Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘libertador’

La Carta de Jamaica

     La Carta de Jamaica, fue dictada por El Libertador Simón Bolívar, a su secretario Pedro Briceño Méndez, el 6 de septiembre de 1815, en Kingston, capital de la entonces colonia británica de Jamaica, en respuesta a una misiva de Henry Cullen, un comerciante jamaiquino de origen británico residente en Falmouth, cerca de Montego Bay, y su título original es Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta Isla.

     No se había podido localizar el manuscrito original español ni se conocía copia alguna entre 1815 y 1883, salvo las dos publicadas en inglés de 1818 y 1825, El original más antiguo que se conocía es el manuscrito borrador de la versión inglesa conservado en el Archivo General de la Nación de Bogotá, en el fondo Secretaría de Guerra y Marina, volumen 323. La primera publicación conocida de la Carta en español apareció impresa en 1833, en el volumen XXI, apéndice, de la Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador, compilada por Francisco Javier Yánez y Cristóbal Mendoza.

      Gracias al investigador ecuatoriano Amílcar Varela Jara, quien en 2014 halló en el Fondo Jacinto Gijón, del Archivo Histórico del Banco Central del Ecuador, en Quito, una copia en español, por lo cual disponemos hoy del manuscrito original tomado de la voz de Bolívar, cuya autenticidad ha sido corroborada por un equipo de especialistas calificados.

   La presente versión incluye el enigmático párrafo faltante en la divulgada transcripción española –aunque conocido en las traducciones inglesas de la época–, con lo que se colman todas las lagunas que podían existir en torno a este precioso texto componente del legado intelectual de Simón Bolívar.

La Carta de JamaicaPulse acá para descargar La Carta de Jamaica 1815 – 2015

LINO GALLARDO

Por: José R. Méndez F.

Lino Gallardo.

     Nació en Ocumare del Tuy, probablemente en 1773 y murió en Caracas el 22 de diciembre de 1837. Lino Gallardo se destacó como compositor de canciones patrióticas, director de orquesta y ejecutante del violín, violonchelo y contrabajo. Fue discípulo de Juan Manuel Olivares en la Academia de Música de Caracas que fundara el Padre Sojo en 1874 (Pedro Ramón Palacios y Sojo, tío de Simón Bolívar). El sitio de reunión era la Hacienda La Floresta, del padre Sojo (hoy Urbanización La Floresta) y en la Hacienda San Felipe, del padre García Mohedano (hoy La Castellana) y en los terrenos de Bartolomé Blandín (que hoy son el Country Club), tierras para entonces de cultivo, ubicadas en torno al pueblo de Chacao, actualmente parte de Caracas.

     Fue un grupo de músicos de altísima calidad dedicado a cultivar el repertorio religioso con personalidad propia, aún cuando haya recibido alguna influencia de Pergolesi, Scarlatti, Haydn y Mozart. Integrado entre otros por Bartolomé Bello (el padre de Andrés Bello), José Francisco Velásquez, José Angel Lamas, Juan José Landaeta, Cayetano Carreño (hermano de Simón Rodríguez), Lino Gallardo, José Francisco Velásquez, Pedro Nolasco Colón, Juan Francisco Meserón, Atanasio Bello Montero (empresario musical, entusiasta difusor de grandes óperas y composiciones europeas del primer tercio del siglo XIX), José María Izasa (socio de Bello Montero en La Compañía) y José María Montero. En los quince años que más o menos duró esta Academia, salieron de allí algunos de los más grandes músicos que hemos tenido. El más celebrado entre ellos fue José Angel Lamas, autor de la más conocida pieza de música sacra: “Popule Meus”. Otros distinguidos discípulos de la Academia del Padre Sojo fueron Marcos Pompa, Pedro Pereira, Mateo Villalobos, Dionisio Montero y muchos más.

     Se resintió seriamente la salud del Padre Sojo, lo que lo indujo a firmar el 17 de junio de 1799 su testamento, según el cual legaba a Juan José Landaeta «el violín y la viola que tiene en su poder», y a Lino Gallardo el violoncello, por ser estos sus más “destacados alumnos”.

