Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘música venezolana’

CARLITOS LARA: SIETE DÉCADAS DELEITANDO AL PÚBLICO CON SU GUITARRA.

Por Juan M. Carrasco D.

     Carlos Lara, “Carlitos”, como es también nombrado, es una leyenda local, regional y, por qué no, nacional, de la ejecución musical en la guitarra de manera autodidacta. Ha recorrido tantos lugares como géneros musicales existen, desde música popular norteamericana, pasando por la música folklórica venezolana del siglo XX, Nueva Onda y demás géneros musicales modernos.

CARLOS LARA.Carlos Lara tocando en la Plaza Bolívar de Santa Lucía, foto de Juan Manuel Carrasco.

     Nació en la ciudad de Guarenas, un 14 de octubre de 1931, pero a los 3 años de edad se muda a Santa Lucía con su familia. Estudió en la célebre y antigua escuela local de varones “Félix María Paredes”. Sus primeros contactos con la música se dan a la edad de 15 años en Santa Lucía, a través de un conjunto musical legendario de esa localidad tuyera, denominado “Perolito”. “Éramos unos muchachos con la inquietud por la música. Después de la escuela, de hacer los mandados y de recoger y cargar leña, tocaba algo parecido a una guitarra en esa agrupación, pero hecha con una tabla, no sonaba bien, pero ahí le dábamos”, refiere Lara, agregando que tiempo después una señora del pueblo les regaló una guitarra “de verdad”. “Pero como yo soy zurdo, aprendí a hacer los acordes al revés, y hasta el sol de hoy toco la guitarra de esa manera. Eso sucedió en la década de 1940”, aseguró. Cantó por esa época también con la Orquesta de los Hermanos Domínguez.

     A los 17 años tuvo que viajar a Caracas para trabajar en un taller de fundición, “pero allí no duré mucho tiempo, pues el músico caraqueño Miguelito Rodríguez ‘Su Majestad del Arpa’ me invitó a participar en su conjunto ‘El Trío Azul’, como ejecutante de la guitarra”, dijo, añadiendo que también estuvo en las filas del cuarteto musical “Los Lancers”, del músico académico Eduardo Lanz.

     En la década de 1960, donde ya se perfilaba como cantante y ejecutante solista, fue fundador del grupo “Los Siete”, y participó con el músico Federico Betancourt en “Los Selectos”, que luego se transformó en “Federico y su Combo Latino”, y con Jimi Jeffers en el “Trío Hawaiano”. “Fue una década de mucha actividad musical en clubes de prestigio, como el Country Club -donde en una oportunidad acompañé en el bajo al músico Daniel Montes- y restaurantes de fama reconocida en esos años”.

     Ya para finales de la década de 1970, radicado ya en Santa Lucía, formó parte de la agrupación “El Combo Dinámico”, junto al desaparecido maestro de la música luciteña, Don Marcos Correa, con quien compartió escenario en infinidad de oportunidades. “En esta carrera se me han presentado muchas oportunidades para viajar al exterior, a las islas del Caribe, Texas y demás ciudades, pero no las llegué a probar por mi miedo a los viajes en avión y en barco”, comenta, agregando que “de todas maneras no me ha hecho falta, pues el reconocimiento de mis coterráneos y del público de los lugares donde me he presentado ha sido suficiente para mí”.

     Hoy en día, Carlos Lara se dedica a amenizar diferentes eventos sociales particulares, con la compañía del cantante luciteño Víctor Mejías y acompañándose a su vez de una guitarra eléctrica, un generador electrónico de ritmos y su amplificador. “Hay que estar actualizado”, agrega jocosamente.

“Yo le agradezco mucho a la música y al pueblo de Santa Lucía, donde he recibido mucho reconocimiento de la gente, pues este es un pueblo con mucha tradición para la música”, añade.

ANÉCDOTAS.

     Cuenta Lara, entre sus anécdotas, que “una noche tocaba yo en un “botiquín”, tocaba en una guitarra acústica unos boleritos para los presentes, que eran bastantes, y de repente un hombre se me acercó y me dijo que tocara “La Chipola”, a lo que le contesté, con educación, que no me la sabía. El hombre insistió dos veces más con empujones, pero yo le decía que no me sabía ese tema. Pero como seguía empujándome no tuve más remedio que ‘plantarle’ la guitarra en la cabeza, que además era prestada. Una semana después volví al lugar para tomarme un cafecíto, pero el operador de la máquina de café me dijo ‘mire, piérdase ¿oyó? El hombre al que le estrelló la guitarra hace una semana es de la Seguridad Nacional, y lo anda buscando”.

Anuncios

LOPE DÍAZ MILANO

Por: investigaciones TUCUY

Lope Díaz Milano.

     Si hay en la historia local del siglo XX un personaje que haya dejado huellas profundas, sabiduría y ejemplo de vida es DON LOPE DÍAZ MILANO, Un cueño con espíritu renacentista, el cual era capaz, con eficiencia y amor, de escribir una marcha fúnebre, elaborar una lámpara de carburo, reparar el viejo reloj del templo parroquial, hacer de Maestro de Capilla, hacer  de compositor de música popular, de sacar adelante una familia y todavía tener a flor de labios un chiste, un consejo o una reprimenda. Así era el maestro Lope, como todos le conocían y respetaban.

