Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘rómulo gallegos’

Efemérides de los Valles del Tuy (Agosto)

Por: Iván E. López C.

02/08/1884.- Nace en Caracas Rómulo Gallegos, escritor, educador, político y Presidente de la República (febrero-noviembre 1948), quien se casa con Teotiste Candelaria Arocha Egui, natural de Charallave, Rómulo Gallegos luego estando en la “Hacienda Cantarrana” (de propiedad de su esposa) que se encontraba ubicada en el actual sector de Pitahaya del Municipio Cristóbal Rojas (Charallave, Valles del Tuy), se inspira en una planta de Malanga del tipo trepadora o enredadera, para escribir su famosa obra “La Trepadora”  publicada el año de 1925.

Doña Teotiste Arocha y Romulo Gallegos, Foto de José María Mosqueira Manso en Pontevedra, España.  imagen tomada de www.galizacig.comDoña Teotiste Arocha y Romulo Gallegos, Foto de José María Mosqueira Manso en Pontevedra, España. imagen tomada de http://www.galizacig.com

07/08/1919.- Nace en el caserío Aguadulce, en las cercanías de Sácua, jurisdicción de Cúa, Juan Alberto Paz (Juber), escritor y poeta de los valle del Tuy, entre sus múltiples obras destaca la Novela titulada “La Catira Hortensia Luna”.

JUAN ALBERTO PAZJuan Albeto Paz (Juber).

15/08/1849.- Se le encomienda al para entonces Primer Comandante de Milicias Ezequiel Zamora Correa trasladar desde Macapo hasta Caracas, en calidad de prisionero de guerra al General José Antonio Páez, ex-presidente de la República, quien se había alzado en armas contra la presidencia del General José Tadeo Monagas.

Ezequiel Zamora - copiaGeneral Ezequiel Zamora Correa.

17/08/1929.- Nace en Santa Lucía del Tuy, Santiago Navas Morales, sastre, comerciante, contabilista, periodista y primer cronista oficial del pueblo de Santa Lucía del Tuy, Escribió para los diarios El Universal, La Religión, Pantalla, La Voz  entre otros y promovió la creación de “El Deportivo Luciteño (1962), El Telón (1975), El Candil (1972). Se destacó dentro de la crónica tuyera al escribir, “Santa Lucía su Gente y sus Anécdotas” 1.971 y “Santa Lucía de Pariaguán” (Coautor). 1.982.

Santiago Navas MoralesSantiago Navas Morales (Ex-cronista de Santa Lucía del Tuy) 

19/08/1809.- Don Simón Bolívar dirige una comunicación al gobernador y capitán general Don Vicente de Emparan y Orbe, en protesta de unos requisitos exigidos por el ayuntamiento para recibirse como TENIENTE JUSTICIA MAYOR DEL VALLE DE YARE, en el cual expresa:

“…me veo en la necesidad de reclamar esta providencia quejándome del desaire que se me ha irrogado, y haciendo presente que no hay ley ni disposición alguna que ordene el requisito o ceremonial de haber de visitar en persona a los regidores para recibirse los tenientes en el Cabildo y que es una costumbre abusiva y embarazosa, que no ha tenido otro principio que la arbitrariedad de los capitulares,…”.  

Simón BolívarSimón Bolívar.

20/08/1894.- Para ese día son reanudadas las relaciones Diplomáticas entre Venezuela y Holanda, Firmándose un tratado en la Haya, esto debido a las mediaciones realizadas por el General Francisco Tosta García, nacido en Charallave y que desempeñaba funciones como “Enviado Extraordinario de la República de Venezuela ante los Países Bajos”.

Francisco Tosta García, Imagen tomada del Cojo Ilustrado Nº 69 del 1 de Noviembre de 1894Francisco Tosta García, Imagen tomada del Cojo Ilustrado Nº 69 del 1 de Noviembre de 1894.

25/08/1883.- El gobierno de Antonio Guzmán Blanco dictó ese día un decreto que ordenaba de forma precisa los estudios y construcción de una vialidad férrea que comenzaría en Caracas, pasaría por Petare, Santa Lucia, Ocumare y finalizaría en Cúa, a ese vía férrea luego se le conoció como el “Ferrocarril Central de Venezuela” que contó con 18 estaciones desde Caracas hasta Ocumare del Tuy.

