Historia regional y local del Valle del Tuy

Entradas etiquetadas como ‘yoraco’

Tácata: Una aproximación a las tierras Quiriquires

Por: Manuel Almeida Rodríguez

      El pueblo de Tácata nació entre leyendas de heroísmo real maravilloso. Según Adolfo Salazar Quijada el nombre de este poblado altomirandino es una voz Caribe que significa “Lugar Bosque adentro”. También se alude el origen a una onomatopeya: Ta-Ca-Ta, originada por el imaginario popular que la denomina hoy: El pueblo de los tres golpes. Esta localidad, perteneciente hoy al municipio Guaicaipuro, tiene también una tradición geohistórica ligada a los Valles del Tuy pues su centro se encuentra entre los Ríos Tuy y Guare.

comunidad-caribe-venezolana

      Antes de la conquista la población estaba compuesta por algunos grupos Teques y principalmente por los pueblos Quiriquires. Esta región que hoy conocemos como Valles del Tuy era llamada Súcuta por los originarios y luego fue nombrada Salamanca por los conquistadores que incursionaron en este territorio en la década de los 70 del siglo XVI. Las primeras incursiones fueron protagonizadas por Gabriel Ávila en 1573, luego Francisco Infante y Francisco Carrizo y posteriormente la labor sería encomendada a Garci–González de Silva que junto a 30 hombres realizó varias expediciones por el territorio y confrontó a Conopoima y Acaprapocon, principales Teques aun en resistencia a los que el español logró doblegar solo después del secuestro de sus chozas, sus mujeres y sus hijos.

luchas en la conquista

      Los Quiriquires son mencionados desde 1574 en los relatos de la conquista y son descritos como aguerridos y muy bien organizados en los que se realza lo real maravilloso de en las historias que perviven hoy, como por ejemplo un encuentro mítico entre Yoraco, Héroe mítico oriundo de Tácata, de gran valor y capacidad de combate y Garci-González de Silva, conquistador descrito de forma enamorada por José de Oviedo y Baños como poseedor de sorprendentes capacidades de combate que rayaban en lo sobrehumano. Ambos hombres se enfrentaron en combate singular de leyenda que terminó con la muerte del quiriquire. Se dice que el nativo poseía además un collar de cuentas coloradas que impedían mágicamente su sangramiento y al fallecer este artefacto fue tomado por el conquistador, que según dice la leyenda lo cedió al Rey Felipe II. Este combate aún pervive en el imaginario de los tacateños.

Colección de estampillas Caciques de Venezuela (Circulación 9101998) con la obra de la artista Primi ManteignaColección de estampillas Caciques de Venezuela, (Circulación 9/10/1998) con la obra de la artista Primi Manteigna. 

      La Fase inicial de la conquista culminó con la confrontación entre Garci-González de Silva y Parayauta, muy cercano a Yoraco que no logró detener el avance de Silva y fue derrotado; sin embargo, Silva le perdonó la vida y le liberó acordando la paz con su grupo. Al culminar las confrontaciones se instaló una encomienda que quedó en manos del propio González de Silva y su pariente Francisco Infante.

      El lugar fue bautizado como San Joseph de Tácata consolidando así la presencia del conquistador y los inicios de la pacificación del resto de los pueblos, cosa que tardaría un tiempo más.

Artículo publicado originalmente en el blog: rielesyneblinas.wordpress.com.

Anuncios

TÁCATA (El Pueblo de los Tres Golpes)

Por: Manuel V. Monasterios G.Templo San José de Tácata.

      Por su situación geográfica Tácata debería pertenecer a la sub-región de los Valles del Tuy. Es en la desembocadura del río Guare al Tuy donde termina la cuenca alta y comienza la cuenca media del Tuy. Lastimosamente las divisiones político-territoriales responden a los intereses de los gobernantes del momento y no a las realidades de la geografía.

     Desde los primeros años de la conquista el valle de Tácata estuvo relacionado con la historia del Tuy. En 1574, según el cronista Oviedo y Baños, el Teniente  Francisco Calderón con ochenta soldados españoles, entró al Valle de Salamanca (Hoy Valles del Tuy) partiendo del Valle de Tácata, recorriendo las orillas del Tuy hasta salir por Súcuta (Hoy Ocumare) Narra el mismo  Oviedo y Baños que los indios de Tácata mataron a los soldados españoles Juan  Pascual y Diego Sánchez, por este crimen sufren el rigor del Teniente  Carrizo, con la finalidad de someterlos.

