Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘teatro venezolano’

Efemérides de los Valles del Tuy. (Julio)

Por: Iván López.

02/07/1991.- Es registrada la creación de la Fundación Ojos de Santa Lucía institución de carácter privado sin fines de lucro, dedicada a la salud de personas de bajos recursos económicos y con problemas de la vista, En Santa Lucía del Tuy.  

04/07/1944.- Evencio Castellanos cueño de nacimiento se graduó como maestro compositor, y como tal formó parte de la primera generación de compositores egresados de la cátedra de composición del maestro Sojo que, sus creaciones musicales, se orientaron hacia la tendencia nacionalista.

Evencio CastellanosEvencio Castellanos.

07/07/1933.- Celebración del Natalicio de Metodio Ibarra mejor conocido por su seudónimo, Metodio Aurely, nacido en Santa Teresa del Tuy, hijo del aragüeño Antonio Ibarra y la tereseña Carmen Alvarado.  Heredó de sus padres el hábito de la lectura y la inquietud por el periodismo. Egresó como Bachiller del Liceo Pérez Bonalde en 1949. Su actividad cultural lo llevó a fundar, junto con otros jóvenes cultores de esa población, entre los que destaca el director y productor teatral Herman Lejter, el 8 de diciembre de 1951 el Centro Social Cultural “Juan España”, hoy Casa Municipal de la Cultura “Juan España”.

Metodio AurelyMetodio Aurely.

08/07/1868.- Nace en Cúa, Valles del Tuy Ignacia Villasana, mejor conocida por su seudónimo como Emma Soler, la más famosa actriz de Teatro Venezolano de finales del Siglo XIX y principios del XX, Don Carlos Salas, en su bien documentado trabajo “Historia del Teatro en Caracas”, al retratar de cuerpo entero a Emma Soler nos dice: “Empezó actuando en las plazas públicas y en los teatros de corral, donde eran representados cuadros vivos y Nacimientos”. Fueron tales sus dotes para la actuación que incluso se ganó el alias de Emma Cumbre. 

EMMA SOLEREmma Soler.

15/07/1814.-  Duelo por la Muerte del Luciteño Dr. Francisco Silvestre Espejo Caamaño Fusilado por José Tomás Boves, quien lo apresó y ordenó su fusilamiento en la plaza Mayor de Valencia, el 15 de julio de 1814, a la edad de 56 años. Presidente de la República de Venezuela, Jurista, político y revolucionario. Fue uno de los fundadores del Colegio de Abogados de Caracas y tesorero de su primera Junta Directiva el 17 de agosto de 1788, y en asamblea celebrada el 13 de septiembre de 1791 fue electo decano de dicho cuerpo colegiado; como tal le correspondió presidir la sesión solemne de su instalación definitiva en 1792.

Dr. Francisco Espejo Retrato figurativo del Dr. Francisco Silvestre Espejo, por el profesor Julio Escobar CortézDr. Francisco Silvestre Espejo Caamaño. 

21/07/1994.- Muerte de Fulgencio Aquino, cueño, Virtuoso Arpisto ejecutante del Joropo Tuyero, de reconocida trayectoria nacional e internacional, aún su obra sigue influyendo en noveles ejecutantes del Arpa Tuyera.

Fulgencio Tocando el arpaFulgencio Aquino.

26/07/1935.- Celebración del Nacimiento en Santa Teresa del Tuy de Herman Lejter, una de las principales figuras de la dirección, producción y docencia teatral en Venezuela, estudió Sociología y Antropología en la Universidad Central de Venezuela. Comenzó su actividad teatral con quienes luego conformarían la generación más importante de dramaturgos, actores y directores teatrales de la historia venezolana: la “Santísima Trinidad”: Isaac Chocrón, Román Chalbaud y José Ignacio Cabrujas, en los años sesenta.

Herman LejterHerman Lejter.

