Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘zamurito’

La “Guarapita” de Don Luciano

Por: Manuel V. Monasterios G.

Antiguo Bar Continental de Don Luciano esquina de la Calle Zamora con San José, en Cúa  (Foto de Manuel Monasterios)

    Mis primeras experiencias  en el mundo del dios Baco se sucedieron entre tangos y boleros, en el famoso “Bar Continental” propiedad de Don Luciano García (Fallecido), ubicado en la Plaza Zamora de Cúa. Era muy agradable llegar aquel “templo del tango” y disfrutar de una bebida dulce refrescante, conocida popularmente como guarapita, acompañado de los amigos, charlando y oyendo en la famosa “Rockola”, aquella colección de buena música, seleccionada por el gusto de Don Luciano. Nuestros oídos se acostumbraron a los compases del bandoneón porteño, a las voces de Gardel, Charlo o Libertad Lamarque, a la forma amanerada de cantar boleros y guarachas de José Luís Moneró, a la ternura de Leo Marini. Para señalar una pequeña muestra del repertorio “rockolero”.

     Es una lástima que el tiempo, en su inexorable marcha, acabó con tantas cosas hermosas, sólo nos queda el grato recuerdo de una Cúa que se nos fue.

     Sin embargo podemos revivir en la memoria de nuestras papilas gustativas algunas recetas espirituosas como: El Zamurito, la leche de burra, la malagueta, el berro, la mistela y la famosa guarapita, obra maestra de la alquimia licorera de Don Luciano.

     Es cierto que hoy no contamos con aquella maravilla de aguardiente, llamado El Yagual, libre de la química artificiosa, elaborado de puro jugo de caña, en la hacienda de los Salvatierra, mitad del camino entre Cúa y San Casimiro. Sin embargo podemos intentarlo con lo que tenemos.

INGREDIENTES PARA LA GUARAPITA.

1 LITRO DE AGUARDIENTE DE CAÑA DE BUENA CALIDAD

½ LITRO DE JUGO DE NARANJA (Evitar el uso de jugos envasados)

10 LIMONES CRIOLLOS. (Extraer el zumo)

½ PAPELÓN O PANELA DE BUENA CALIDAD

(Si no consigue la panela o papelón use 200 gramos de azúcar)

Una pequeña raspadura de nuez moscada (Opcional)

½ cucharadita de bicarbonato de sodio. (Opcional)

ELABORACIÓN

     Conseguir naranjas de buena calidad, exprimir, utilizar solo el jugo, aproximadamente medio litro. Hacer lo mismo con los limones. Para hacer el “melao” o jarabe utilice la panela o papelón de buena calidad, en medio litro de agua una vez que lo pique en pedazos pequeños, se monta al fuego hasta que se disuelva, no debe quedar espeso. En caso de utilizar un papelón  de baja calidad se debe colar antes de unir al aguardiente. Si utiliza azúcar, el procedimiento es el mismo.

     Una vez que tenga listo el jarabe o “melao” en un envase grande debe unir con el aguardiente, agregar la raspadura de nuez moscada y la ½ cucharadita de  bicarbonato, batir con una paleta, agregar los jugos de naranja y limón, continuar el batido. Una vez que estén integrados todos los ingredientes se prueba la guarapita, se ajusta el sabor, de acuerdo al gusto, puede ser más aguardiente, más jugo, o más papelón Se embotella y se enfría. Para tomar se puede agregar hielo.

     Hágala y pruébela, pero mucho cuidado si  bebe más de la cuenta. Se deja “colar” suavecito y también le “agarra” suavecito. El bicarbonato evita la resaca, guayabo o ratón, como lo llamamos los venezolanos.

ZAMURITO CUEÑO.

Por: Investigaciones TUCUY.

     Se pierde en el tiempo el origen de esa bebida tradicional del pueblo cueño, en la época de los grandes trapiches se producía el mejor aguardiente del país, Cúa en el año de 1876, dos años antes del terremoto de 1878, según el censo de población y económico ordenado por Guzmán Blanco producía 392.000 litros de aguardiente de caña. Era el mayor productor de esta bebida en los valles del Tuy.

     Herencia de la sabiduría popular en los viejos botiquines se maceraba con el aguardiente hojas de Berro, de malagueta, de malojillo, fruta de burro, torco, incluso habían frascos donde se podía ver una serpiente conservada en el licor; cada una de estas bebidas tenía un uso terapéutico.

     No sabemos  a quién se le ocurrió unir el aguardiente, con vino, ciruelas pasas y un toque muy leve de nuez moscada o canela y azúcar así nació una bebida de color oscuro que daba el vino y se le llamó, por esa razón Zamurito, en diminutivo del Zamuro (Ave de rapiña carroñera) conocida en otros países como Zopilote (México), gallinazo (Colombia), buitres negros.

Receta recogida de la tradición oral en el pueblo de Cúa:

POR UN LITRO DE AGUARDIENTE O RON BLANCO

UN LITRO DE VINO TINTO, MOSCATEL O VERMOUHT CINZANO, ESTO DEPENDE DEL BOLSILLO DEL FABRICANTE.

800 CC  DE AGUA.

300 GRAMOS DE AZÚCAR

UNA PIZCA DE RALLADURA DE NUEZ MOSCADA (OPTATIVO)

200 GRAMOS DE CIRUELA PASA

PROCEDIMIENTO:

     Se hace un jarabe claro con la azúcar y el agua, con la finalidad de diluirla

     En recipiente que tenga tapa un frasco bocón de  los grandes se unen todos los ingredientes: Aguardiente, vino, jarabe, ciruelas pasas, nuez moscada se revuelve bien y se deja macerar para consumir por lo menos ocho días.

     Se acostumbraba a servir en vaso de casquillo con una ciruela adentro, luego con los años se comercializaba en botellas, con la llegada del refrigerador se servía bien frio.

     Famosos bares y botiquines de Cúa todavía hoy están en el recuerdo gustativo de generaciones anteriores. Tucuy recopila información y la da a conocer para que quienes lo probaron alguna vez por lo menos intenten hacerlo y le den un gusto a su paladar y a sus recuerdos. Y quienes no lo probaron lo hagan.

     El sabor del “Zamurito” dependerá de la calidad de los productos a utilizar en la fabricación, es preferible el ron blanco al mal aguardiente de hoy, se recomienda el vino de mesa tipo moscatel, para hallacas, pero el que hacen hoy no sirve es mejor un tinto chileno, español, portugués o italiano o vino cinzano y se suben 80 gramos de azúcar al jarabe. En mis experimentaciones prefiero el tipo cinzano. Mayor costo pero mayor calidad.

    Para fabricar mayor volumen aumente proporcionalmente las cantidad de los ingredientes, mediante una simple regla de 3.

Y brindemos por la Cúa que se nos fue.