DSCF0447aMapa de Ruta del Ferrocarril Central de Venezuela.

30/08/2013.- Conmemoración de las fiestas patronales de Charallave en Advocación a la Virgen de Santa Rosa de Lima, el pueblo de Charallave fue fundado en 1681 por el Padre Cirilo de Otoniente, con el nombre de Santa Rosa de Lima, más tarde fue repoblada por el Padre Salvador de Cádiz en el lugar que hoy conocemos como Plaza Vieja o Plaza Páez, en 1880 se quemó la iglesia, por lo cual tuvo que ser refundada en el lugar que hoy ocupa la nueva Iglesia Santa Rosa de Lima, es importante saber que en Charallave se han construido cuatro templos, los tres primeros estuvieron en la Plaza Vieja y el último ubicado en el lugar que hoy ocupa, se empezó a construir en 1841, tardando aproximadamente 54 años para ser terminado, siendo bendecida el 7 de diciembre de 1880, la primera misa celebrada en ese templo se realizó el 30 de agosto de 1896.

Iglesia Santa Rosa de Lima y plaza Bolívar de Charallave.Iglesia Santa Rosa de Lima y plaza Bolívar de Charallave. Foto cortesía de lagranciudad.net

Anuncios

ROSA MARTÍNEZ DE BELLO

Por: Esteban Trujillo Cruz.

Maestra Rosa Martínez de BelloMaestra Rosa Martínez de Bello.

     Perteneciente a un Charallave rural de ordeño, calles de tierra, domingo de misa, retretas y los sueños de una niña que a muy corta edad soñaba con ser maestra, viene a nuestras páginas una de las maestras más querida de Charallave, nos referimos en esta oportunidad a Rosa María Martínez, quien nació en Charallave el 24 de Enero de 1933, hija de Miguel Martínez y de Carmen Castro de Martínez, es la mayor de cuatro (5) hermanos: Clara, Miguel José y Blanca Martínez. Ella misma nos narra:

     “Yo nací en la Plaza Páez o Plaza Vieja, recuerdo que me inicie en mis estudios en la Escuela Federal que luego pasó a ser “Teresa de Bolívar”, hasta sexto grado. Mi papá nos abandonó cuando yo tenía siete años de edad, todos mis hermanos eran menores, recuerdo que nos turnábamos para ir a las clases porque teníamos un solo par de zapatos, fue una infancia muy penosa, carente de todo, aprendí a tejer muy pequeñita, tejía alpargatas para ganarme la vida, también cosía y bordaba en la tarde en la esquina de Juan Chiquín con otra niñas de mi edad jugábamos a la escuelita, desde muy pequeña yo quería ser maestra, esa era mi ilusión así paso el tiempo hasta sexto grado, de mis amigas de la época recuerdo a Carmen Elena Rondón, María Josefina Blanco, Rosa Cruz, Teresita Delgado, Elsa Blanco entre otras, algunas de ellas fueron maestras al igual que yo, de niña íbamos a los Robles Castro de la Plaza Vieja, Petra Castro eran las que hacían los dulces criollos aun hoy hacen: pan de horno, majarete, pelotas que se envuelven en hojas de cambur, queso de mano, hallacas.

     Terminado el sexto grado el Prof. Rubén Díaz me buscó para trabajar dando suplencia en la misma escuela “Teresa de Bolívar”, él sabía por la situación que estaba atravesando mi familia, fué por ese motivo que nos quiso ayudar, para lograr esto dada mi corta edad, adulteraron mi partida de nacimiento en tres años, pero esto no me importó ya que lo importante era tener un trabajo fijo, a raíz de esto, la situación en mi casa empezó a cambiar.