30/07/1994.-  Duelo por la Muerte de Rafael María Fuentes González a la edad de 73 años, cronista, poeta,  escritor, miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, colaborador incansable de muchos periódicos de esa entidad tuyera, tales como “El Moro de la Costa”, donde exaltó la tradición cueña a través de un diálogo imaginario que se tituló: “Buenos días, Señora Cúa”.

RAFAEL MARÍA FUENTES GONZÁLEZRafael María Fuentes González.

Anuncios

HERMAN LEJTER

Por: Isaac Morales Fernández

HERMAN LEJTER; Foto David Maris, El Nacional

     Herman Lejter es una de las principales figuras de la dirección, producción y docencia teatral en Venezuela, así como un célebre organizador y promotor de eventos ligados al histrionismo. Nació en Santa Teresa del Tuy el 26 de julio de 1935. Debiendo residenciarse en Caracas, estudió Sociología y Antropología en la Universidad Central de Venezuela. Comenzó su actividad teatral con quienes luego conformarían la generación más importante de dramaturgos, actores y directores teatrales de la historia venezolana: la “Santísima Trinidad”: Isaac Chocrón, Román Chalbaud y José Ignacio Cabrujas, en los años sesenta. Irá también a la Universidad de la Sorbona en Francia a aprobar un doctorado, trabajando también en teatro, cine y televisión.

     De regreso en Venezuela conoce y trabaja con importantes figuras del quehacer teatral del momento en Caracas como Enrique Izaguirre, Rubén Monasterios, Elizabeth Schön, Leonardo Azparren Gimémez, entre otros. Está tras bastidores y en ficha técnica de diferentes montajes, pero su gran aporte al teatro venezolano comienza el 6 de junio de 1972 cuando estrena bajo su dirección la obra ¡Los criminales! del también mirandino Rodolfo Santana. Luego, en 1974 llevó a escena bajo su dirección ¡Las torres y el viento! de César Rengifo. Perteneció luego a la junta directiva del Teatro Profesional de Venezuela. Más tarde, en 1978, en compañía de Rubén Monasterios, recopila diferentes materiales de trabajo e informes de grupos teatrales y, con criterio reflexivo, publica el libro Formación para un teatro del tercer mundo, auspiciado por el CONAC. En 1983 dirige ¡Souflé! para dos voces de Salvador Garmendia e ¡Ídolos Encontrados! de Carlos Fraga.

     En 1984 dirige ¡Whisky & cocaína!  de Thaís Erminy. Dirige telenovelas en VTV y RCTV, y filma para VTV ¡El día que se acabó el petróleo!, escrita por Cabrujas e íbsen Martínez, con la que gana el Premio Iberoamericano de Televisión. Se encarga de la dirección general y luego de la dirección sectorial de teatro del CONAC, entre 1985 y 1996. Fue director de cultura de la UCV y dirigió el Teatro Universitario de allí y el de Maracay.

     En 1993, la edición especial de la paradigmática obra teatral Triángulo de Chalbaud, Cabrujas y Chocrón, fue dedicada a él como Maestro del teatro venezolano. Ese mismo año trabaja en la fundación de la Compañía Regional de Teatro de Miranda, centralizada en Santa Teresa del Tuy, y que lamentablemente desapareció a los pocos años. En 1995 organiza con gran éxito el 1er Festival Municipal de Compañías Regionales de Teatro en su pueblo natal Santa Teresa del Tuy, con grupos de toda Venezuela, en donde no hubo sala que no se llenara, evento que marcó un hito en la historia cultural de nuestro pueblo.

     Esta actividad fue parte de su gestión como funcionario del CONAC que, como otros cargos que ocupó, siempre lo aprovechó para intentar desarrollar el teatro en las provincias y pueblos venezolanos y, por supuesto, en este caso empezó por su terruño. También a su gestión se debió la fundación del Instituto Universitario de Teatro (IUDET). En 1996, Lejter renuncia al CONAC por diferencias internas a nivel laboral. Luego trabajó en la oficina de Planificación, Desarrollo y Presupuesto del sector Cultura.

