Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘venezolano’

BO DIAZ “EL MUCHACHOTE DE CÚA”

Por: Edwin Kako Vázquez.

     Antes de escalar a las Grandes Ligas Baudilio Díaz se detuvo (9) años en las Ligas Menores lo que implicó las clasificaciones “A”, “AA” y “AAA”. Participó en las sucursales de Williamsport, Greenville, Winter Haven, Pawtucket, Elmira, Winston Salem,  Rhode Island, Tacoma y Reading. 

     Sus estadísticas nos comentan que bateó para (246), (415) partidos, (1,204) turnos, (116) anotadas, (296) hits, (55) dobles, (3) triples, (21) cuadrangulares y (163) impulsadas. Su debut en las mayores ocurre el 6 de septiembre de 1977 con las Medias Rojas de Boston a la edad de (24) años.

     Sin embargo, vio acción en solamente (2) partidos y consumió un solo turno al bate. Al año siguiente (1980) fue cambiado a los Indios de Cleveland. En la transacción fueron incluidos Ted Cox, Mike Pastón y Rick Wise por el lanzador de relevo corto Dennis Eckersley y Fred Kendall. 

Tarjeta Autografiada por Baudilio Díaz.

     Con los Indios fue usado como segundo receptor detrás de Ron Hassey. Una lesión de Hassey colocó a Baudilio de titular a principios de la temporada de (1981).  Durante la primera parte de la temporada, Bo bateaba para (356) y (25) impulsadas hasta que una lesión lo sacó de juego por el resto de la temporada.

     Para el (1982) el jugador venezolano es cambiado nuevamente enfilando su norte  hacia los Phillips de Philadelphia. Con los Phillips  bateó para (288) en la que fue su mejor temporada en las mayores. En  (144) partidos pegó (151) hits, (85) impulsadas, (69) anotadas, (29) dobles, (18) cuadrangulares en (525) turnos al bate.

     En (1983) el muchacho natural de Cúa, Venezuela artesa solo (236) en (136) turnos al bate. El Filadelfia ganó el banderín de su división enfrentándose a los Dodgers de los Ángeles en la Serie de Campeonato y a los Orioles del Baltimore en la Serie Mundial.

     Nuestro personaje bateó para (154) en el la Serie de Campeonato por la Liga Nacional y participó en los (5) juegos de la Serie Mundial bateando (333). En el (1984) todavía siendo miembro de los Phillips otra lesión, esta vez en una de sus rodillas lo relegó a solo (27) juegos.

     Uffffff, otra lesión en su muñeca en (1985) limitó a Baudilio a (26) partidos y un de promedio de (211). En agosto de (1985) es cambiado al Cincinnati  donde permaneció  por (4) temporadas y media bateando  (272) (1986), (270) (1987), (219) (1988) y (205) (1989). Estuvo detrás del plato en un total de (965) partidos, (82) errores y (525) asistencias para un total de (986 %).

     El 23 de noviembre de 1990 fallece en su tierra natal Venezuela ante un accidente fatal cuando arreglaba una antena parabólica en su casa.

Anuncios

EL DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS

Por: Alex Arlandis Ortíz.

     El 2 de Noviembre, celebramos el día de los Fieles Difuntos, evento que se celebra en diferentes partes del mundo. Para entender esta tradición, comenzaremos con el día de los Santos. Al parecer comenzó, la fiesta de “Todos los Santos” en el siglo VIII. Es en el año 798 cuando Alcuino escribe y felicita al arzobispo de Salzburgo por fijar esta festividad dentro del calendario Romano de noviembre, que él le sugirió. Pero para otros, en especial, la propia Iglesia Católica, creen que nace en la decisión del Papa Bonifacio IV que el 13 de Mayo del 609 o 610, cuando consagró el “Panteón de Agripa” al culto de la “Virgen y los mártires”, comenzando así una fiesta para conmemorar a los santos anónimos, desconocidos por la mayoría de la cristiandad, pero que por su fe y obras, son dignos de la veneración por toda la humanidad. Es entonces cuando el Papa Gregorio III (731-741) el que cambia la fecha del 13 de mayo a la del 1º de noviembre.

     Por consiguiente, unos años más tarde en el 998, San Odilo, del Monasterio de Cluny, en el sur de Francia, nacido alrededor del año 962 y muriendo, el 31 de diciembre de 1048, siendo descendiente de la nobleza de Auvergne, este muy joven se convirtió en clérigo en el seminario de San Julián, en Brioude, entró a Cluny en el 991 y a finales del año de prueba, fue nombrado coadjutor del Abad Mayeul. Poco después de la muerte de este último (994) fue designado abad, siendo este, el quinto abad y recibió las órdenes sagradas. El añadió la celebración del 2 de noviembre en Cluny y sus monasterios, (probablemente no en 998 sino en 1030) de acuerdo a la enciclopedia católica y dicha fiesta fue enseguida adoptada por toda la Iglesia, para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada Fiesta de los “Fieles Difuntos”.

Entrada del Cementerio de Cúa, Años 70, Foto tomada por Manuel Vicente Monasterios.