     El 26 de diciembre de 1794, Gallardo contrajo matrimonio con María del Carmen Araujo y al enviudar se casó con María Catalina Pereira, el 30 de abril de 1799.

      Juan José Landaeta, quien hasta ahora se ha tenido como el autor de la letra del Himno Nacional de Venezuela nace el 10 de marzo de 1780. Landaeta compuso algunas obras de carácter religioso, como “Benedictus” y “Pésame a la Virgen”. Perteneció a la clase social de los pardos y desde el comienzo de la revolución manifestó sus simpatías por la causa independentista. Así, se le vio entre los conspiradores del 19 de abril de 1810. Esta misma pasión revolucionaria lo llevó a componer varias canciones patrióticas, entre ellas una con motivo de la instalación del primer Congreso de Venezuela, en 1811. La letra comenzaba con la frase «Gloria, americanos».

     Se ha tenido hasta ahora a Juan José Landaeta como autor de la música del Himno Nacional de Venezuela, pero no ha aparecido ningún documento que dé validez a esta aseveración. Sólo existe la tradición oral, ya que ni siquiera Guzmán Blanco al decretar el «Gloria al Bravo Pueblo» como Himno Nacional, mencionó en el decreto a los autores. En cambio, hay más posibilidades de que sea Lino Gallardo el autor de la música patriótica. Dicho decreto, expedido en Caracas el 25 de mayo de 1881. Dice así, en la parte pertinente: 

“Considerando:

1o.: Que debe perpetuarse en la memoria de los venezolanos todo lo que en la época de nuestra emancipación política contribuyó a la realización de sus triunfos.

2o.: Que el Himno Nacional, conocido con el nombre tradicional de Gloria al Bravo Pueblo, fue el canto patriótico con que los hijos de la Gran Colombia celebraban sus victorias y se alentaban en la adversidad:

Decreto: Artículo

1o.: El Himno: Gloria al Bravo Pueblo, se declara Himno Nacional”.

Por encargo del Presidente Guzmán Blanco, el Dr. Eduardo Calcaño valioso compositor y músico, cumplió idóneamente la tarea de fijar el texto musical del Himno, lo cual hizo conservando la brillantez marcial de la melodía, sin pretender alterarlo ni darle otra expresión.”

     Landaeta, como buen patriota, fue perseguido por los realistas apenas cayó la primera República. Hecho prisionero, pudo salir al regresar Bolívar a Caracas, en 1813. Acompañó al Libertador en la penosa emigración a Oriente, en 1814, pero con mala fortuna, pues fue apresado y fusilado por Boves en ese mismo año.

   Gallardo compuso la música de la Canción americana, escrita años antes por los conjurados de 1797 y estuvo comprometido en las conspiraciones de 1808 y 1810 y fue miembro de la Sociedad Patriótica. Después de la caída de la Primera República (julio de 1812), fue apresado en las bóvedas de La Guaira por sedicioso (15 de diciembre de 1812). En 1818, bajo el régimen realista, fundó la Sociedad Filarmónica de Caracas, que era escuela de música y sociedad de conciertos a la vez; Gallardo fue el director de la orquesta de conciertos, director y profesor en la escuela. El 9 de agosto de 1824, fue nombrado maestro mayor de música de Caracas.

     Gallardo fue amigo y compadre de Simón Bolívar y este le compensó de su actuación al lado de los patriotas, nombrándolo “Fiel de peso” en la aduana de La Guaira (1827). A Lino Gallardo se le atribuye, si no la música, al menos su participación en la canción patriótica Gloria al Bravo Pueblo, que en 1881 fue decretada Himno Nacional. Investigaciones del estudioso de la historia de la música, Alberto Calzavara, han replanteado el tema de la posible autoría de la música de dicha composición por parte de Gallardo.

    Nuestro Himno Nacional, más que un canto revolucionario, fue un grito de solidaridad al Rey de España, ya que surgió como un canto emocional del 19 de abril de 1810, que como se sabe, fue cuando la oligarquía caraqueña declaró su fidelidad al rey de España, creando la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII.