     El mismo Oviedo y Baños nos narra una historia con visos de leyenda, un indígena, habitante del lugar poseía un collar de piedras, con poderes mágicos, recibía múltiples heridas y no sangraba. Se llamaba Yoraco, el cual fue vencido por el conquistador Garcí González de Silva. EL mágico collar lo recibió como regalo el Gobernador Don Diego de Osorio y fue a dar a las manos del Rey Felipe II.

Busto de Yoraco (Tácata)

      Las crónicas de Oviedo y Baños nos relatan el encuentro, en tierras de Tácata, del Cacique Parayauta y el conquistador Garcí González de Silva, la lucha sangrienta y al final el sometimiento del cacique y su gente al dominio español. Nos da los nombres de otros destacados caciques, como Araguare y Camaco

      Francisco Infante y Garcí González fueron los primeros encomenderos del Valle de Tácata, el interés inicial de los conquistadores fueron las minas de oro de tipo aluvional, descubiertas en los ríos Mesia y Guare. Posteriormente el valle de Tácata representa la encrucijada de la primera vía que comunica el valle de Caracas con los llanos (San Sebastián) y los valles de Aragua, por  los caminos del Pao, Guambra y Guiripa.

   Consolidado el proceso de conquista y colonización se establecen en el Valle Tácata las haciendas cacaoteras, explotadas con mano de obra esclava, para 1727 el padrón de haciendas levantado por Pedro José de Olavarriaga señalaba como principales productores a Don Alonso Ribas con 4.000 arboledas; Don Antonio Bello con 14 .000; Don Juan Antonio Bermudo con 5.000; Don José Felipe Arteaga con una arboleda de 25.000;Doña Juana María Piñango con 6.000; Don Agustín Piñango con 30.000; Don Bernardo Rodríguez del Toro con 20.000.

     En el año de 1748 es elevada la población de Tácata a la condición eclesiástica de parroquia, bajo el patronato de San José, para 1840 pertenece al Cantón Ibarra, conjuntamente con Cúa, Charallave, San Francisco de Yare , capital Ocumare del Tuy.

     En la división político-territorial de 1876, bajo el gobierno de Guzmán Blanco formó parte del nuevo Distrito Guzmán Blanco integrado por Charallave, Tácata y capital la población de Cúa. Posteriormente en 1891,  es Municipio del Distrito Cúa, Sección Bolívar con 4.427 habitantes distribuidos entre el pueblo cabecera y los caseríos y sitios, entre otros: Palomas, Sucre, Tácata Arriba, La Vega, Quebrada Seca, Agua Hedionda, Sabaneta, El  Llano, Las Cocuizas, Pedregal, La Entrada, La Emilia, El Tigre, Capaya, La Concepción, El Pegón, Mesia Arriba, Y Chaguaramas.

      Con la llegada del siglo XX y la división político-territorial ejecutada durante el gobierno del General Castro, Tácata forma parte del Municipio Guaicaipuro, cuya capital es la ciudad de Los Teques. Hoy día es una Parroquia de dicho Municipio.

      La vida económica de Tácata está unida a la producción agropecuaria, pequeños comercios al detal y un enorme potencial para el desarrollo turístico.  La Hacienda Tácata Arriba( Posada campestre) se  ha convertido en uno de los mejores destinos turísticos del centro del país, por sus bellezas naturales,  sus excelentes servicios y su cercanía a Caracas.

    Tácata es la cuna de uno de los mayores exponentes del joropo Tuyero, en el caserío de Sabaneta nació en 1915 el gran “arpisto” y compositor Fulgencio Aquino. También nació en esta población Rafael Rivero Oramas, escritor que dedicó su producción literaria a los niños, los famosos cuentos de Tío Tigre y Tío Conejo. Pionero de la radiodifusión venezolana y creador del personaje inolvidable: Tío Nicolás.

    Geológicamente existe la falla de Tácata, la cual corre paralelamente al río Tuy desde las cercanías del pueblo de Tácata hasta Ocumare del Tuy. En el año de 1878 esta falla geológica generó el famoso terremoto que destruyó la población de Cúa. En agosto del año 2009 se activó nuevamente causando daños en la población de Tácata y zonas rurales.

    San José de Tácata es parte del Tuy, aunque las divisiones político-territoriales digan lo contrario.