     Se plantea entonces, al pasar muchas generaciones, en Europa era costumbre visitar a los familiares muertos, honrando sus lápidas con flores, convirtiéndose en una visita moral y obligatoria anual al cementerio, el día 2 de noviembre, ofician misas en memoria de los difuntos, esto servía para acortar los supuestos años de purgatorio en el más allá, por estar muy ligada a la festividad del día anterior, del 1º de noviembre día de “Todos los Santos”.

     En efecto, por la llegada de Colon al nuevo mundo, trajeron consigo nuevas tradiciones multiculturales, una festividad pagana del siglo VI antes de Cristo, por, “Los Celtas, del norte de Europa” que celebraban el fin del año, con la fiesta de SAMHEIN, que comenzaba la noche del 31 de octubre, que era el fin del verano y de las cosechas,  comenzando los días de frío y oscuridad, el dios de la muerte permitía a los muertos volver a la tierra, haciendo posible la comunicación entre vivos y muertos. Para protegerse se hacían grandes hogueras, preparaban alimentos (de allí los dulces), disfrazarse para pasar desapercibidos entre los muertos y no se los llevaran. Ellos se negaban a abandonar sus raíces y fiestas y las católicas.

     Sin dudas, la iglesia tomo la decisión que creando fiestas nuevas, que coincidieran con esta fecha y de similar apariencia, con las antiguas de estos pueblos, les sería más fácil controlar a los nuevos creyentes, sin que esto afectara su cultura e identidad  y así tomaron las fiestas de los santos y difuntos y otros menos creyentes Halloween.

     Resulta claro, la transición que se ejecuta en este momento donde se generan tres fuentes totalmente diferentes, la Anglosajona con sus festividades de HALLOWEEN, la del nuevo mundo, que es Espiritual en honor a los dioses y muertos y la Católica que es religiosa conocida como el día de los Santos Difuntos, diferencia esencial entre las ofrendas prehispánicas a los dioses y las actuales, ya con la influencia católica, son ofrecidas a los difuntos, a los santos y a la virgen.

Por esto, el día de los santos difuntos se ha convertido en una verdadera festividad nacional, que se extiende a lo largo de todo el territorio venezolano, parte de Centro América y Sur América. El dolor, la tristeza y el llanto por el ser querido que partió al mundo de los muertos, se entremezclan con el colorido, la fiesta, la alegría que caracteriza al venezolano, que sabe reírse de su propia tragedia para aligerar su pesar.

     Debemos pues, resaltar que en los últimos tiempos se ha generado, una nueva forma de festejo o desahogo de dolor con las muertes violentas en América latina, donde se sepulta al muerto con disparos de armas de fuego, drogas, bebidas alcohólicas, y actos relacionados con la vida del fallecido. En Venezuela esto se esta convirtiendo en tradición que contraviene al turismo y a la cultura, creando mas victimas.

     Observamos que, celebrar el día de muertos es una tradición de 100% natural en el mundo entero siempre se recordaran a los caídos en diferentes formas, que nada tiene que ver con el Halloween norte americano, más bien el de origen Católico o espiritual. El hecho de que esta fiesta haya llegado hasta nuestros días y penetrado fuertemente nuestra cultura es, en gran medida, por el enorme despliegue comercial y la publicidad engendrada en el cine hollywoodense y difundido por la televisión comercial, con fines mercantilistas.

     Precisemos antes que nada, que en Venezuela este día es parte de sus tradiciones y en el Estado Miranda, es un momento especial sobre todo en Cúa. Las costumbres o cultura, la religiosidad popular, cobra vida y se mezcla con las celebraciones de la iglesia católica. Esta creencia rescata, valores, y costumbres, a pesar de que es un lugar donde están los muertos, pero que también, hay vida artística, cultural, entre otras cosas.

    Evidentemente, los cueños, que visitan el cementerio, lo hacen con la intención de recordar, llevar flores a sus seres queridos que han fallecido, algunos prefieren colocar velas o simplemente sentarse a pasar un rato a meditar cerca de la sepultura de familiares o amigos en un ambiente que podríamos llamar alegre o festivo, y en algunos casos reunión familiar, oyendo la banda del Rosario de Cúa en honor a los muertos.

     Monasterios (2006) nos cuenta que “El Cementerio Municipal  inaugurado en 1904, ejerciendo la  presidencia municipal el General Luis Ramos, fue planificado en cuatro cuadrantes, haciendo una cruz hermosa de flores de Apamate, Amapolas y árboles de Olivo criollo. Esta belleza hoy también ha sido atropellada por la forma caótica en se han colocado las tumbas, sin respetar espacios, ni caminarías, la existencia del vandalismo  destructor, el robo de pequeñas cruces de metal, los floreros, las flores o cualquier objeto que los ladrones puedan vender  como chatarras, muy triste resulta que en nuestro pueblo  los difuntos no puedan  descansar en paz”

    Debe señalarse, que varias tumbas han aparecido con las tapas destruidas, bien sea por descuido o solamente por destrozarlas, los amigos de lo ajeno acuden en las noches y “por simple ociosidad” dañan las tumbas o quizás con fines esotéricos.

