Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘papa clemente xi’

La Virgen del Rosario, patrona de Cúa.

Por: Iván López Calero.

      Un sacerdote español llamado Domingo Guzmán, es enviado en una misión espiritual evangelizadora al sur de Francia, específicamente a la localidad de Prouille, para que predicará los evangelios en esa comunidad considerada herética, allí fundó un convento para mujeres convertidas al cristianismo y cerca tenía una Capilla dedicada a la Santísima Virgen, en ese lugar trabajó por muchos años, pero sus avances eran mínimos, un día del año 1208, sintiendo que no lograba los objetivos y que su causa estaba perdida, fue a la Capilla del lugar y le rogó a la Virgen que lo ayudara y allí se le apareció la Virgen con un Rosario en las manos y le enseño a Domingo a recitarlo, además le dijo que lo enseñara y predicara por todo el mundo y que así el lograría que muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias, Domingo salió del lugar con el Rosario que la Virgen le entregó y comenzó a predicarlo obteniendo gran éxito y muchas personas se convirtieron y volvieron a la fe católica. 

Virgen del Rosario entregando el Rosario a Santo Domingo de Guzmán, obra de Camerón, siglo XVIII (detalle)Virgen del Rosario entregando el Rosario a Santo Domingo de Guzmán, obra de Camerón, siglo XVIII (detalle) imagen tomada de http://www.catedraldevalencia.es/recorrido-por-la-catedral13.php

      Años después los ejércitos cristianos en Francia y los ejércitos Albigenses, <<comunidad considerados herejes>>, se vieron enfrentados en una Batalla en la localidad de Muret el 12 de septiembre de 1213, Simón de Montfort dirigente del ejercito cristiano le pidió a Domingo de Guzmán le enseñara a la tropa a rezar el Rosario lo cual hicieron con mucha devoción, los cristianos ganaron la batalla y De Montfort consideró que había sido un milagro por rezar el Rosario, como muestra de gratitud  De Montfort construyó una capilla a la Virgen del Rosario siendo esta la primera dedicada a su devoción.

      Entre los años de 1568 a 1571 los musulmanes controlaban el Mar Mediterráneo y preparaban una invasión a Europa, los países europeos enviaron una flota a confrontarlos y las dos flotas, la musulmana y la cristiana se encontraron en el Golfo de Corinto, cerca de la Ciudad portuaria de Lepanto, en Grecia, el día 07 de Octubre de 1571, la flota cristiana estaba compuesta por soldados cristianos de los países de España, Génova y Venecia y su comandante fue Don Juan de Austria, según las crónicas, la armada musulmana era superior en número y barcos de guerra a la cristiana, el Comandante Don Juan de Austria dio la orden de que todos los soldados rezaran el Rosario antes de la batalla lo cual hicieron con mucha devoción, luego de esto inició un duro batallar que se extendió hasta altas horas de la tarde, pero al final la Batalla la ganaron los cristianos.

Pintura de la Batalla de Lepanto de Juan de Toledo y Mateo Gilarte, obra del siglo XVII. 1663-1665. Ubicación Iglesia de Santo Domingo, Murcia, (detalle)Pintura de la Batalla de Lepanto de Juan de Toledo y Mateo Gilarte, obra del siglo XVII. 1663-1665. Ubicación: Iglesia de Santo Domingo, Murcia, imagen tomada de http://articulosdeapologeticacatolica.blogspot.com/2014/10/el-santo-rosario-y-la-batalla-de-lepanto.html

      Don Juan de Austria sin dudarlo un solo momento atribuyó el triunfo de la batalla de Lepanto a <<la poderosa intervención de Nuestra Señora del Rosario>>  en agradecimiento el Papa Pío V instituyó el día 07 de octubre como la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias y luego el Papa Gregorio III cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario. Para 1716 el Papa Clemente XI, mandó que la fiesta del Santo Rosario fuera celebrada por la Iglesia universal, convirtiéndose así en una devoción mayor.

