Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘la esperanza’

CREACIÓN DEL DISTRITO INDEPENDENCIA.

Por: Jesús Antonio Silva I.

Creación del distrito Independencia 05 de Diciembre del 1967.

     El martes 5 de diciembre de 1967 la Asamblea Legislativa del estado Miranda presidida por el Diputado Domingo Morales Torrella constituyen el distrito (hoy municipio) Independencia con su capital en Santa Teresa del Tuy, la asamblea legislativa de Miranda estaba integrada además por personalidades como los diputados Arnaldo Arocha, Said Raidan, Hugo Briceño Salas, Freddy Delgado, entre otros; una grafica de la época ilustra algunos diputados junto a Gonzalo Álvarez presidente de la Junta Comunal y Gustavo Rodríguez Ramos luego concejal. 

     Santa Teresa del Tuy en 1967 era un pueblo que estaba incrementando su población de 11.003 habitantes según el censo de 1961 a los 14.546 habitantes censados en 1971. 

     La lucha social del Comité Pro Distrito estuvo en manos de tereseños y residenciados en esta población citare en primer lugar algunos nombres de los que menos se habla como lo son: Pedro Vicente Núñez, Valerio Bolívar, José Antonio Rodríguez, José Díaz D, Agustín Poleo, Félix Balza, Raimundo Álvarez, Juan Bandez, y Jorge Espindola entre otros. 

     Y Así mismo se van borrando los nombres de los Concejales que representaron a Santa Teresa del Tuy en el Concejo Municipal del Distrito Paz Castillo como fueron Rubén Enacán, José Rafael González, Pedro Tiburcio Rodríguez, Ramón Vicente Hernández, Gustavo Hernández, Félix Carpio, Aquiles Rodríguez que llego incluso a presidirla. 

     Hoy Santa Teresa del Tuy, es la ciudad capital del municipio Independencia, rodeada de las urbanizaciones y barrios que integran la parroquia del mismo nombre y que hasta el 5 de diciembre de 1967 no pasaban de ser terrenos ocupados por haciendas agropecuarias, pertenecientes al distrito Paz Castillo, tal es el caso de “El Cujial”, “El Socorro” hoy ”La Esperanza”; tablones de caña de azúcar de la hacienda “Mopia” hoy “Mariscal de Ayacucho”, “Independencia” y “Ciudad Losada” o el caso de la urbanización “Las Flores” que formo parte del sector aun conocido como “La Vaquera” y la “Granja Mibelli” o “El Calvario” en el presente urbanizaciones “Buena Vista”, “Altamira” “Alta Vista” y otras.

     En fin el desarrollo industrial y residencial a veces borra la identidad de los pueblos dándoles nombres que no son los que por siglos tuvieron esos terrenos; afortunadamente la nueva parroquia conserva el nombre de Cartanal al igual que una de sus principales urbanizaciones como es “Las dos Lagunas” y barrios como “La Damatera y Tomuso”. Que preservan nuestra identidad.

Anuncios

JUAN ALBERTO PAZ (EL BARDO* DEL TUY)

Por: Manuel V. Monasterios G.

JUAN ALBERTO PAZ.

     El 7 de agosto de 1919, nació en el caserío Aguadulce, en las cercanías de Sácua, jurisdicción de Cúa, Juan Alberto Paz.  91 años de dignidad. Una vida dedicada a recitar  las múltiples bellezas que tienen las cosas sencillas de nuestra vida.

    No hay un escritor en estos valles tuyeros que haya publicado tantos libros y que las palabras de esos libros resuman tanto amor por su tierra. Libros que reflejan además de lo bello en el uso del idioma sin afeites, la constancia y la tenacidad de Juan Alberto, quien no se conformó con ver sus creaciones dormir en los baúles, sino que venció la indiferencia, tocó puertas. Se cerraron cuatro y se abrió una y por esa rendija no deja su legado inmenso de poeta telúrico y ejemplo insuperable para las nuevas generaciones.

     Juan Alberto maneja con maestría la copla, la glosa y el romance se entronca, sin buscarlo, ni saberlo, con el mester de juglaría que nos llegó de España, en los primeros galeones que traían   poetas con armaduras de conquistador.

    Los pueblos alegres cantan y Juan Alberto  ha dedicado su canto a los pueblos, a la mujer, a los santos, a los ríos, a las leyendas. También canta a la esperanza de redención social, a la superación de inveteradas injusticias, a los principios eternos de solidaridad y justicia. Sus palabras son saetas a la conciencia.

     Juan Alberto Paz  ha incursionado en la creación en prosa, su novela” La Catira Hortensia Luna” plantea con crudeza el mundo semi-feudal de la Venezuela postcolonial en el ambiente de la hacienda Macagüita, en las cercanías de Cúa. Esta obra está en imprenta y dentro de poco la podremos disfrutar.

    No podemos terminar este pequeño homenaje a Juan Alberto por sus 91 años, sin hacer un llamado a los profesores de castellano y literatura, para que usen sus poemas en las aulas, a las nuevas generaciones de poetas para que sigan su ejemplo de constancia y superación y a los tuyeros para que disfruten de la lectura de sus libros. No hay mejor homenaje que leer sus poemas y contagiarse de su inmenso amor por esta tierra tuyera.

*Bardo en la antigüedad era la persona encargada de transmitir historias, leyendas y poemas en forma oral. Además de cantar la historia de los pueblos.