     De esta manera, el Prof. Manuel Monasterios Gómez, comenta en su libro que esos años la conmemoración del día de los difuntos en el mes de noviembre, tiene en la comunidad de Cúa gran importancia, con una característica que la hace única en Venezuela, la mayor cantidad de gente acude la cementerio en horas de la noche y el  cementerio se cierra  a  medianoche. Aunque últimamente la inseguridad obliga a las autoridades al cierre a las 8.00 pm. Con lo cual el hampa nuevamente forzó a cambiar una tradición.

     De hecho, allí también está el reflejo de las creencias de la gente, quienes han convertido por distintos motivos, a varias de las tumbas y a sus moradores, en personajes a los que se atribuyen múltiples milagros, entre ellos se encuentran Carmen González Alayón. Este día casi todas las tumbas tienen una luz, que según la tradición les guiara en el camino, después de haber compartido con sus vivientes familiares y amigos.

    En todo caso, el “Cementerio de Cúa” fácilmente se podría convertir en un parque muy atractivo para personas sin tabúes y en busca de alternativas, en primer lugar por ese aspecto antiguo que posee, los ilustres personajes que allí descansan, sus historias, arquitectura sepulcral, sus mitos, su ubicación, costumbres, entre otros.

    Desde la perspectiva mas general, los visitantes del cementerio de Cúa están esperanzados que el lugar este en buenas condiciones para que el día de la fiesta de los muertos puedan acudir al lugar a visitar los sepulcros. Esperan que se establezca vigilancia para que los vendedores de flores que se colocan en las puertas del lugar no especulen con los precios “como lo han hecho en años anteriores”, además que en los kioscos de comida lugareña, dulces criollos, el raspado, chicha, tizana, entre otros, también se delimiten los costos de esos productos.

     En resumidas cuentas, quizás dentro de algunos años, en Cúa los turistas incluyan entre otras cosas el cementerio como un lugar “interesante”, tal como sucede en capitales como París (Père-Lachaise) o Buenos Aires (La Recoleta).

APORTES A LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL NOMBRE DE CÚA

 Prof. Manuel V. Monasterios G.

Vista de la Calle Comercio, Cúa, desde el Campanario de la Iglesia, nuestra Señora del Rosario, Años 70.

     El nombre de la población de Cúa se presta a equívocos, todos estamos de acuerdo que tiene un origen indígena, pero surgen varias hipótesis, la más conocida es que afirma que tiene su origen en el Cacique Cue, quien ayudó en su fundación al Fraile Manuel de Alesón, otros creemos que su origen se relaciona con la india Apacuana, ajusticiada en ese lugar, donde se fundó por segunda vez la población de Santa Rosa de Marín. Trataremos de presentar al lector sintéticamente las dos visiones.

    Don Ramón Armando Rodríguez, ilustre cueño, autor del “Diccionario Biográfico, Geográfico e Histórico de Venezuela”, publicado en año 1957, impreso en España, escribió:

“…El primitivo pueblo tuvo su origen en el sitio denominado Marín, cerca de un kilómetro al S.O. de su situación actual, habiéndose fundado definitivamente en 1690 por el padre misionero franciscano Fray Manuel de Alesón. Ayudó en esta fundación el cacique de esta comarca llamado, Cué o Cúe, aliado de los españoles, de cuyo nombre se deriva el luego vino a tomar la población….”

     Esta es la tesis difundida durante más de cien años. En el “Diccionario Histórico, Geográfico, Estadístico y Biográfico del Estado Miranda, de Telasco A. MacPherson, editado en 1891 hacía suya la tesis de Don Arístides Rojas quien afirmaba:

 “……… Cúa:” Etimológicamente Voz Cumanagota que equivale a cangrejo, cucuar, quebrada o arroyo de cangrejos. Pero en el caso de Cúa, no fue como se llamó antiguamente, sino Cue, nombre del indio fundador” (1)

     Quienes creemos que esta historia del cacique Cue, no pasa de ser una leyenda, nos fundamentamos en hechos irrefutables:

1-   No existe ningún documento que demuestre la existencia de un Cacique llamado Cue.

2-   Fray Manuel de Alesón, en los documentos de las misiones de los franciscanos en los llanos de Caracas, no aparece como fundador de ningún pueblo en los Valles del Tuy. Aunque estuvo encargado de la parroquia de Charallave y atendió como capellán a Ocumare, no hay documento que evidencia su paso por  Santa Rosa de Marín, nombre que tuvo la población de Cúa en sus orígenes.

     Nos atrevemos a plantear la tesis del origen del nombre de Cúa ligado a la India Apacuana, quien se alzó contra los encomenderos españoles y fue ajusticiada en una colina donde posteriormente se trasladaría la población de Santa Rosa de Marín.

     La lingüística como ciencia auxiliar de la historia nos permite una aproximación al origen etimológico del vocablo Cúa, el cual se impuso a la larga sobre los nombres de Santa Rosa del Valle de Marín y Nuestra Señora del Rosario de Marín. (Alias Cúa), Así le llamó el Obispo Mariano Martí en su visita pastoral en 1783.