     Se dice que el autor de la letra del “Gloria al Bravo Pueblo” fue el médico y poeta Vicente Salias, quien en un momento de euforia improvisó la canción en una de las sesiones de la Sociedad Patriótica, nacido en Caracas el 23 de marzo de 1776; era poeta y escritor, además de médico. Fue fusilado en el castillo de Puerto Cabello el 17 de septiembre de 1814, en momentos en que Bolívar sufría su segundo exilio rumbo a Cartagena. El mejor estudioso de la vida de Salias, José Rafael Fortique, lo confirma. Aunque tradicionalmente se ha escrito que la improvisación de Salias se produjo en el seno de la Sociedad Patriótica de Caracas, esto no parece probable, pues aquel canto patriótico existía ya a fines de abril o muy a comienzos de mayo de 1810, en tanto que la Sociedad Patriótica sólo inició sus actividades a partir de diciembre de ese año.

     Después de los sucesos del 19 de abril de 1810 el intendente de Ejército y Real Hacienda Vicente Basadre, fue apresado por las nuevas autoridades y recluido en el castillo de San Carlos de La Guaira, hasta su expulsión el 5 de mayo siguiente. Durante esos días que iban del 19 de abril al 5 de mayo de 1810 (decía Basadre en un informe escrito el 4 de julio, al llegar a Cádiz), los “caballeros mantuanos” que le custodiaban en el castillo día y noche por turnos, le dijeron que “…en todos los pueblos se habían compuesto canciones alegóricas alusivas a la libertad, a la independencia…” El funcionario español recuerda con indignación en Cádiz algunas de las canciones que oyó o leyó poco antes en La Guaira: “Pero lo más escandaloso fue las canciones alegóricas que compusieron e imprimieron de su independencia. Convidaban a toda la América española para hacer causa común, y que tomasen a los caraqueños por modelo para dirigir revoluciones”. Estas palabras de Basadre son una paráfrasis bastante exacta de la tercera estrofa de la canción patriótica de 1810, convertida en 1881 en Himno Nacional: 

“Unida con lazos

que el cielo formó

la América toda

existe en Nación;

y si el despotismo

levanta la voz

seguid el ejemplo

que Caracas dio”.

     Con letra de Salias y música de Landaeta o de Gallardo, pues los 3 se hallaban en Caracas entonces, el Gloria al bravo pueblo data de los días que siguieron al 19 de abril de 1810. No fue la única canción patriótica de esa época, pues también estuvo entonces en boga la que comenzaba: “..Caraqueños, otra época empieza…”, con letra de Andrés Bello y música de Cayetano Carreño. Pero fue el Gloria al bravo pueblo el canto que tuvo mayor aceptación y más rápidamente se popularizó; tanto llegó al corazón del pueblo, que se arrullaba a los infantes para dormirlos con el “Duérmase mi niño…” con la música del Himno Nacional, lo cual también servía como contraseña ante cualquier circunstancia.

     Uno de los compañeros del canónigo José Cortés de Madariaga en su misión diplomática a Bogotá (que salió de Caracas en diciembre de 1810) se lo había aprendido, y ya al regreso, el 18 de junio de 1811, mientras navegaban el río Meta abajo, tomó “…la flauta para ejecutar la canción de Caracas, Gloria al bravo pueblo, etc., y al resonar el suave instrumento unieron sus voces los que sabían la letra…”; así escribía, emocionado, Cortés de Madariaga en el Diario que llevaba durante el viaje. No sólo el flautista aficionado sabía la música, sino que varios de sus compañeros conocían también la letra. Aunque no hay constancia expresa de ello, es probable que el Gloria al bravo pueblo hubiese sido ejecutado y coreado en Caracas el 19 de abril de 1811, cuando se conmemoró el primer aniversario de la revolución de 1810 con la participación de varias orquestas dirigidas por músicos-compositores como Juan José Landaeta, Cayetano Carreño, Lino Gallardo, José María Cordero, entre otros.