Como Patrona de Cúa

      Para mediados del siglo XVIII en el nuevo continente de América, en la Provincia de Venezuela, específicamente en el Valle del Tuy, se había comenzado a construir en las llamadas tierras de la Cúa o la Cuana, un poblado, esto en una loma alta que quedaba fuera de los terrenos de la llamada hacienda Marín, (lugar que se tiene por el sitio donde estuvo el primer poblado, llamado Santa Rosa de Marín) esas nuevas tierras de la Cúa, son del producto de una donación realizada a la iglesia católica por los herederos de Doña Ángela Thomasa Ferrera, (según dato del Obispo Mariano Martí), y es en este lugar donde se registra la construcción del primer templo católico erigido en el pueblo de Cúa, entre finales de 1758 a 1765, celebrándose la primera misa y su bendición el 10 de diciembre de ese año 1765,  y fue en advocación o colocando a Santa Rosa de Lima como patrona del mismo, el Obispo Don Diego Antonio Diez de Madroñero, en los apuntes de su Visita Pastoral realizada al pueblo de Cúa el 01 de Noviembre de 1762, nos dice al respecto lo siguiente:

Que la nueva iglesia se está construyendo en el sitio de la Cúa o la Cuana y que estaba a medio construir, la ubicación de este nuevo Templo no contaba con el apoyo de los dueños de haciendas, pues en su mayoría eran partidarios en que el pueblo debía continuar en terrenos de la hacienda del Marques del Toro, o sea en Marín. (Sic)

      Cúa, se encuentra ubicada sobre una falla geológica, a saber la falla del Caribe, situación que ha afectado a la población a lo largo de su historia, el primer terremoto que afectó la población negativamente y del que se tiene referencia, es el llamado de San Bernabé, ocurrido el 11 de junio del año 1641, el cual destruye las construcciones ubicadas dentro de la hacienda Marín, luego el pueblo sufrió los embates de otro terremoto, llamado de Santa Úrsula, sucedido el día 21 de octubre de 1766, destruyendo el primer templo construido ya en las tierras de Cúa, y sufrió también los embates de otros sismos  menores que se registraron entre esas fechas antes citadas, lo cual trajo como consecuencia que los representantes de la Iglesia, <<que tal vez en la búsqueda divina de protección del pueblo contra los terremotos>>, para el año de 1774 por orden o disposición del provisor Padre Dr. José María Muñoz, se designase a la Santísima Virgen del Rosario como patrona titular de Cúa y como patrona menos principal a Santa Rosa de Lima, Enrique Bernardo Núñez, primer cronista oficial de Caracas, nos indica en su libro La ciudad de los techos rojos, (1947), que:

Las fuertes sequias hacen invocar a N.S. de Copacabana, y los terremotos, a la Virgen del Rosario y de las Mercedes. (Pág. 12)

      Esa es una de las hipótesis acerca del ¿Por Qué? se le cambia la advocación a la parroquia eclesiástica, la otra hipótesis que se plantea es el hecho de que Charallave es elevada a curato el año de 1762 y su iglesia es en advocación a Santa Rosa de Lima, por tanto se le cambia el patronato a Cúa por el de Nuestra Señora del Rosario.

     Lo que sí queda claro de lo expresado en los párrafos anteriores, es que desde ese año de 1774 es patrona de Cúa, Nuestra Señora del Rosario, la cual ha velado y cuidado de los cueños en los momentos difíciles y de alegrías a lo largo de la historia de este terruño Tuyero, hasta la actualidad.

Nuestra Señora del Rosario de CúaImagen de Nuestra Señora del Rosario de Cúa, foto Iván López, año 2009

 Fuentes consultadas:

  • Archivos de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Cúa.
  • Martí, Obispo Mariano. Documentos Relativos a su visita Pastoral de la Diócesis de Caracas. (1771-1784). Caracas, Academia Nacional de la Historia, Imprenta Torino, Tomo II, Libro personal, 1998. 746 pp.
  • Nuñez, Enrique Bernardo, La ciudad de los techos rojos, (Una selección), Caracas, Fundación Editorial el perro y la rana, Fundación Imprenta Ministerio de la Cultura, 1ª edición, 2007, 224 pp.
  • Pérez, Adolfo Angulo. 1690. Homenaje a Cúa en el 285 aniversario de su fundación. 1975, Caracas, Tipografía El Rincón, s.r.l., Concejo del Distrito Urdaneta, Cúa, 1975, 52 pp.
  • Rojas, Arístides. Crónica de Caracas, (artículo La Abogada de los Terremotos), Caracas, Venezuela, 2ª edición Fundarte, Talleres Impresos Publigráfica 66 C.A.,  2014, 244 pp.

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CUA

Por: investigaciones TUCUY.