“El tronco CARIBE es uno de los más importantes de la América del Sur, tanto por el número de lenguas entre 40 y 60, incluso varias desaparecidas y otras en vías de extinción, su ubicación geográfica parte de las selvas amazónicas del Brasil y se extienden hasta las antillas, lo que evidencia que algunas de estas tribus de origen CARIBE eran buenos navegantes” (2)

    Según Swadesh (1959) “el grado de divergencias internas del tronco lingüístico caribe sería de 37 signos mínimos, lo que corresponde aproximadamente con la fecha de dispersión más antiguo del grupo Proto-caribe  propuesta por Villalón (1991) Este autor, basándose en el hecho de que las 14 lenguas caribe por ella estudiadas, el yukpa y el panare, que son los más divergentes han conservado el 37 – 39% del vocabulario cognado, hace remontar dicha dispersión a 3290 años atrás”.(3) 

“El deslinde entre varias lenguas caribe es problemático y no siempre corresponde a los límites étnicos. Asi por ejemplo, Edwards (1972) sostiene que monolingües en  akawaio y arekuna no tienen dificultades de incomprensión lingüística” (4)

     La denominación de las tribus caribes, entre los diversos grupos se origina en la lengua o dialecto hablado por el grupo, este a su vez da origen al nombre del lugar donde se ubica la tribu. 

   En 1762 el Obispo de Caracas Diego Diez de Madroñero ordena, durante su Visita Pastoral a la Capellanía de Santa Rosa de la Hacienda Marín, bajo pena de excomunión, el traslado del templo al sitio de la CUA o de CUANA, el mismo lugar donde los conquistadores ajusticiaron a la INDIA APACUANA. (JOSE DE OVIEDO Y BAÑOS. Historia de la conquista y población de la Provincia de Venezuela. Ediciones Fundación CADAFE. Caracas 1983.) 

Iglesia de Cúa, Finales de los Años 70 siglo XX.

     La voz Cúa o Cuana esta castellanizada, debería ser kua o kuana. De los grupos lingüísticos la mayor aproximación a los Quiriquires, primeros habitantes de los Valles del Tuy, la encontramos en el grupo ye-kuana, ubicado hoy día en el Amazonas Venezolano. 

     El vocablo YE_KUANA, semánticamente es una oración que significa “HOMBRES NAVEGANTES EN CURIARA”

YE—–MADERA

KU…..AGUA

ANA…GENTE  (5)

La voz Caribe KU RIA RA embarcación hecha a partir de un árbol ahuecado. (Ku-mana, Kari-Kua-o, Ku-na-viche, Wai-Ka Ma-Ku-To)

El nombre que le dió LOS CUMANAGOTOS a la palabra pueblo CHOTO   o  COTO (gente). (Arístides Rojas) (6)

En Cumanagoto, el río se llama TU NA YE CHE MAR   rivera del río, se dice TU NA YARAR. (Arístides Rojas). (7)

En el oriente venezolano unos tantos nombres geográficos terminados por  AL- CUAR –  KUARE –  KUAL – ANTAR   (Arístides Rojas). (8) 

Grupo indígena QUIRIQUIRE pobladores de los Valles del Tuy.

KIRIKIRE  ave de rapiña americana (Gavilán Primito en Venezuela)

KIRIKIRE.  Tribu existente en Brasil.

Kiri…… un tipo de maíz conocido por los indios del territorio venezolano.

MAKIRITARE. Nombre dado por los ARAWAK a los YE_KUANA. (10) 

     En síntesis los aborígenes que poblaron los Valles del Tuy pertenecían al troco Caribe, bajo la denominación de Quiriquires, Cuana en el dialecto Yekuana significa (Gente de aguas) o navegantes. Cúa es una contracción por ley del menor esfuerzo, Es decir el uso inveterado de la expresión:”…el lugar donde ajusticiaron a la india Apacuana…” se reduce a: “…  sitio de Apacuana”, se reduce a:”…Sitio de la cuana o de la cúa”. Trescientos años después se conoce solo como Cúa, Este fenómeno de uso en las lenguas es muy frecuente, por comodidad de los grupos hablantes se reducen las grafías o palabras manteniendo la connotación o significado igual.

 

Bibliografía.

 (1)  Macpherson, Telasco A. 1891 DICCIONARIO HISTÓRICO, GEOGRÁFICO, ESTADÍSTICO Y       BIOGRÁFICO  DEL ESTADO MIRANDA. Edición facsimilar. Gobernación del  Estado Miranda.

(2). (3). (4) Fabre, Alan 2005. DICCIONARIO ETNOLINGÜÍSTICO  DE LOS PUEBLOS INDIGENAS SUDAMERICANOS  CARIBE. Página Web. (Última modificación 06/04/08 

(5). (10) ORINOCO ON LINE    “YE-KUANA”        2008 Pagina Web.

 (6). (7). (8)  ARÍSTIDES ROJAS. ALGUNOS VOCABLOS DE LA GEOGRAFÍA, EN LAS PROVINCIAS CARIBES DE VENEZUELA. Biblioteca Digital Andina. Obra suministrada por la Biblioteca Nacional de Venezuela.

Crónicas del Río Tuy, “Vivencias de ayer y de hoy, recuerdos para mañana”

Por Manuel V. Monasterios G.

…Deje vagar los ojos por las vegas, hasta que se perdía la vista en las cañas amargas y las guaduas que servían de dique a las crecientes del río Tuy, ancho, profundo y majestuoso, aun así prisionero entre  juncos y bambúes.