     Juan Vicente González, refiriéndose a la época de la Primera República, escribe que “…el inspirado Gallardo hacía resonar las calles con la Marsellesa venezolana…”, aludiendo así, muy probablemente, al “Gloria al bravo pueblo”. Mientras que algunos historiadores afirman que la música no es Juan José Landaeta sino del músico ocumareño Lino Gallardo; no sólo por la tradición oral de la familia Gallardo, sino por el testimonio de numerosos personajes de la época, que dan fe que la música del Himno la escribió este fervoroso patriota y que, además, porque su nombre aparece en partituras antiguas, lo que no ocurre con Landaeta.  

     Pasado el período de la Independencia, el canto revolucionario siguió prendido en la mente del pueblo y se convirtió, por común aceptación, en la “canción nacional” aunque careciese de sanción oficial. El manuscrito de su música más antiguo que se conoce corresponde a mediados del siglo XIX, según el historiador José Antonio Calcaño, quien lo reproduce en su libro “La ciudad y su música”. En él no se menciona autor, pero figura como título lo siguiente: “núm. 1.- Violín. Canción Nacional. Gloria al bravo pueblo. Paso redoblado”.

     Este notable músico que ejecutaba con maestría el violonchelo, murió en Caracas el 22 de diciembre de 1837. Se dice, que su hija menor, Francisca de Paula, quemó todas las partituras de las obras compuestas por Gallardo, en protesta contra Guzmán Blanco, de quien era enemiga, al decretar éste, el 25 de mayo de 1881, la canción de su padre como Himno Nacional de Venezuela. Se cuidó mucho el Presidente Guzmán de no nombrar en su Decreto a los autores del Himno, gracias a lo cual todavía se polemiza y se trabaja en busca de la verdad.

     De las seis naciones que fueron liberadas por el Libertador (Colombia, Venezuela, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia), sólo las de Bolivia y Colombia hacen mención del Padre de la Patria, Simón Bolívar, mientras que Venezuela, cuna del Libertador, en su Himno Nacional, en sus tres estrofas y coro, para nada hace mención de tan ilustre venezolano.

HIMNO DE LA REPÚBLICA DE BOLÍVIA

Esta tierra inocente y hermosa   

que ha debido a Bolívar su nombre   

es la patria feliz donde el hombre  

goza el bien de la dicha y la paz

HIMNO DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

Bolívar cruza el Ande

que riegan dos océanos,

espadas cual centellas

fulguran en Junín.

Centauros indomables

descienden a los llanos,

y empieza a presentirse

de la epopeya el fin.

     Quizás algún día, cuando el bolivarianismo, más que una organización política de moda hoy y tergiversada, sea una energía que revitalice el espíritu de lucha por la justicia y la libertad de los pueblos de América, en el Himno Nacional de Venezuela se incluya la estrofa poética de Pablo Neruda:

“Yo conocí a Bolívar una mañana larga,

en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento,

Padre, le dije, eres o no eres o quién eres..?

Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo:

Despierto cada cien años

cuando despierta el pueblo”

Partitura del Himno Patriótico de Venezuela, Música de Lino Gallardo y letra de Andrés Bello López.

Fuentes consultadas:

• Fundación Polar (1997). Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas. Venezuela.

• Gran Enciclopedia de Venezuela. Caracas: Editorial Globe, 1998.

• Biografías de la Biblioteca Nacional (Jorge Mier Hoffman)

• Himno Nacional, por: Manuel Pérez Vila.

LA SUBREGIÓN VALLES DEL TUY “VISIÓN GEOGRÁFICA”

Por: investigaciones TUCUY

     Los Valles del Tuy constituyen una unidad geográfica  formada por la cuenca  media del río Tuy, ubicados entre las serranías de la Cordillera del Interior y las estribaciones de las montañas del sur del valle de Caracas, al centro norte de Venezuela. Es una de las cinco subregiones en que está dividido el Estado Miranda.  En los últimos cincuenta años se convirtió en área de expansión de la ciudad de Caracas y con la inauguración del sistema ferroviario se consolida la vocación de “Ciudad dormitorio” para muchas familias acá residenciadas debido a la oportunidad de tener una vivienda a  menor costo pero que laboran, estudian o hacen vida social fuera de esta subregión ya sea en Caracas u otras ciudades del centro del país.