     Al poco tiempo me llamaron a Los Teques para darme el nombra-miento, fue un día muy feliz para mi mamá y todos nosotros, ya que esto daría un cambio radical en la situación económica en mi casa, esta alegría duró poco, una persona de Charallave con mucha influencia en el gobierno de la época tiempo de Rómulo Gallegos con una llamada me tumbó el cargo para favorecer a un familiar muy cercano, esto no me afligió, el Prof. Rubén me dijo “si para usted no hay cargo en Charallave yo se lo consigo en Ocumare” y así fue, ese mismo mes empecé en Ocumare con el cargo de Preceptora en la Escuela Estadal N° 37 (Pampero), en este plantel era bedel y maestra de 1er, 2do, 3er y 4to grado, doble turno mañana y tarde, todo esto era posible gracias a la ayuda de mi madre quien le cocinaba a 50 alumnos en el mismo plantel, ella y yo cobrábamos 300,oo Bolívares mensuales ya que era maestra tipo B, en esta escuela estuve hasta 1955, cuando dejo el cargo y me vengo para Charallave con los padres Agustinos que estaba en la Plaza Bolívar, de cuya escuela salieron grandes profesionales de Charallave. Como son: Cesar Carvallo, quien fuera Decano de la U.C.V., Salvador Sosa y su hermano Oswaldo los Pérez Carvallo los hermanos Pérez Vargas, todos los hijos de Teresa Alvarenga, los hermanos Arocha Robles. Recuerdo mucho a Leonardo quien era muy tremendo, los Arocha Rivas entre otros, me disculpan los que no mencioné.

     En 1957 me uno en matrimonio con el Sr. Rafael Ángel Bello de cuya unión nacieron 9 hijos: María Auxiliadora, Rafael Antonio (El Negro) Carmen Rosa, Leticia Mabelis, Ángel Agustín, Rosa María, Jesús Eduardo, José Ángel y Juan Carlos. En 1957 se van los padres Agustino y vienen los Vascos el padre Luis y el padre Juan, a ellos les debo mucho ya que cuando se iban a marchar en el año de 1960 los padres me llamaron y me hicieron saber que no tenían matrícula para poder liquidarme y que en cambio me dejaban el colegio y dejó de ser San Agustín, para ser Nuestra Señora de Coromoto.

     Personas ajenas al colegio no estaban de acuerdo con que me lo dejaran a mi y procedieron a desvalijarlo no dejando ni el cristo que estaba en la pared, no contentos con esto procedieron luego a visitar diferentes familias de Charallave para que no inscribieran a sus hijos en el colegio, lo que ellos no sabían era que yo tenía los documentos legales y la posesión de la escuela, con la ayuda de personas como el Prof. Luis Requiz, Rubén Díaz, Gustavo Farrera (padre), Prof. Meza, el Prof. Acosta quienes me ayudaron con pupitres viejos y pizarrones.

     El Dr. Arnaldo Arocha quien era Diputado a la Asamblea Legislativa me ayudó con el techo entre otras personas que creyeron en nosotras, las hermanas Martínez, estos son los inicios de la hoy: UEP. “Nuestra Señora de Coromoto”, levantarla hasta hacer lo que hoy es, nos invitan a recordar sus inicios en la calle Bolívar N° 88 hoy esa escuela no existe solo es parte de un país ausente que vive en el recuerdo de muchos Charallavenses como la maestra Clara, Blanca, Modesta Serrano, Aularida Blanco de Luque, Albania Farrera, Yolanda Sosa hasta 1968, cuando ingresa el Prof. Pablo Castro cuya ayuda fue de mucha importancia para que pudiera subsistir lo que es hoy “Nuestra Señora de Coromoto” después de esta fecha se incorporaron Beatriz Olia, Yolima Murgos. la maestra Irma etc.

     Fueron años muy difíciles, a estos se une la desocupación solicitada en 1974 por parte del municipio quien necesitaban construir una casa de Gobierno que aún hoy esta con solo su fundaciones, testigo silencioso de una medida de desocupación por parte del municipio en plenas labores educativas, medida ésta que me afectó bastante recuerdo que estábamos en clase y la gente del Concejo Municipal quitando las tejas, solo se detuvieron cuando los representantes se presentaron en solidaridad con el colegio, esto fue en 1974, pero Dios es grande cuando puso en mi camino a José de la Rosa Bracho, un maracucho muy bondadoso quien me ofreció un terreno con facilidades de pago, cuatro años para cancelar este terreno; cuando conocí al Sr. Ángel Sánchez constructor quien me ofreció toda su ayuda todo como una bendición de Dios quien me consigue un préstamo con Crenca y se inicia la construcción con una moderna estructura que se hace realidad en el año 1977, en todo este tiempo me he mantenido al frente de la Dirección del Plantel. Hoy cuento con la valiosa colaboración de mis hijos quienes son profesionales y la maravillosa colaboración de Australia Ferrera de Landaeta, quien se ha mantenido con nosotros por más de 15 años y ha estado tanto en los ratos malos, como en los buenos.