PEONIA novela del siglo XIX, cuyo ambiente corresponde al Tuy de aquellos años, escrita por Manuel Vicente Romero García

Paso de los Claveles Río Tuy (Cúa 1930) Foto cortesía de familia Monasterios.

     Los valles del Tuy deben su nombre al noble río, llamado Tucuy por los indios Quiriquires, pero en más de 60 años la negligencia, la indiferencia, la falta de conciencia lo transformaron en un cadáver, desde el período pre-hispánico el río Tuy fue el  epicentro de la vida de estos pueblos, las aldeas indígenas se asentaban en las cercanías del río, los primeros pueblos del período colonial también fueron ubicados cerca del curso del río al igual que las primeras haciendas cacaoteras, se fundaron en sus vegas, los tablones de caña y los viejos trapiches se movían gracias a la fuerza hidráulica que generaba por las acequias de calicanto, construidas con mano de obra esclava. El Tuy lo mismo calmaba la sed de sus pueblos, regaba plantaciones, movía trapiches, servía a la recreación en sus límpidas aguas y  además producía alimentos. El río era la vida y a veces la muerte por las enormes crecidas, en invierno era muy difícil vadearlo y había que esperar que la creciente bajara para continuar el camino.

     Hasta hace 50 años los tuyeros tenían sus playas para aplacar el calor en los pozos del río, fue muy famosa en los años 40 y 50 la presa de Marín en (Cúa) construida por el gobierno del General López Contreras para el riego de la recién creada “Colonia Mendoza”  el verdadero “granero de Caracas” por su inmensa riqueza agrícola. Era costumbre en los fines de semana, carnaval y semana santa acudir en plan recreativo familiar al rio y complementarlo con el famoso “sancocho de corroncho”, llevando solo la verdura y la olla, pues el corroncho estaba en el río. Esa costumbre se extinguió, es doloroso observar lo que queda de aquel majestoso y cristalino río. El Tuy sirvió de “Camino” para sacar por Barlovento las grandes cosechas de cacao, durante el período colonial.

     Hasta los años 40 la población Cúa se surtía de agua de los aljibes que se abrían en sus orillas, la profesión del “aguador” con su burrito con dos pipas de agua, que vendían por encargo, también desapareció. A finales de los años 30 Don Elías Acosta y el coronel Tomás Hugo Quiroba construyeron el primer acueducto.

     El río Tuy tenía una gran variedad de peces y mariscos,  se destacaban además del corroncho, la guabina, las sardinas, los menos recordados como la Yuca (un pez que se soterraba en los fondos pantanosos del río), La Panaca con sus variedades de barba y aguja, el Mataguaro, el Bagre Tuyero, el Roncador y el Coporo Tuyero. Resulta increíble para la gente de hoy que ese hilo de aguas pestilentes, tuviese  en épocas pasadas tal variedad de peces, además, el río Tuy tenía variedad de camarones a los cuales se les denominaba por su tamaño en Caballas y Caballos, Cangrejos de varios tipos y una especie de Langosta de rio, denominada Camacuto. Una fauna rica que era aprovecha para la alimentación de los tuyeros. No había llegado el seudo-progreso, Lo que le  llevó millones de años  a la naturaleza  en construir para ofrecérnosla generosamente, lo destruimos en menos de 100 años y todavía no entendemos que estamos obligados a volver a la madre naturaleza.

     No es sustentable el futuro, aún con toda la tecnología que manejamos hoy día, si no tomamos conciencia de la necesidad de respetar la naturaleza y de hacer todo lo posible por volver al recate de ríos y quebradas, a la siembra de árboles, hoy en los valles del Tuy el termómetro marca unas grados más que hace 50 años, el calor es insoportable, se acabaron las frondosas arboledas de Guamos y Bucares que daban sobra a los cafetales, se cortaron los enormes Mijaos y Caros que crecían en las riveras de quebradas y ríos, el tractor acabó con la Vera, el Araguaney, los Apamates, los Bambúes y hasta la caña amarga, que servía para el cobijo de los techos de teja. Por los hechos se de muestra que durante 70 años la deforestación ha sido implacable con los árboles del Tuy, se contamina el ambiente sin medir las consecuencias.

     Es justo recordar aquellas autoridades como el general Luís Ramos a comienzos del siglo XX que ordenaron plantar Mamones en la recién construida Plaza Bolívar de Cúa ( 1911) sembrar Apamates en la calle Cruz Verde y Pueblo Nuevo, y nuevo cementerio, el coronel Tomás Hugo Quiroba, quien a fuerza de multas a quienes dañaban la naturaleza o amarraban burros en la plaza Bolívar logró reunir dinero suficiente para comprarle a Doña Tula Osío el corralón que servía de cine, para construir el primer mercado publico que tuvo Cúa.

     Es justo también recordar con cariño los viejos pescadores del Tuy cueño, como Santiago Riobueno, Isidro Vera, Pio Rosendo, Manuel “el sordo”, el famoso Chiva de Oro, Valentín Sequeda, Gregorio Moreno. Los últimos pescadores del Tuy fueron los hermanos Gregorio y José Vera. Todos ellos sin ser ecologistas sabían aprovechar los recursos del río respetando su integridad, sabiduría popular.