      La subregión de los Valles del Tuy conformado por seis (6) Municipios autónomos y sus 11 Parroquias:

Cristóbal Rojas: capital Charallave con dos (2) parroquias: Charallave y Las Brisas.

Independencia: capital Santa Teresa del Tuy con dos (2) parroquias: Santa Teresa del Tuy y Cartanal.

Tomás Lander: capital Ocumare del Tuy con tres (3) parroquias: Ocumare del Tuy, La Democracia y Santa Bárbara

Paz Castillo: capital Santa Lucía con una parroquia Santa Lucía.

Simón Bolívar: capital San Francisco de Yare, con dos (2) parroquias San Francisco de Yare y  San Antonio de Yare.

Rafael Urdaneta: capital Cúa con dos (2) parroquias Cúa y Nueva Cúa.

Mapa Político de los Valles del Tuy.

Límites de los Valles del Tuy:

Norte: Municipios Baruta, El Hatillo, Sucre, Plaza y Zamora (subregión metropolitana) del Estado Miranda.

Este: Municipio Acevedo (parroquia Aragüita) sector de Guatopo de la subregión de Barlovento del Estado Miranda.

Oeste: Municipio Guaicaipuro (subregión de Altos Mirandinos) Sector La Magdalena del Estado Miranda.

Sur: Municipios San Sebastián y San Casimiro del Estado Aragua y Municipio José Tadeo Monagas sector de Guatopo del Estado Guárico.

Cuadro Nº 1: Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas: http://www.ine.gov.ve/ (*) Según proyecciones y estimaciones de los organismos oficiales en el presente a partir del censo de población del 2010, se espera el nuevo censo de población y vivienda 2011 para conocer cifras oficiales de población por municipios y parroquias.

Cuadro Nº 2: Viviendas datos al año 2007, Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas: http://www.ine.gov.ve/

Aspectos Geológicos:

      Los Valles del Tuy geológicamente están integrados al sistema de la Cordillera de la Costa la cual hace unos 80 millones de años empezó a elevarse, posteriormente el límite sur de la Serranías del Interior, ambas cadenas montañosas están en proceso de consolidación, lo cual  expresa en movimientos tectónicos de variada intensidad periódicamente para lo cual los habitantes de estos valles debemos estar preparados.

Fallas Geológicas:

      Estructuralmente los Valles del Tuy están afectados por la falla de Tácata, la cual corre paralelamente al Rio Tuy desde Tácata, pasando por Cúa, hasta el sur de Ocumare del Tuy. Esta falla tiene otro ramal que pasa por la Magdalena, Charallave hasta Santa Teresa. La Falla de la Victoria (San Sebastián) afecta a Santa Lucía. El 12 de abril de 1878 se produjo el histórico terremoto denominado “De Cúa” que destruyó esta floreciente población, denominada en la época “La Perla del Tuy” Se calculan unos 300 muertos.

Temperatura:

     Existe una variación de pisos bioclimáticas dependiendo de los niveles altitudinales, entre los 18º y 30 º centígrados, con una media anual de los 27º.En estos últimos días( marzo 2010) tenemos en el Tuy  los registros históricos más altos en los últimos cien años. 38° grados Centígrados a la sombra, a las 2 p.m.  En la población de Cúa.

Altitud:

     La mayoría de las poblaciones del Tuy están ubicadas entre los 160 y 240 metros sobre el nivel del mar, la mayor altura corresponde al topo de Golfo Triste (1.100 m.s.n.m.) en la Serranía del interior, Municipio Urdaneta, límites entre Miranda y Aragua.

Pluviosidad:

     Presenta un promedio anual entre los entre los 1300 y 1500 mm, con mayores lluvias en la cordillera sur o Serranía del Interior, dos períodos: verano de Diciembre hasta abril e invierno de mayo hasta noviembre. Los vientos alisios soplan de este a oeste.