     Hoy, desde hace poco más de tres años, es Coordinador de Asuntos Culturales de la Cancillería General de la República Bolivariana de Venezuela, y siempre, desde su cercana lejanía, mantiene comunicación y relación (y preocupación) con el lamentablemente cada vez más decaído ámbito teatral en el Municipio Independencia. Cabe destacar que en el año 2007 la Dirección Municipal de Cultura intentó crear el Taller Montaje Teatral “Herman Lejter” con miras a crear la Compañía Municipal de Teatro “Herman Lejter”, pero tal proyecto fue tristemente fallido, a pesar que, como siempre, contamos con toda su colaboración en aquel momento. Sin embargo, cabe destacar, que este proyecto aún puede ser llevado a cabo gracias a los nuevos proyectos culturales que han de venir.

En la ciudad de Guanare estado portuguesa el Centro Teatral de Occidente lleva su nombre “Herman Lejter”

¡Honor a quien honor merece!.

Emma Soler (Ignacia Villasana)

Compilado por: Iván López

      Ignacia Villasana nació en la población tuyera de Cúa, el 08 de julio de 1868, nombre que, al comenzar su carrera como actriz de teatro, cambiará por el de Emma Soler, de acuerdo a sugerencia que le hiciera el periodista y empresario Gabriel Aramburo, fundador de la Compañía Infantil Venezolana, la primera en su género, formada, de acuerdo a lo divulgado por el historiador Carlos Salas, por niños menores de quince años, encontrándose entre ellos Ignacia Villasana, con esta compañía cada diciembre interpretaba “nacimientos” en la Plaza La Pastora de Caracas, con los que alcanzaron bastantes éxitos por su precocidad artística.

      De la empresa arriba señalada también formó parte el gran músico José Ángel Montero, autor de la ópera “Virginia”. Cuando corría el año de 1880, en Caracas se conocían los llamados teatros de aficionados. En las carteleras de estas modestas instituciones, comenzará a figurar el nombre de la jovencita Ignacia Villasana.

       Don Carlos Salas, en su bien documentado trabajo “Historia del Teatro en Caracas”, al retratar de cuerpo entero a Emma Soler nos dice: “Empezó actuando en las plazas públicas y en los teatros de corral, donde eran representados cuadros vivos y Nacimientos”. Durante los meses de 1887 se le verá al lado del gran actor Teófilo Leal (amigo de Ignacia desde su Infancia), actuando bajo la sombra de la Compañía Americana, en 1889, salieron contratados Emma y Teófilo para Maracaibo, con  Don Enrique Terradas y Gutiérrez.

     En Maracaibo se separaron, yéndose Teófilo en la Compañía de Gerardo López del Castillo, para Centro América y Buenos Aires, hasta 1913, cuando regresa para trabajar de nuevo con Emma y Emilita Montes, en el desaparecido Teatro Caracas. Y ella en su condición de actriz y empresaria en compañía de los actores venezolanos, Guillermo Bolívar y Manuel Vicente Pellicer, realiza triunfal gira artística por El Llano y Los Andes venezolanos.

        En la capital zuliana Emma Soler actuó en obras escritas por el poeta Udón Pérez. En esa histórica ciudad, con su lago, la laguna de Sinamaica y los relámpagos del río Catatumbo, a Emma Soler la elevan a la condición de primera dama del teatro nacional. Viajó a la isla de Puerto Rico, donde, así lo reseña Carlos Salas, triunfó clamorosamente, al lado de un grupo de actores y actrices, al presentar el drama “Tierra baja” de Guimará.

       Otro inquieto trabajador teatral,  Luis Julio Bermúdez, en su ensayo “Cuento y Recuento”, nos dejó la siguiente pincelada sobre  tan destacada figura del teatro nacional:

“Anduvo por los teatros de Colombia. Se mostró en todo Centroamérica. Todavía en Santo Domingo y Puerto Rico hay gente que recuerdan las alienaciones colectivas que ella producía al salir al tablado… Cantó en todos los tonos y actuó en todos los estilos, pues para eso tenía la extraordinaria facultad de pasar con todo brillo desde el libreto clásico “y en prosa” hasta la zarzuela de moda”.