     El Tuy también tiene sus leyendas de “encantos” como Macario en el pozo la piedra de Juaniquito, quien fue llevado al fondo del rio, a un mundo maravilloso por una hermosa mujer,  cuenta la leyenda que Macario apareció años después flotando en el pozo, y que cuando era llevado al cementerio no se sentía peso alguno en el ataúd, se percibía un suave perfume de rosas y al momento de enterrarlo una nube de mariposas azules se posé sobre su tumba.

     La riqueza ecológica, la magia de las leyendas se las llevó la contaminación, ojalá que toda esta beneficiosa campaña, por los nuevos medios, de concientización para salvar nuestro planeta de la autodestrucción, empiece por descubrir lo que tenemos más cerca, por salvar y recuperar nuestro río Tuy y nuestros hermosos valles;  río que otrora fuese centro generador de la vida económica, cultural, y recreativa de estos valles. Soñemos con un “río parque” desde Tácata hasta Guatopo, libre de aguas servidas, que nos dé calidad de vida, soñemos con la recuperación de su fauna, con la siembra de árboles en sus cabeceras y riveras, Hay un presupuesto millonario para tal fin, desde hace muchos años, aprobado por el Poder Legislativo y manejado por el INOS, pero no estamos informados si se está ejecutando adecuadamente.

Salvar al río Tuy de tanta podredumbre es reconciliarnos con la vida. 

PERIODICOS DEL TUY SINTESIS CRONOLÓGICA

Por: Prof. Manuel V. Monasterios G.

     Hacer la recopilación informativa de las publicaciones periódicas (Prensa escrita) de los Valles del Tuy es un trabajo que requiere tener acceso  a las fuentes directas, es decir los archivos donde se encuentran estos documentos. Lamentablemente muy pocos son los ejemplares encontrados, tal vez existen en algunas hemerotecas privadas, de muy difícil abordaje. Es necesario crear conciencia sobre la importancia que tienen estas publicaciones como fuentes de la historia local. Su conservación y digitalización debe ser prioridad de las instituciones encargadas de la preservación del patrimonio documental.

      Al igual que los libros de registro y de actas, las publicaciones, desde revistas hasta los pasquines, constituyen la memoria de la comunidad. Su destrucción por descuido o negligencia significa una pérdida irreparable  de nuestro acervo cultural e histórico.  No sé si este tema despierta interés entre los ciudadanos de la comunidad tuyera, donde la atención se centra en la búsqueda, casi inalcanzable, de una solución satisfactoria a los problemas vitales como la seguridad ciudadana, los servicios públicos, el empleo, el transporte y la vivienda.  No es prioridad cuidar unos “periódicos viejos”, no hay interés en conocer el pasado, cuando el presente es agónico y el futuro es incierto.

   Sin embargo estamos obligados a realizar por este medio un llamado de atención, dirigido a las autoridades competentes para que se promueva la preservación del patrimonio histórico y artístico del Tuy.

      Con relación a los periódicos del Tuy tenemos las siguientes observaciones:

      El origen de la prensa escrita es tardío con relación a otras regiones del país.

     La primera etapa partiendo en 1903 con El Heraldo de Miranda, hasta 1929 con Ecos del Tuy es coincidente con el período en que la capital del estado Miranda  estuvo en Ocumare del Tuy.

      Podemos observar que los primeros pueblos con prensa fueron Ocumare del Tuy y Santa Lucía. Cúa se incorpora en 1930 con el periódico Cué, fundado y dirigido por los hermanos Hernández Piñero y el señor Luís Lara. Santa Teresa tiene su primer periódico en 1960, todavía administrativamente dependía de Santa Lucía, llamado El Tereseño, órgano de la Casa de la Cultura “Juan España”. El Pregón de Charallave, dirigido por Esteban Trujillo Cruz, su primera edición corresponde a 1995 y es el único vigente, con 15 años ininterrumpidos.

      Una de las características de la mayoría de los periódicos del Tuy es su corta duración.

      Urbanizaciones incipientes como Quebrada de Cúa y Nueva Cúa tuvieron sus periódicos representados en Municipio y El Correo de Talma.

      Para los investigadores e historiadores interesados en la historia local de los Valles del Tuy  durante el siglo XX, tienen necesariamente que recurrir a esta fuente de primera mano. Ojala que pudiésemos organizar una hemeroteca digitalizada y colocada en la Web para uso libre de todos los interesados. En Tucuy A.C. estamos empeñados en lograrlo. Ya tenemos digitalizada la Revista “Tesón” Número 1 de 1980 y todos los ejemplares de “Pinceladas Luciteñas”. Tenemos muchos ejemplares de periódicos y revistas del Tuy, pero necesitamos un escáner especial. Si usted tiene interés en esta iniciativa, comuníquese con nosotros por los correos de la página tucuy.com. Tal vez en su archivo hay un periódico viejo, nos puede ser muy útil. Sólo lo digitalizamos y se lo devolvemos. También puede colaborar para la adquisición del escáner.

