Quiroga, carga el rifle, con cierta parsimonia, revisa su treinta y ocho, se acomoda el sombrero y se monta nuevamente en su caballo gris, Toma el centro de la calle del Comercio en dirección a la Plaza del plan de San José, donde lo esperan los alemanes atrincherados en las puertas del negocio y en las ventanas de la casa vecina. Llega a la esquina de la calle del templo nuevo, el sol le da de frente en la cara, a menos una cuadra lo esperan, todas las calles están solas, nadie se atreve a colocarse en la posible línea de fuego. Manuelito está tenso con la mano derecha en el rifle recién cargado, presto a lo que vendría inexorablemente. Con la vista fija en esquina de La Florida.

     Cuando el jinete pasa frente a la casa de los Lugo, a unos 20 metros de la primera ventana, los nervios traicionan al menor de los Hendrich quien apunta con un revolver a Manuelito, se oye el primer disparo, sin que Otto ordene, la bala atraviesa el cuello del caballo, el otro disparo le da en una pierna a Manuelito. Caen el animal y el jinete al empedrado de la calle, La sangre del equino baña el suelo, dando la impresión que caballo y jinete están acribillados. Sin embargo Manuelito se parapeta detrás del cuerpo del caballo agonizante y empieza un tiroteo sin tregua, con su rifle.

     El primer disparo de Manuelito entra por la frente de Luis, el menor de los Hendrich, quien estaba en la ventana más cercana,” no dijo ni pío”, el segundo disparo penetra por el ojo izquierdo de uno de los vigilantes, también cae muerto “en seco” Los alemanes arrecian el ataque con armas de diverso calibre, pero Manuelito solamente tiene hasta ese momento, la herida en la pierna, Caen muertos otros dos hermanos, los cuales estaban a más de 50 metros y otro vigilante herido.

     A los quince minutos, tres alemanes yacen en charcos de sangre dentro de la casa y el negocio de la Florida, un vigilante muerto y otro herido. El único que no ha sufrido con la puntería de Manuelito es Otto, el hermano mayor; quien está desesperando, sin saber que hacer.

     Aparece por la calle del templo nuevo un cura, con su sotana, ondeando una bandera blanca, era el padre Francisco, párroco de Cúa, solicitando una pausa. Los hermanos de Manuelito aprovechan la presencia del cura y se acercan al herido. Don Pancho Quiroga llega a la esquina con el Dr. Rafael Osío y le revisa, solamente tiene la herida de la pierna, la cual no es grave, entra el doctor al negocio de los alemanes y se encuentra con cuatro muertos y un herido que es atendido inmediatamente.

     A Manuelito lo trasladan a la casa de sus familiares en la Cruz Verde para las curaciones. El Jefe Civil y Militar General Rubén Ramos con su secretario se apersona en la casa de los Barco, le dice al herido:

__Esto es una tragedia muy grande, jamás se había visto en este pueblo tamaña barbaridad

__ ¿Usted está claro de las consecuencias de este hecho?

_General Ramos, si no me defiendo me estarían velando este momento, usted puede interrogar a todo el pueblo, me tenían montada una emboscada de siete contra uno.

__Menos mal que tengo buena puntería, me querían masacrar, pero no contaron con mi experiencia de tirador en combate, eso fue lo que me salvó.

__Yo soy un hombre responsable y corro con las consecuencias de mis actos.

__Bueno, apenas pueda caminar y montar, lo tengo que remitir a la cárcel de Ocumare, por ahora queda arrestado en la casa.

__ ¿Qué va hacer con los “Musiues”?

___Hay que velar y enterrar a tres, Otto el único sobreviviente también va preso.

___Te das cuenta que la violencia solo trae desgracias.

___Ese consejo hubiese sido muy bueno para los alemanes Mi general

     Pasado el tiempo Manuelito Barco fue trasladado en calidad de preso común a Ocumare del Tuy, donde estaba la cárcel principal. Su expediente años después, llegó a manos del General Gómez, quien se interesó por lo ocurrido, quiso conocer al corajudo que se enfrentó a siete hombres. Solicita que lo traigan a Caracas.

Lo sacan de la cárcel. y lo conducen a una entrevista con el General .

__ Y vos solito enfrentaste a siete hombres armados y estás vivo.

___Eso es cierto Mi general. Suerte que uno tiene, no me tocaba ese día.

___Cómo le parece, yo pienso que un hombre de sus condiciones no debe estar en la cárcel.

___Me han leído su hoja servicios militares y su expediente y usted es valiente, además su acción con los alemanes fue en defensa propia.

___El problema es el señor cónsul de Alemania, quien tiene buena amistad con mi gobierno y está defendiendo los intereses de sus paisanos.

___Yo aprecio su temple, los hombres “embraguetaos”, ya se acabaron.

___Vamos a mandarlo con un cargo militar, no como preso, para el Amazonas, después que pase la marea, podés regresar al centro. __ ¿Acepta usted? Es un servicio a la causa de la paz.

___Mi General su voluntad es una orden.

___Pues no se hable más del asunto. Ya el General Pérez tiene las instrucciones necesarias.

     Así fue que Manuelito Barto, se incorporó como coronel al servicio de Gómez en el Territorio Amazonas, donde le correspondió combatir al terror de aquellas selvas: Tomás Funes.

Tomado del Libro: Cuentos de ayer, de hoy y de siempre, Leyendas y Consejas de Cúa. Manuel V Monasterios G. año 2011.