Suelos:

       De formación aluvial, arcillosos excelentes para la agricultura.

Vegetación:

  Heterogénea desde  comunidades xerofíticas hasta bosques tropicales húmedos. Con variaciones por altitud.

Recursos Hídricos:

    La cuenca más importante del centro del país es la del rio Tuy, el cual nace en el cerro Codazzi en  Cordillera de la Costa del estado Aragua (Colonia Tovar), se divide  en cuenca alta desde el nacimiento hasta Tácata, Tuy Medio desde la desembocadura del rio Guare en Tácata hasta la desembocadura del rio Taguaza en el Municipio Independencia y el bajo Tuy, desde Aragüita hasta la desembocadura en el mar Caribe (Paparo) Barlovento.

    Hoy el río Tuy es un vertedero de aguas servidas, desde su nacimiento, en las proximidades de  Santa Teresa del Tuy municipio Independencia  desemboca el río Guaire al Tuy  cargado con los desperdicios de la capital.

     Al Tuy vierten sus aguas desde el sur el Guaire, Capayita, Aniagua, Talma, Ocumarito, Lagartijo, Taguaza, Taguacita. Desde el norte La quebrada de Charallave y el rio Guaire. (Tuy Medio)

Los embalses de los Valles del Tuy:

      En los Valles del Tuy encontramos en el Municipio Tomás Lander: Ocumarito, Lagartijo, en el Municipio Simón Bolívar: Agua Fría y el Municipio Independencia Taguaza. Su volumen de agua está comprometido con el abastecimiento de agua potable para la Zona Metropolitana. Directamente del Tuy se alimenta el Sistema Tuy 1 que vierte sus aguas en el embalse de la Mariposa para dar agua al sur y al oeste Caracas.

Vialidad:

Cuadro Nº 3: Fuente: Cuadros Estadísticos del Estado Miranda Corpocentro Año 2009.

 

Aeropuertos:

     Los Valles del Tuy tienen dos aeropuertos privados: el Aeropuerto Caracas (Oscar Machado Zuloaga,) en Charallave y el  Aeropuerto Metropolitano ubicado en el sector Aponte, carretera Ocumare –Cúa.

Sistema de Transporte Ferroviario Ezequiel Zamora (Caracas-Cúa):

     Los Valles del Tuy  se incorporan definitivamente a la zona metropolitana de Caracas. 35 minutos separan a Cúa de la estación Simón Bolívar de la Rinconada, conectada con la línea 3 del metro hasta la  estación Plaza Venezuela. Urge en el plan de reordenamiento de Los Valles del Tuy, construir los alimentadores del ferrocarril. (Ver artículos informativos en Tucuy).

Nuevo Sistema de Ferrocarriles a los Valles del Tuy.

Producción Agrícola año 2006:

Cuadro Nº 4: Fuente, Cuadros Estadísticos del Estado Miranda Corpocentro Año 2009.

Producción Pecuaria para el año 2006: 

 Cuadro Nº 5: Fuente: Cuadros Estadísticos del Estado Miranda Corpocentro Año 2009. 

Areneras:

En los Valles del Tuy, en el año 2006, quedaban 4 areneras en el Municipio Urdaneta, 1 en el Municipio Independencia y 7 en el Municipio Paz Castillo.

Empresas Manufactureras existentes para el año 2006:

Cuadro Nº 6: Fuente, Cuadros Estadísticos del Estado Miranda Corpocentro Año 2009.

Primeras empresas instaladas en los Valles del Tuy:

Cuadro Nº 7: Fuente, Cuadros Estadísticos del Estado Miranda Corpocentro Año 2009

Folklore:

     Los Valles del Tuy representan una de las regiones con el más rico folclor venezolano.

Cuadro Nº 8: Fuente, Investigaciones TUCUY.