Nombre de la Publicación Lugar de la Publicación Año de la aparición pública Directores y/o Redactores
EL HERALDO DE MIRANDA Ocumare del Tuy 1903 Francisco de P. Álamo
LA VOZ DE MIRANDA Ocumare del Tuy 1904
EL CREDO LIBERAL Ocumare del Tuy 1904
EL MIRANDINO Ocumare del Tuy 1910
JOB Santa Lucía 1928 General Tovar García
ECOS DEL TUY Ocumare del Tuy 1929 Prof. Luís D. Suse N.
LA TIRA Santa Lucía 1930 Sr. Luís Manuel Reyes
EL ASNO (HUMORISTICO) Santa Lucía 1930 J. J. Peehmin
CUÉ Cúa 1932 Hermanos Hernández Piñero
Don Luís Lara
EL LUCITEÑO Santa Lucía 1933 Aníbal Bustamante
LUZ Y SOMBRA Santa Lucía 1936 Eduardo Rodríguez
Francisco Carpio
José María Varela
LA VOZ DE CÚA Cúa 1936 Sr. J. R. Fernández
MAL BICHO Ocumare del Tuy 1937
NUESTRA VOZ Ocumare del Tuy 1938 José Ramón Medina, Heli Díaz, J.F. Paz Díaz
LA VOZ DEL TUY Ocumare del Tuy 1938
INFORMACIÓN Santa Lucía 1941 Sr. José María Valera
Sr. Eduardo Rodríguez
TIERRA Ocumare del Tuy 1943 Sr Manuel R. Oyón
CHICURA Cúa 1943 Sr. H.R. Román
PRESENTE Ocumare del Tuy 1944 Sr. Luís Sosa
Sr. Manuel L. Rivas
LA GLEBA Santa Lucía 1945 Sr. Félix Díaz Martínez
Diego Piña
Manuel Villegas
Otros
18 DE OCTUBRE Ocumare del Tuy 1946 Prof. Luís Suse N
EL LOBO GRIS Santa Lucía 1946 Presbítero Pantoja
LA VOZ DEL PUEBLO Cúa 1947 Padre Miralles
EL ORIENTADOR Cúa 1948 Dr. Leopoldo Palacios
Don Luís R. Ramos
EL COLEGIAL Ocumare del Tuy 1948 Orángel Alva
LUCES Ocumare del Tuy 1955 Ramón Peña
Metodio Aurely
VANGUARDIA DEPORTIVA Santa Lucía del Tuy 1956 Santiago Navas Morales
EL GRAN HERALDO Ocumare del Tuy 1957 J.E. Acuña Lezama
CRÍTICA Santa Lucía del Tuy 1957 Alfredo Gil, Hernán Gil
23 DE ENERO Ocumare del Tuy 1958 Víctor Pérez
EN MARCHA Ocumare del Tuy 1958 Fermín Luque Olivo
TIERRA LIBRE Cúa 1958 Vicente Emilio Oropeza
ALERTA Cúa 1958 Luís Angelino Manzo, Juan Ametller Portella
EL PEREZBONALDISTA Ocumare del Tuy 1959 Victor Pérez, Enrique Bolívar Navas
ALERTA MIRANDINO Cúa 1959 Juan Ametller Portella
HORIZONTES Ocumare del Tuy 1959 Armando Sarmiento, Eugenio Urbina, Juan A. Flores
EL TERESEÑO Santa Teresa del Tuy 1960 Órgano del Centro Cultural “Juan España”
ZAMORA Cúa 1960
LIBONAL Ocumare del Tuy 1960 Enrique Bolívar Navas
ECOS DEL TUY  Santa Teresa del Tuy 1962 Matodio A. Ibarra
EL INFORMADOR Ocumare del Tuy 1963
JUVENTUD Cúa 1965