         Los públicos de Colombia, Venezuela y todo Centroamérica enloquecieron por aplaudirla cuando interpretaba, trasmutada en masculino personaje, el Don Juan, de Zorrilla. Porque era la más extraordinaria intérprete del Teatro latinoamericano de todos los tiempos, convertía cada texto en un “pretexto” para mostrar grandeza.”

       Siguiendo con Don Carlos Salas, quien también brilló con luz propia como actor, y, de acuerdo a lo por él compilado y publicado en su tratado sobre el teatro en Caracas, al describir el papel jugado por Emma Soler en los dominios del teatro, escribe:

“De una inspiración extraordinaria, sabía dar a cada papel el valor justo y adecuado, por insignificante que fuera: por ello llegó a interpretar el género lírico o dramático con soltura y dominio, pues lo mismo hacía la primera tiple de  zarzuela, que la primera actriz de los dramas de Echegaray o Dicenta o de algún autor venezolano; así, un día hacía  la Margarita de “El anillo de hierro”, o el Roberto de “La tempestad”, o la Inés o el Don Juan  de la célebre obra de Zorrilla, o la Rosa, de “Juan José”.

         Su nombre se mantuvo, al lado de otras aplaudidas figuras, en la Compañía de Argudín-Otazo. Su figura se desplazó con perfecto dominio de su arte en las tablas del Teatro Municipal, contratada por la empresa de Arcadio Azuaga y en la de Roncoroni-Sandra, que tuvo a Teatro Caracas como punto de referencia de sus presentaciones. Al ser rebautizado el Teatro “Guzmán Blanco”, con el nombre de Teatro Municipal, según decreto firmado por el presidente Rojas Paúl, en su inauguración  se presentó la Compañía Americana, donde Emma Soler formaba parte de su elenco al lado del magistral actor Teófilo Leal.

        Por cierto, la empresa arriba nombrada va a iniciar sus presentaciones en 1887 en el Teatro Caracas, donde Emma Soler fue muy aplaudida en cada una de sus actuaciones. Al ser reinaugurado este centro teatral, el 14 de marzo de 1886, se presenta la Compañía Alcaraz-Palau, escenificando la zarzuela “Los dos genios” y la opereta “Boccacio”, donde Emma Soler personificó a Isabel, alcanzando un rotundo éxito.  Al abrir sus puertas el teatro “Follies Dramátique” el año de 1885, situado cerca de Puente de Hierro, conocido en esa época como “Puente regeneración”, ya Emma Soler brillaba con luz propia.

     Emma Soler va a morir en Caracas, el 06 de octubre de 1916, cuando cruzaba los 48 años de edad. Su trayectoria en el universo teatral se tiene, así lo sostienen  críticos, historiadores y conocedores de la materia, como una de las más brillantes actrices de teatro de nuestro país. He aquí, ya para cerrar esta nota, lo plasmado por Luis Julio Bermúdez: “La gloria se sostienen sobre limpios recursos; se alimenta del profundo conocimiento del oficio; se apoya sobre la autoridad ganada en tantos y tan honrosos desempeños.

         La gloria de Emma Soler partía de un claro y abundoso expediente que iba desde la dirección cabal hasta el sereno y elevado magisterio. Emma Soler lo supo siempre. Por eso ella nunca se negó a recibir en sus filas a los jóvenes aspirantes.”

    He allí una parte de lo que significó, de acuerdo a las investigaciones históricas cumplidas por Don Carlos Salas y Luis Julio Bermúdez, Emma Soler en los dominios del arte y la cultura nacional,  orgullo de Cúa, del estado Miranda y de toda Venezuela.

Bibliografía:

Sánchez Jesús María, Emma Soler (Ignacia Villasana) Diario el Avance; Los Teques.

Fuentes José Rafael, Emma Soler Cueña, http://www.Tucuy.com, Cúa.

Emma Soler Actriz Venezolana, sin autor, Revista Elite, año 1941, Caracas, Venezuela.