     Tengo mas de 50 años educando, lo cual me hace sentir muy orgullosa de mi misma, porque creo que le he dado a mi país lo mejor que tengo, mi amor por los niños y le entrego mis hijos y mis nietos criados en un hogar católico y formado como dignos ciudadanos.

     Mi agradecimiento muy especial a El Pregón de Charallave y al Sr. Esteban Trujillo por haberme incluido en esa maravillosa labor de: Gente y Crónicas de Charallave. Gracias.

NORA INOCENCIA CEREZO

Por: Jesús A. Silva I.

     La maestra Nora, como se le conoce cariñosamente, nació el 28 de diciembre de 1930 en Santa Teresa del Tuy, es una profesional de la docencia jubilada al cumplir 37 años de servicios en distintas instituciones escolares del municipio Independencia e incluso en el municipio Tomás Lander.

    Nora se inicio en la docencia muy joven, ella fija sus inicios en el tiempo en el cual Venezuela era gobernada por  Don Rómulo Gallegos, para la época se hizo una selección para dar los cargos de las escuelas estadales en los campos tuyeros entre un grupo de jóvenes que tuvieran el 6º grado aprobado; no hay que olvidar que en esa época  en esta subregión no había la facilidad del presente para hacer estudios de secundaria.

    La maestra Nora va a trabajar a una escuela rural que si la memoria no le engaña era la numero 77 dependiente de la Gobernación del estado Miranda y situada en Morocopo un sitio o caserío situado en el presente en el Parque Nacional Guatopo en jurisdicción del municipio Independencia, en aquella época se hablaba de sitios y caseríos de Santa Teresa del Tuy en el Distrito Paz Castillo.

Nora Inocencia Cerezo.

Cuenta la maestra Nora:

“yo era muy joven y me daba miedo, éramos dos candidatas para el cargo, mi prima Alcira y yo, pero al final me seleccionaron a mí. La escuela funcionaba muy cerca de la quebrada, cerca de la casa de la señora María Gallegos Jaramillo de Rasquin”.

    Tiempo después de prestar servicio en Morocopo, la Maestra Nora es trasladada con otros docentes a prestar servicio en una escuela de la Colonia Mendoza en las afueras de Ocumare del Tuy, ella recuerda que siempre su abuela la acompañaba y la presentaba con las familias donde le tocaba quedarse durante la semana de clases.

La Maestra Nora  especifica respecto al sistema de estudio:

en Morocopo era una sola maestra y yo atendía alumnos de primero y segundo grado en mañana y tarde, los sábados no había clases y los alumnos venían de los demás caseríos cercanos. En la colonia Mendoza había un director y varios maestros para los distintos grados, esa escuela se llamaba Valles del Tuy”.

A una pregunta sobre los cambios a otras escuelas la maestra Nora responde:

De la Colonia Mendoza me mandaron a trapichito cerca de Santa Lucia y de allí a La Puya cerca de La Tortuga aquí en Santa Teresa. Y de allí vino el cambio a las escuelas nacionales.  Fíjate una cosa en el Zamora no pase de primero, segundo, tercero y hasta cuarto grado”.

     La  maestra Nora tuvo siempre un carácter muy tranquilo, agradable en su trato y siempre perseverante, esto seguramente fue lo que motivo a sus superiores a siempre darle consecutivamente grados de la primera etapa de educación primaria y en especial poner en sus manos el alumnado que se iniciaba en las primeras letras y la lectura.