Manuel V. Monasterios, Gustavo Hernández Santaella

ATENAS Cúa 1966 Luís Caropreso Ponce
APRENDER Ocumare del Tuy 1968 Luís Manuel Escalante
PUEBLO Y VOZ PARROQUIAL Ocumare del Tuy 1969 Monseñor Rafael Pérez León
RETO 70 Cúa 1969 Manuel V. Monasterios, Antonio Hernández, Gertrudis Mijares, Héctor Honorio Hernández, Félix Ormaechea
REVISTA CRITERIOS Cúa 1970 Órgano del Ateneo de Cúa. José A. Alberti, Anaida Mirabal, Alida Arteaga
CANDIL Santa Lucía del Tuy 1971 Santiago Navas Morales
FRENTE Cúa 1973 Alumnos del Centro Profesional de Cúa
REVISTA RETO Cúa 1973 Héctor Honorio Hernández, Manuel V. Monasterios
TUY INDUSTRIAL Cúa 1973 Luís Angelino Manzo, José Martínez, Efrén Martínez
EL TUYERO Santa Teresa del Tuy 1973 Luís Enrique Prato, Ramón Zerpa, Anita Arriens de Medina, Santiago Navas, Eduardo Rodríguez
EL TELÓN Santa Lucía del Tuy 1975 Santiago Navas, Tomasita Gil, Ramón Naranjo
MUNICIPIO Quebrada de Cúa 1975 Samuel Bensayan, Nicolás López Marrero, Hildemaro Pirela
VULCANITO Santa Lucía del Tuy 1976 Hernán Navas, Renato Ostilla, Miguel Llopis
EL PERIÓDICO DE OCUMARE Ocumare del Tuy 1980
EL EXPRESO Ocumare del Tuy 1980 Julio Cesar Marcano
EL MORO DE LA COSTA Cúa 1980 Luís Angelino Manzo, Adolfo Angulo Pérez
REVISTA TESÓN Cúa 1980 Consejo Parroquial de Cúa, Padre Germán Español, Manuel V. Monasterios
CONVERGENCIA Cúa 1981 Hildemaro Pirela Efraín Rodríguez
EL CORREO DE TALMA Nueva Cúa 1982 José G. Rodríguez
LA VITRINA Cúa 1987 Rafael M. Graterol, María Socas
REVISTA CÁMARA DE INDUSTRIALES DEL TUY Valles del Tuy 1990 Rafael M. Graterol
INFORMATIVO SANTA TERESA Santa Teresa del Tuy 1990
EL CORREO Y PUNTO Cúa 1990 Arturo Crespo, Augusto Bravo
EL CANAL Cúa 1990 David Algueiro
EL INFORMADOR Ocumare del Tuy 1993 Alcaldía del Municipio Tomás Lander, Antonio Trejo C., José Verenzuela, Beatriz Martínez, Juan José Flores
EL OCUMARENSE Ocumare del Tuy 1994 José A. Verenzuela, Juan José Flores, José Ramón Medina
EL PREGÓN DE CHARALLAVE Charallave 1995 Esteban Trujillo Cruz
REVISTA AMERICER Cúa 1995 Empresa Americer, Carlos Castillo
ZAMONOTICIAS Cúa 1997 Estudiantes del Liceo Ezequiel Zamora: Marielis Rondón, Ana Ravelo
LA PISTA LIGERA “ANECDOTAS” Charallave 1997 Gustavo Farrera L.,Víctor Roche, Javier Zambrano
EL VOCERO POPULAR Cúa 1998 Pedro Yajure, Néstor J. Chávez
EL PROFETA Santa Lucía del Tuy 1999
ESTANDARTE Santa Lucía del Tuy 2001 Antonio Brelio, Martín Girón
REVISTA PINCELADAS LUCITEÑAS Santa Lucía del Tuy 2001 Juan Ramón Ávila M.
EL ESPEJO Cúa 2001 Ignacio Guillén
ECO WEB Santa Teresa del Tuy 2004 Rafael González
INDEPENDENCIA HOY Santa Teresa del Tuy 2006 Froilán Martínez
OFERTA DIGITAL Valles del Tuy 2009

Manuel Monasterios, Wilmer Mosqueda, Juan V. Monasterios, Iván López

Fuentes:
Dr. José Marcial Ramos Guedez, “Historia del Estado Miranda”. Ediciones de la Presidencia de la República. Caracas 1981
Consejo Parroquial de Cúa. “Revista Tesón” Cúa. 1980
Fermín Luque O. “Periódicos de Cúa”. Artículo publicado en el Boletín del Centro de Historia del Estado Miranda. Número 03. Los Teques. Julio- Agosto de 1991.
Santiago Navas. “Libros y Periódicos de Santa Lucía. Artículo publicado en el Boletín del Centro de Historia del Estado Miranda. Número 03. Los Teques. Julio- Agosto 1991.
Hemeroteca Personal del Prof. Manuel V. Monasterios G. Cúa.

Museo Casa Natal del G/J Ezequiel Zamora

Por: Iván López

      Este lugar fue testigo del nacimiento del “Valiente Ciudadano”,  quien despertó en la gente sentimientos de libertad, igualdad y dignidad. En esta casa el Héroe Nacional y máximo líder popular de la Guerra Federal Venezolana, vivió sus primeros años de vida junto a su madre y hermanos.

           Sus puertas están abiertas  a todo el público como Monumento Histórico Nacional desde el 1º de febrero del 2007; a 190 años del nacimiento del General del Pueblo Soberano.

          Venga y contemple más de 200 años de historia y Tradición Venezolana, conozca bien de cerca la vida y obra de nuestro inmortal Héroe, al entrar podrá presenciar su conservada arquitectura colonial, y disfrutar del típico calor  hogareño de las casas de finales del siglo XVIII. Reviva el ideal del primer Demócrata-Social de Venezuela y que además fue el fiel prolongador de los sueños e ideales de justicia, libertad e igualdad del Generalísimo Francisco de Miranda y del Padre de la Patria Simón Bolívar, además de reunir en su lucha el sentir de todo el pueblo Venezolano oprimido en aquella Época.

       Esta hermosa casa se encuentra ubicada en el Nº 78, de la Calle General Zamora, en el pueblo de Cúa, Municipio Urdaneta, Estado Bolivariano de Miranda, Venezuela y abre sus puertas al público de:  Lunes a Sábados en los horarios de 9:00 a.m. a 12:00 m  y de 1:00 p.m. a 3:00 p.m.

          La invitación está abierta para todas las personas que quieran disfrutar de buen turismo histórico en la Casa Natal del General como del resto de la historia y hospitalidad que envuelven estos fértiles  valles del Tuy

Para más información Visite: WWW.TUCUY.COM