     Nació en la población de Cúa, Estado Miranda, el 25 de septiembre de 1903, en los albores del siglo XX, durante el gobierno del General Cipriano Castro, hijo de Don Mateo Díaz Almeida y Doña Carmen Milano de Díaz. Estudió sus primeras lecciones musicales con el Padre Yumar, quien había llegado a Cúa en 1910 y tuvo la iniciativa conjuntamente con su sobrino Pablo Castellanos Yumar (Padre de otro cueño ilustre en el campo de la Música venezolana el Maestro Evencio Castellanos Yumar)  de fundar en 1914 la “BANDA DEL ROSARIO DE CÚA”.

     De la mano de estos pioneros del campo musical recibe lecciones, aprende a leer el pentagrama, a interpretar instrumentos como la tuba, el bombardino, el órgano, el bajo, pero al mismo tiempo comprende que lo más importante para un artistas es dejar un legado, crear escuela, multiplicar su saber, canalizar inquietudes y dedica con la fe del misionero y la pasión de un caballero cruzado a la enseñanza de la música; funda la Escuela de Música Germán U. Lira en 1922 Por sus sabias enseñanzas Cúa hoy sigue siendo el semillero más importante del Tuy del que hacer musical. Se destacan entre otros como sus discípulos y a su vez nuevos maestros: Don Ángel Ramón Serrano (fallecido). Don Lucio Isturiz (fallecido), Don Luís Villegas, Don Esteban Vásquez, Don Alejandro García Mackle (fallecido), Don Estanislao Echezuría, Don Julián Méndez (fallecido), Don Alejandro Palma (fallecido), Don Pedro Antonio Díaz (fallecido), Don Lope Palacios,  Don Genaro Estrada (fallecido), Don Guillermo Palacios, Don Magín Guevara (fallecido), Don Pedro Prim (fallecido), Don Teodomiro Rivero (fallecido) quien a su vez siembra la semilla de la música en Charallave, dando origen, conjuntamente con hombres como Don Eulogio Serrano a todo un movimiento musical charallavense con vigencia hasta hoy, a Don Rito Prim, Don Jesús Pérez, Don Ramón Castro, el Dr. Héctor Honorio Hernández Medina, El gran director musical Alejandro Marrero, el compositor, arreglista, interprete y pedagogo Bernardino Pacheco, Don Luís Tabasque (fallecido) para nombrar solo algunos de sus discípulos.

     En 1932 contrajo matrimonio con Doña Alejandrina Hernández, fundado un hogar ejemplar con sus hijos Francisco, Elena, Cristina, Belén, Alejandrina (fallecida), Luciano, Isabel , Nelly y Carmen.

     Sus hijos políticos Ana de Díaz, Jesús Angelino (fallecido) Salvador Minicozzi, José Luque, Luís Palacios, Águeda de Díaz, Gilberto Alzuru, Antonio Santana, Franco Giraldi, sus innumerables nietos y bisnietos, una familia paradigmática para sus conciudadanos.

Algunos reconocimientos recibidos por Don Lope Díaz:

     Orden “Cristóbal Rojas en su Primera Clase”. Concejo Municipal del Distrito Urdaneta. Año 1974.

     Diplomas y Reconocimientos (Varios) a su labor en la Música, el Deporte y la Cultura.

    Placa de Reconocimiento a su  labor durante 55 años, como Maestro De Capilla de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Cúa.

    Y la distinción honorífica de mayor trascendencia: La Maravillosa Orquesta Juvenil Venezolana dirigida por el Prof. José Antonio Abreu, en su núcleo Valles del Tuy (Cúa) lleva el nombre del Maestro de Maestros “Don Lope Díaz Milano”.

     Se nos fue físicamente a los 78 años de edad, el 21 de diciembre de 1981, pero su legado está presente y estará entre nosotros por siempre.

Joropo Tuyero de Colección

Por: Jesús Castro

SIGUE PRESENTE;

EL REY DEL CANTO MIRANDINO

“PANCHO PRIN”

       Recientemente fue puesto a disposición del público joropero y seguidores de este género musical, un trabajo discográfico inédito de este insigne cantador del Joropo Tuyero, estando representado en dos CD.

      Estos temas fueron acompañado musicalmente en el arpa por los famosos de la época como lo eran: Juan Martínez, Dionisio Bolívar, Valerio Calzadilla, Pablo Hidalgo (+), Gabriel Cirilo Ruiz (+),  y Félix  Díaz (+).

 

     Felicitaciones a Panchito Prin (Hijo) y Víctor Márquez (Investigador del Joropo Tuyero), los cuales en conjunto recopilaron el material necesario para esta re-edición musical, que fortalece nuestras memorias históricas y culturales en nuestro joropo.

     Es oportuno resaltar la gran labor que viene realizando el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través de la Fundación del Centro Nacional del Disco (CENDIS) la cual hizo posible la producción de mil (1.000) ejemplares, como aporte a nuestro folclore.

Para obtener este (CD) Llamar al 0414 180 46 98

Panchito Prin.

Fuente Informativa y aporte de CD

 Albín Martínez (Arpisto).