Festividades Patronales:

Cuadro Nº 9: Fuente, Investigaciones TUCUY. (*El 28 de octubre se estableció localmente como el día de San Francisco de Paula, como una licencia de la Iglesia por razones de cosecha) 

Gastronomía Tuyera:

Los condumios del Tuyero tradicional se caracterizaban por la sencillez, la variedad y sobre todo sus exquisitos sabores. Fama tenían el queso de mano, el sancocho de corroncho, el cochino frito, la cachapa de hoja, el hígado molido, el pabellón, la chanfaina ocumareña, el pan de horno de Yare, la conserva de coco, el arroz con coco, el dulce limón de Charallave, la torta de plátano, el famoso Zamurito Cueño y la guarapita de naranja. Hoy se pueden conseguir algunas de estas delicias, pero cada día se hace más difícil. Rescatar el sabor tuyero es una de las metas de Tucuy.com. En el Tuy se celebran las ferias de la cachapa San Bernardo Ocumare del Tuy, feria del casabe, la feria de la hallaquita. En la Magdalena se celebra la feria de la pelota (dulce criollo).

Lugares de interés turístico:

Cuadro Nº 10: Fuente, Investigaciones TUCUY.

Patrimonios arquitectónicos del Tuy:

La mano sabia del hombre ha dejado en el Tuy algunas muestras de gran valor.

Cuadro Nº 11: Fuente, Investigaciones TUCUY.

BOLÍVAR EN YARE, 192 AÑOS DESPUÉS

Por: Juan de Dios Sánchez

Simón Bolívar

    Hace ciento noventa y dos años, tal día como hoy 2 de septiembre en 1807, el futuro Libertador de Venezuela estaba viviendo en su hacienda del valle de Yare, actual municipio Simón Bolívar del Estado Miranda y en la placidez de las tardes disfrutaba de sus propiedades en largos paseos a caballos, concibiendo ampliar las operaciones agrícolas de sus haciendas con varias siembras de añil.

     Aquella decisión del futuro General causó grandes oposiciones, siendo una de ellas, la más activa, la del abogado y vecino Antonio Nicolás Briceño quien no solo se opuso a la actividad sino que activó con el resto de los propietarios para que se opusieran a Bolívar en sus planes.

      Las cosas llegan a un termino de conflicto cuando todos se oponen a que Bolívar construya un callejón que requiere para el transito de sus tierras a la oficina de comercio del añil y un canal de drenaje que, pasando por las tierras de Briceño, cayera en un río cercano.

     Aparentemente solo se trataba de una fanfurriña entre dos o tres terratenientes sin mayor significado ni trascendencia en la historia de aquel tiempo ni mucho menos capaz de impactar la historia ciento noventa y dos años más tarde.

Antonio Nicolás Briceño Briceño, “El Diablo”.

     Pero las cosas pasaron “de castaño a oscuro” con mucha facilidad porque Bolívar, a la cabeza de un piquete de negros esclavos, bien armados y dispuestos a todo, inició los trabajos del canal de desagüe que, empezando en las tierras del futuro Libertador avanzaban, inexorablemente, a las de Antonio Nicolás Briceño.

     Pasaron varias horas y aparece Briceño, con un piquete de hombres secundándolo, no menos grande ni amenazador que el de Bolívar y se dispone a interrumpir los trabajos por la fuerza.

     Pero Bolívar no se arredra y por el contrario, ordena que los trabajos prosigan, Briceño ardiendo en ira, desenfunda la pistola y apunta a Bolívar quien, rápido y certero, se lanza sobre él y lo desarma, las personas presentes, sin pedir ni dar explicaciones, separan a los dos hombres. La calma sustituye la violencia y todo queda allí. Bolívar se olvido del añil y del canal y Briceño retira sus amenazas no sin antes pedir las más sentidas disculpas.

    Meses más tarde el futuro Libertador tratara de nuevo el asunto por medio de una correspondencia dirigida a Briceño de la que se conserva una respuesta. La guerra, el ardor de la política y otros asuntos de mayor monta sacaron a Bolívar y a Briceño de los Valles del Tuy y los lanzaron, por caminos diferentes, a la inmortalidad.