     ¡Y HABIENDO ENTRADO DONDE ESTABA ELLA, LE DIJO! “DIOS TE SALVE, LLENA DE GRACIA, EL SEÑOR ES CONTIGO” Con estas palabras el ángel saludó a María y los católicos hemos repetido esas palabras por más de 500 años.

     Como lo recuerda el Martirologio Romano el Papa Pío V ordenó en 1572 que se conmemorara anualmente a Nuestra Señora de las Victorias para obtener la misericordia de Dios sobre su Iglesia, para agradarle sus innumerables beneficios y principalmente, para darle gracias por haber salvado a cristiandad del dominio árabe (Turcos) en la victoria de los cristianos en la Batalla de Lepanto (Grecia) en el año de 1571. Según el Papa, aquella victoria militar fue una respuesta del cielo a las oraciones y procesiones del rosario organizadas por las cofradías romanas, en el momento en que se libraba la famosa batalla, donde Don Miguel de Cervantes, el autor de Don Quijote, recibió una herida y con ella su famoso Apodo del “Manco de Lepanto”.

Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Cúa.

     En el año de 1573 el Papa  Gregorio XIII cambió en nombre de las fiestas de la Victoria por el de fiestas del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo del mes de octubre, día en que se había ganado la batalla (7 de octubre de 1571). El  5 de agosto de 1716, día de Santa María la Mayor, los cristianos los cristianos infligieron otra derrota a los turcos en Peterwardein (Hungría), por ese motivo el Papa Clemente XI extendió a toda la Iglesia universal la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, el 7 de octubre, pero celebrándola el primer domingo del mes.

     En la Edad Media se saludaba al Virgen con el título de rosa (Rosa Mystica), como símbolo de la alegría. Se adornaban sus imágenes, con ramos y coronas de rasas, en latín medieval ROSARIUM, es decir que el nombre proviene de la ornamentación. Las cuentas que llevaban quienes rezaban con una cuerda de nudos, al igual que lo hacían judíos y árabes, también se asocia al nombre de la Virgen adornada con  rosas y se denomina ROSARIO. Al comienzo esos nudos eran muy sencillos, una simple curda, pero poco a poco se le agregaron elementos de orfebrería y se le incrustan piedras preciosas, perlas, oro, plata. Se acostumbraba como promesa a la Virgen dotarle de hermosas joyas en forma de rosario. En nuestro pueblo de Cúa, la Virgen del Rosario tiene varios rosarios de oro 18 y 24 kilates, donados durante la Colonia, los cuales forman parte del patrimonio de nuestra parroquia. Las Joyas están a buen resguardo, pero en alguna ocasión el pueblo católico debe conocer por lo menos en fotos. Clarificamos al hampa que esas joyas no están en la Parroquia de Cúa, ni en poder del Cura Párroco, no sea que pase por la mente de algún “malandrín” se entere de esta noticia, y quiera ponerle la mano.

Nuestra Señora del Rosario de Cúa.

     Nuestro pueblo de Cúa durante sus primeros años de existencia como Capellanía, pueblo del partido del Tuy arriba, se le denominó como Santa Rosa de Marín, en honor a la Santa Limeña y primera Santa de América. Esto ocurrió entre 1673 y 1690, en este último año se hace la primera referencia escrita en el libro más antiguo encontrado durante la Visita Pastoral del Obispo Martí y como no habían documentos de fundación se tomó la fecha 18 de octubre de 1690, como se acostumbraba entonces, esa es la fecha de la partida más antigua encontrada por el Obispo Martí, en su Visita durante el año de 1783. Santa Rosa de Lima continúa como Patrona de Cúa hasta 1752, año de su elevación como Parroquia, donde se designa como Patrona de Cúa a NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO y como Patrona “menos principal” a SANTA ROSA DE LIMA. Se infiere que este cambio de Patrona se produce, no por discriminación a Santa Rosa, ni por Referenda de los católicos cueños, sino por la cercanía entre Charallave y Cúa, pues éste primer pueblo fue elevado a Parroquia primero que Cúa, con el Patronato de la Santa Limeña.

    En a visita Pastoral del Obispo Juan José Escalona y Calatayud a Cúa se hace una reseña de las imágenes que tenía el templo, su estado y condición y con referencia a la imagen de Nuestra Señora del Rosario señala que la misma había pertenecido a uno de templos caídos en Caracas  por efectos del terremoto de 1641.