    Refiriéndonos a las celebraciones y conmemoraciones de efemérides y fechas patrias, la maestra Nora manifiesta que esas actividades no se realizaban en las escuelas de los campos. Lo que si recuerda eran las Peregrinaciones en las cuales los habitantes de Morocopo al igual que de otros caseríos venían a la Iglesia de Santa Teresa.

     Otro recuerdo de sus primeros tiempos como maestra rural esta referido a la fecha de cobro cuando le tocaba ir a Los Teques, mas que todo recuerda que hacia mucho frío

     Nuestra Maestra Nora en el presente vive en el centro de Santa Teresa del Tuy, en su casa situada en la calle Negro Primero encontramos sus reconocimientos y condecoraciones recibidos en sus 37 años al servicio de la educación, en especial la mayoría de estas distinciones las recibió a comienzo de la década de los años de 1980, muchas de ellas otorgadas por la dirección y personal docente de la Escuela Básica “Ezequiel Zamora” Así mismo su esfuerzo como educadora le mereció el reconocimiento de la Alcaldía del Municipio Independencia como muestra evidente del aprecio de las autoridades y sus colegas por su meritoria labor al servicio de la docencia tereseña.

JUAN ESPAÑA DELGADO

Por: Isaac Morales Fernández

     Nació en la población de Cúa el 5 de noviembre de 1878, hijo de José María España e Isabel Delgado. Estudió su primaria en Cúa, en la Escuela Unitaria con el maestro Dávila. En 1896, cuando el joven tiene dieciocho años, decide trasladarse a El Valle, en las zonas aledañas a Caracas. Para ese entonces era muy común que la gente del Tuy que quería vivir cerca de Caracas, se mudara a esa Parroquia, por entonces sólo un caserío.

Juan España Delgado.

     Allí inauguró Juan España una humilde pulpería ese mismo año: Bodega “La Equitativa”. Pronto la personalidad de Juan España comenzó a atraer a los jóvenes bohemios de la capital, quienes comenzaron a frecuentar cada vez la pulpería de este afable poeta llegado de los Valles del Tuy, de Cúa específicamente, tierra hasta entonces apenas imaginada por la mayoría de los caraqueños a través de la obra narrativa de Rómulo Gallegos (principalmente en La trepadora, de 1925, ambientada en las tierras de Charallave y Cúa). En esa pulpería se hizo amigo de Francisco Pimentel “Job Pim”, Luis Manuel Urbaneja Achelpohl, Pedro Mancera, Ramón González, Tomás Rodríguez, Andrés Eloy Blanco, Rómulo Gallegos, y no dejarían de visitarlo alguna vez Pedro-Emilio Coll, Udón Pérez y tantos otros. Francisco Pimentel “Job Pim” le escribe esta estampa que nos da un buen acercamiento imaginario a cómo vivía Juan España:

EL POETA DEL VALLE
Usa
Durante el día jornalera blusa
y en la prosaica facha
queso, manteca y papelón despacha.
Mas cuando acaba el día
cierra la rumorosa pulpería
donde alza a diario el himno del trabajo,
y se va, pueblo arriba, pueblo abajo,
sin necios humos ni posturas graves,
a contemplar los árboles, las aves,
el cachazudo arriero,
el humilde alfarero,
todo lo bello, en fin, que el pueblo encierra,
y a hacer versos profundos y sonoros
llenos de amor por la nativa tierra.
Yo admiro francamente a este pulpero,
pobre, honrado, poeta y caballero,
que a Virgilio comparo,
hondo, cordial y bueno como un río:
Juan España es un “raro”
de aquellos que inquietaba a Darío.2
Su poesía me encanta y me consuela
de tanta necia y “orfebril” patraña
que a diario nuestra lírica revela.
Y por el hondo amor que al suelo entraña
En lugar de llamarse Juan España
Se debiera llamar Juan Venezuela. 