     Problema incidente que ha podido significar quien sabe que extraño desvarío, que en la historia del mundo se planteó aquel día, hace ciento noventa y dos años: Bolívar herido o muerto en un obscuro incidente, sin mención de gloria, Briceño preso por homicidio. Los hechos trastocados y un proceso que, inevitablemente, los arrastraría a los dos en un incidente de menor monta.

      Gracias a la prudencia de los vecinos se bajó el arma y se aminoraron los bríos. Pronto Briceño saltaría a la inmortalidad como uno de los padres de la Patria al ser una de las voces esenciales en el Congreso Constituyente de la Nación en 1811. De carácter inflexible propondrá, en 1813, un plan terrible de exterminio de los españoles que se considera como cruel e injusto. Bolívar no compartirá sus planes por considerarlo inoportuno pero, el mismo día en que, en Barinas, es fusilado Antonio Nicolás Briceño por los españoles, Bolívar en Trujillo firmaba el Decreto de la Guerra a Muerte que iba a ser el hilo melódico esencial de la Guerra de la Independencia Venezolana.

Firma del libertador Simón Bolívar.

Casa de Bolívar en Yare

Por: Iván López Calero

Patio Central de la Casa de Bolívar en Yare

         Ubicada en la población de San Francisco de Yare, estado Bolivariano de Miranda, Venezuela,  se encuentra el museo Casa de Bolívar lugar donde habitó el libertador Simón Bolívar durante algunos días en el año de 1809, esto mientras ejercía el cargo de Juez de Justicia Mayor del pueblo de Yare.  Esta hermosa Casa Colonial fue decretada Monumento Histórico Nacional según resolución publicada en Gaceta Oficial Nº 32.039 de fecha 04 de agosto de 1980. Se encuentra abierta al público desde el 28 de noviembre de 1982.

Presidente Luís Herrera Campins, discurso en la Casa de Bolívar en Yare, año 1983

         Esta hermosa Casa Colonial fue decretada Monumento Histórico Nacional según resolución publicada en Gaceta Oficial Nº 32.039 de fecha 04 de agosto de 1980. Se encuentra abierta al público desde el 28 de noviembre de 1982.

Presidente Luís Herrera Campins, Bautizo y Ceremonia de Recepción

 a la  Casa de Bolívar en Yare, año 1983


        En la actualidad conserva parte de sus características arquitectónicas y constructivas originales, como los muros de tapia y rafas, pilares de ladrillo, techo de madera y cubierta de teja a dos aguas. Los espacios principales se organizan en torno a un gran patio central delimitado por galerías cubiertas que se conectan con el exterior mediante el zaguán. Actualmente en las habitaciones cercanas al patio principal, donde se llevan a cabo eventos culturales, se encuentra la biblioteca José Vicente Espejo. Tiene una piedra tallada, del 17 de diciembre de 1930 y un medallón incrustado de mármol con la imagen del Libertador.

         La invitación es para que venga y  disfrute de esta bella casa en la que habitó el libertador y conozca bien de cerca otros aspectos de la vida de nuestro inmortal Héroe, al caminar en sus pasillos y habitaciones disfrutará de su conservada arquitectura colonial, y la frescura de las casas de época colonial. Reviva en este lugar los avatares entre los que se debatió el padre de la patria, apartado del centro de los hechos que desembocaron en el 19 de abril del 1810.

Balaustrada del Patio Central Casa de Bolívar en Yare

       Este museo se encuentra ubicado en el Boulevard Bolívar a dos cuadras de la Plaza Bolívar detrás de la Iglesia de San Francisco de Yare, Municipio Simón Bolívar, Estado Bolivariano de Miranda, Venezuela y abre sus puertas al público de:  Lunes a Viernes en los horarios de 08:30 a.m. a 12:00 m  y de 2:00 p.m. a 4:30 p.m.

Zagüan Casa de Bolívar en Yare

     Venga a disfrutar de buen turismo histórico en el Museo Casa Bolívar de Yare así como del resto de la historia y hospitalidad que siempre saben expresar los residentes del pueblo de Yare y de estos Valles del Tuy.