     El tiempo pasó y todos estos escritores, publicaron sus obras literarias, agitaron el mundillo literario caraqueño durante las dos primeras décadas del siglo XX, dijeron y contradijeron, fundaron revistas (El Cojo Ilustrado, Cosmópolis, élite, Cultura Venezolana, Válvula), movimientos, grupos. Era la época del Criollismo, evolucionado luego al Costumbrismo y luego al Nativismo; por una lado; y al Tradicionalismo, luego al Nacionalismo por otro lado. Gallegos, Pocaterra y Teresa de la Parra están a la cabeza de está línea estética. Manuel Díaz Rodríguez también, aunque trasciende hacia las estéticas Vanguardistas, adoptadas definitivamente a partir de Úslar Pietri, Ramos Sucre, Julio Garmendia, entre otros. Así, la figura de Juan España Delgado, ahora casado, se fue haciendo prácticamente mítica, en el sentido de que todo el mundo hablaba de él, de ese poeta que tenía una pulpería en El Valle, que era tuyero y no había publicado nada después de casi treinta años de vida literaria.

     Por ello, en 1926, un grupo de amigos de Juan España (Mancera, Urbaneja, Pimentel, Ramón González y Tomás Rodríguez) deciden costearle la publicación de una antología de toda su obra poética, hasta entonces sólo recitada entre sorbos y bocanadas. Escriben una carta de presentación a la primera edición, fechada en El Valle, en agosto de 1925, que expresa:

“Plenamente convencidos de que estimular la cultura, en una cualesquiera de sus manifestaciones, es haber dado una paso hacia nuestro progreso efectivo, un grupo de admiradores del poeta Juan España nos hemos reunido con el propósito no sólo de editar su libro de poesías, sino de exteriorizar nuestro aprecio por el esfuerzo intelectual del poeta, en su tenaz empeño de concretarse a hacer poesía de nuestra vida, coadyuvando así a mantener vivo nuestro espíritu nacional en el empleo de la literatura como una función social.

Para realizar nuestro cometido, hemos abierto una suscripción que consideamos de honor, de cuota espontánea, y en la cual nuestra intención ve en cada una de estas algo así como una flor en el manojo espiritual con que los devotos obsequian al poeta. A tales fines le hacemos presente el contenido de esta, recordándole que todo estímulo a la cultura es un paso dado hacia nuestro progreso efectivo.”

     Publicado por la Empresa El Cojo, y con afectuosas palabras de presentación de Alejandro Fernández García, lo tituló simplemente Mi tierra 1, en homenaje a sus Valles del Tuy. La poesía nativista daba sus últimos pasos y cerraría su ciclo, entre otros libros, con este.

     El afán de estudio de Juan España, sus amplios conocimientos de autodidacta y su sabiduría le sirvieron para ser envestido en 1935, al morir el dictador Gómez, con el cargo de Jefe Civil de Petare, donde sólo duraría diez meses, pues luego ocupará el mismo cargo en la Parroquia San Agustín. Allí trabaja durante nueve años, hasta 1945. Cuenta ya con 66 años de edad. Se retira a su casa, en El Valle, a enfrentarse a la vejez. Los tiempos literarios, para él, han pasado, muchos de sus amigos han ido muriendo; enviuda. Una enfermedad lo vence definitivamente en plena mitad del siglo XX. En su casa, rodeado de sus tres hijos (Josefina, Ligia y José María), Juan España Delgado, seguidor declarado de Lazo Martí, fallece el 23 de abril de 1950, a la edad de 71 años. Ese mismo año, en Santa Teresa del Tuy, se inaugura el Centro Social Cultural –hoy Casa Municipal de la Cultura– “Juan España”, en homenaje póstumo al admirado poeta tuyero.

     La obra de Juan España ha sido incluida en las siguientes antologías: Lecturas venezolanas (1930) de Mario Briceño Iragorry, Antología de la Moderna Poesía Venezolana, Tomo II (1940) de Otto D’Sola, El soneto en Venezuela (1962) de Pedro Pablo Paredes, y Antología de poetas de los Valles del Tuy (2007) de Isaac Morales Fernández.

____________________

1   Hace alusión al libro Los raros de Rubén Darío, que es una reseña antológica de poetas considerados raros o diferentes a lo que era normalmente un poeta (en vida y obra) a finales del siglo XIX.

2   Libro que fue reeditado en las Publicaciones del Ministerio de Relaciones Interiores 1988, con portada de León Levy, presentación de José ángel Filiberto y estudio preliminar de Efraín Subero.